17 de diciembre de 2019

CÁUCASO















A medio camino entre Europa y Asia podemos encontrar uno de los destinos más emergentes de los últimos tiempos, un territorio poco trillado turísticamente y todo un reto para aquellos viajeros que buscan nuevas aventuras por explorar en una zona apenas visitada por los turistas.

Diferentes países entre sí donde encontraremos un rico patrimonio arquitectónico gracias a su influencia persa, turca o rusa, impresionantes paisajes para los amantes de la naturaleza y el senderismo a través de las montañas del Gran Cáucaso y una gente muy hospitalaria que sigue manteniendo sus raíces y costumbres intactas.


FICHA TÉCNICA DEL VIAJE

FECHA: Agosto 2.019

DÍAS: 22

VISADOS Y DOCUMENTACIÓN NECESARIA




























Pasaporte en vigor con mínimo 6 meses de validez y dos páginas en blanco.

* Para viajar a Turquía se necesita visado que se tramita electrónicamente para conseguir la E-Visa y tiene un coste de 20 $ por persona. Normalmente llega la aprobación al instante y tiene una validez de 90 días.

* Para viajar a Georgia no hace falta visado para miembros de la Unión Europea, es suficiente con el pasaporte en vigor y nuestra estancia no puede ser superior a un año, tiempo más que suficiente para conocer el país.

* Para viajar a Azerbaiyán se necesita visado que se tramita electrónicamente para conseguir la E-Visa y tiene un coste de 23 $ (20 $ por el visado + 3 $ por gastos de gestión). Aunque oficialmente tardan tres días laborables para su aprobación, a mi personalmente me lo aprobaron en unas horas y tiene una validez de 90 días consecutivos. Es muy importante saber que si has visitado anteriormente Nagorno Karabaj (República de Artsakh) sin pedir autorización previa, automáticamente quedará denegada tu entrada al país, así que recomiendo visitar primero Azerbaiyán y después Nagorno Karabaj.

* Para viajar a Armenia no hace falta visado para miembros de la Unión Europea, es suficiente con el pasaporte en vigor y tiene una validez de 180 días. Es importante saber que para acceder al país por via terrestre la única frontera que existe actualmente operativa es con Georgia, ya que la frontera con Turquía y Azerbaiyán para acceder a Armenia no están operativas debido a los conflictos diplomáticos que mantienen actualmente.

* Para viajar a Nagorno Karabaj (República de Artsakh) hace falta visado que se tramita directamente en la única frontera terrestre operativa que es con Armenia, y desde septiembre del 2.019 es gratuito (antes tenía un coste de 6 $) y tiene una validez de 20 días. Conviene saber que si visitas Artsakh y después quieres visitar Azerbaiyán, automáticamente tienes denegada la entrada a este último.

OTROS DATOS DE INTERÉS

IDIOMA: En cada uno de los destinos hablan su propio idioma además del ruso, así que conviene familiarizarse con algunas palabras porque prácticamente nadie habla inglés.

MONEDA: Cada país tiene una moneda diferente, como explico más abajo.

TARJETAS: No hay problemas para sacar dinero en cajeros automáticos. Excepto en alojamientos y restaurantes de gama media, así como cadenas de supermercados, es posible pagar con tarjetas de crédito pero para el resto (transporte, compras, entradas, etc. conviene llevar dinero en efectivo).

GUIA DE VIAJE: Como siempre será la Lonely Planet, en éste caso la de Georgia, Armenia & Azerbaiyan en su versión inglesa, aunque también existe en español.

TELEFONO: Hay cobertura de teléfono en casi todos los países excepto en las montañas del Cáucaso, y aunque estos países se encuentren ubicados entre Europa y Asia conviene tener contratado el roaming ya que no forman parte de la Unión Europea. Es fácil de comprar tarjetas de datos si vuestro teléfono está liberado, aunque en mi caso no lo he necesitado.

INTERNET: Prácticamente en cualquier sitio hay lugares para conectarse, sobretodo en alojamientos y cafeterías donde disponen de wifi gratuito.

SEGURIDAD: Países prácticamente seguros actualmente aunque en cualquier momento puede cambiar entre las fronteras de Armenia y Azerbaiyán debido al conflicto de Artsakh donde tienen desplegado a sus militares (desde 2016 no han vuelto a tener ningún conflicto serio) pero aunque son países que no tienen muy buena fama (excepto Azerbaiyán) si uno se mueve con precaución, sentido común y evitando alguna zona de noche en Tbilisi no deberíamos tener problema alguno.

VACUNAS: No hay ninguna vacuna obligatoria.

ELECTRICIDAD: El voltaje es de 220 V y no hace falta adaptador para los enchufes.

DIFERENCIA HORARIA: Durante mi viaje, +1 hora en Turquía respecto a España y +2 horas en el resto de países respecto a España.

RELIGIÓN: Tanto en Turquía como en Azerbaiyán son mayoritariamente musulmanes, y en Georgia, Armenia y Artsakh predomina el cristianismo, y es que no hay que olvidar que Armenia fue el primer país en adoptar el Cristianismo en el año 301.

CAMBIO DE MONEDA



























No hay ninguna dificultad para conseguir moneda en los respectivos países, ya que abundan las casas de cambios y los cajeros automáticos. A continuación pongo los lugares en lo que conseguí su divisa en los respectivos países.

- Turquía: Solamente estuve el primer día del viaje aprovechando un stopover de larga duración que ofrece la compañía Turkish Airlines, así que solamente cambié en el aeropuerto una cantidad pequeña porque la necesitaba para pagar el transporte público (después me di cuenta que se podía pagar también con Visa) hacia el centro de la ciudad y la comida, porque el alojamiento lo podía pagar con tarjeta de crédito y moverme en transporte público lo hice con la Istanbulkart que ya tenía de otras visitas a Estambul y todavía me quedaba bastante saldo. El último día de mi viaje, y sin tenerlo previsto ya que fue por un retraso de la compañía áerea, pasé la noche también en Estambul pero no tuve necesidad de cambiar dinero porque se hicieron cargo de todos los gastos. El cambio que me dieron en el aeropuerto en el momento de mi viaje fue de 1 € x 6,25 TRY (liras turcas).

- Georgia: Fue el país donde estuve más tiempo de viaje y tuve que cambiar varias veces, la primera vez lo hice en el aeropuerto de Tbilisi y sorprendentemente me dieron uno de los mejores cambios de todo el viaje, ya que en su momento me cambiaron 1 € x 3,245 GEL (laris georgianos). Al hacer el viaje en una ruta circular finalicé mi viaje también en Tbilisi y y pocos días antes cambié en la calle Kote Afkhazi que es la más comercial de la zona vieja de Tbilisi con decenas de casas de cambio, donde me cambiaron 1 € x 3,251 (conviene mirar bien a lo largo de la calle porque aunque no haya mucha diferencia, cada casa de cambio ofrece un cambio diferente entre ellas).

- Azerbaiyán: Como solamente iba a estar un par de días en Bakú no me compliqué mucho, además de que se puede pagar con tarjeta de crédito prácticamente en todos los sitios, y aunque hay bastantes casas de cambio a lo largo de la ciudad vieja que están bastante enfocadas al turismo, yo finalmente cambié en una pequeña casa de cambio justo al lado de donde se coge el funicular (o las escaleras) para subir a visitar las Torres Flame (emblema de la ciudad). En su momento el cambio fue de 1 € x 1,89 AZN (manat azerbaiyano).

- Armenia: En este país estuve también algunos días y tuve que cambiar varias veces, existen bastantes casas de cambio repartidas por toda la ciudad aunque yo siempre cambié en el mismo lugar, en una entidad bancaria del grupo HSBC tocando a la Plaza de la República de Yerevan, centro neurálgico de la ciudad y próximo a mi alojamiento. El cambio ofrecido fue de 1 € x 523 AMD (dram armenio) algo mejor que en el resto de la ciudad.

- Nagorno Karabaj: En este país solamente estuve un día y no me hizo faltar cambiar divisa porque la moneda del país es el dram armenio y ya venía preparado desde Armenia, aunque igualmente existen casas de cambio a lo largo de la avenida principal de Stepankert.

Así que resumiendo, en el momento de mi viaje éstas fueron las cotizaciones de las diferentes divisas, aunque cada día iba fluctuando tímidamente:

  • 1 € = 6,25 TRY en Turquía.
  • 1 € = 3,25 GEL en Georgia.
  • 1 € = 1,89 AZN en Azerbaiyán.
  • 1 € = 523 AMD en Armenia y Nagorno Karabaj.

EL ITINERARIO DEL VIAJE

DÍA 1.-   BARCELONA - ESTAMBUL
DÍA 2.-   ESTAMBUL - TBILISI
DÍA 3.-   TBILISI - JVARI - GORI - UPLISTSHIKE - MTSKHETA - TBILISI
DÍA 4.-   TBILISI - DAVIT GAREJA - TBILISI
DÍA 5.-   TBILISI - ANANURI - KAZBEGI
DÍA 6.-   KAZBEGI - TBILISI - BAKÚ
DÍA 7.-   BAKÚ
DÍA 8.-   BAKÚ - TBILISI
DÍA 9.-   TBILISI - KUTAISI
DÍA 10.- KUTAISI - SVANETI - MESTIA
DÍA 11.- MESTIA
DÍA 12.- MESTIA - KUTAISI - TBILISI - YEREVAN
DÍA 13.- YEREVAN
DÍA 14.- YEREVAN - GARNI - GERHARD - YEREVAN
DÍA 15.- YEREVAN - ECHMIADZIN - ZVARNOTS - YEREVAN
DÍA 16.- YEREVAN - KHOR VIRAP - NOVARANK - YEREVAN
DÍA 17.- YEREVAN - TATEV - GORIS
DÍA 18.- GORIS - NAGORNO KARABAJ
DÍA 19.- NAGORNO KARABAJ - YEREVAN
DÍA 20.- YEREVAN - HAGHPAT - SANAHIN - AKHTALA - TBILISI
DÍA 21.- TBILISI - ESTAMBUL
DÍA 22.- ESTAMBUL - BARCELONA

PRESUPUESTO DEL VIAJE

DESGLOSE DEL PRESUPUESTO                                            IMPORTE

VUELO Bcn - Estambul con Turkish Airlines                                                  295,00 €

VISADOS                                                                                           38,73 €

ALOJAMIENTOS                                                                                198,92 €

TICKETS & TOURS                                                                                                         103,04 €

TRANSPORTES                                                                                                              109,06 €

OTROS (COMIDAS, COMPRAS, GASTOS PERSONALES,..)                            131,98 €

Total Presupuesto por Persona                                                876,73 €

Para saber el desglose del gasto total del viaje separado por países, sería el siguiente (el precio del vuelo internacional no está incluído):

  • Turquía → 60,13 €
  • Georgia → 203,96 €
  • Azerbaiyán → 65,05 €
  • Armenia → 216,72 €
  • Nagorno Karabaj → 35,87 €

ALOJAMIENTO DEL VIAJE



























Aunque en toda la zona del Cáucaso hay alojamientos de todo tipo y para todos los bolsillos posibles, desde hostels con habitaciones compartidas hasta habitaciones dobles en grandes cadenas hoteleras, el denominador común es que los alojamientos en esta parte del mundo son bastante económicos comparado con otros países más turísticos y desarrollados, así que si reservamos con antelación y prescindimos de algunas pequeñas comodidades podemos obtener buenos precios. En mi viaje me he alojado en todo tipo de alojamientos posibles, desde un par de noches en hostel con habitaciones compartidas hasta la última noche del viaje en un hotel de 5*, pasando también varias noches en una litera de tren para ganar tiempo, aunque la mayoria de mis alojamientos en esta ruta han sido en habitaciones dobles.

Los alojamientos indicados abajo corresponden a los de mi viaje, la mayoria son todos reservados con apenas un mes de antelación, muy céntricos y con impuestos incluidos. Aún así, algunas carencias quedan suplidas por la amabilidad y hospitalidad de sus propietarios, y en todo momento me he sentido muy cómodo en cada uno de ellos, aunque es cierto que en unos más que en otros.

Cuando haga los respectivos posts de viaje de cada país ya iré añadiendo toda mi opinión como hago siempre, ahora en forma breve y a modo de resumen pondré solamente el nombre del alojamiento, las noches que estuve alojado, el precio total y si personalmente lo recomiendo o no.

Turquía:

Estambul → Antique Hostel → 1 Noche  → Habitación Compartida 6 Personas → 14 € → Recomendable.

Estambul → Pullman Istanbul Airport Hotel → 1 Noche → Habitación Doble Superior → 0 €* → Muy Recomendable.

Georgia:

Tbilisi → Tbilisi Guesthouse → 3 Noches → Habitación Triple → 39 € → Recomendable.

Stepantsminda → Nino Khetaguro Guesthouse → 1 Noche → Habitación Doble → 9,23 € → Recomendable.

Kutaisi → Star Hotel → 1 Noche → Habitación Doble → 6,46 € → Recomendable.

Mestia → Ketevan Nigurani Guesthouse → 2 Noches → Habitación Compartida 4 Personas → 16 € → Recomendable.

Tbilisi → Guesthouse Kato → 1 Noche → Habitación Doble → 12,30 € → Muy Recomendable.

Azerbaiyán:

Bakú → Happy Baku Hostel → 1 Noche → Habitación Doble → 14,18 € → Recomendable.

Armenia:

Yerevan → Stay 4U Hostel → 4 Noches → Habitación Doble → 45,50 € → No Recomendable.

Goris → Aregak B&B & Tours → 1 Noche → Habitación Doble → 11,47 € → Muy Recomendable.

Yerevan → Envoy Hostel & Tours → 1 Noche → Habitación Compartida 4 Personas → 21,22 € → Recomendable.

Nagorno Karabaj:

Stepankert → Karin Guesthouse → 1 Noche → Habitación Doble → 9,56 € → Recomendable.

* La última noche del viaje en Estambul es coste 0 porque fue cortesía de Turkish Airlines ya que perdí el enlace previsto para Barcelona por un retraso de la compañía áerea en Tbilisi y se hicieron cargo de todo amablemente, incluyendo el transfer del aeropuerto al hotel y viceversa, una noche de hotel de 5*, la cena en el buffet del hotel y la recolocación en el primer vuelo de la mañana del día siguiente, así que se portaron genial y muy profesionales por parte de Turkish Airlines.

TRANSPORTE ENTRE PAÍSES



























Durante mi viaje por el Cáucaso me he movido con todo tipo de transportes, la verdad es que no me apetecía alquilar coche porque me lo habían desaconsejado y una vez que he vuelto me reafirmo que la mejor opción es hacerlo en transporte público por muchísimos motivos, sobretodo porque en estos países la conducción es más que caótica y temeraria, y sobretodo porque el estado de las carreteras es lamentable, además de que el transporte público es barato y bastante eficiente, dentro de lo que cabe en estos países. Así me he movido yo por las ciudades y por los diferentes países, y sus respectivos precios.

- Turquía: Como es lógico llegué en avión a Estambul con la compañía Turkish Airlines. Del nuevo aeropuerto de Estambul hacia la zona de Sultanahmet donde tenía mi alojamiento y volver al día siguiente de madrugada al aeropuerto para coger un vuelo muy temprano hacia Tbilisi he tomado un bus de la compañía Hava donde los trayectos duran unos 45 minutos aproximadamente, dependiendo del tráfico de la ciudad y me ha costado 18 TRY (aproximadamente 3 €) por trayecto.

Para moverme por Estambul lo he hecho caminando que es como mejor se conoce la ciudad aunque tenía la ventaja de conocerla bastante bien porque era mi tercera visita a la ciudad. Así mismo hice un par de trayectos en tranvía aprovechando que tenía la Istanbulkart con saldo disponible de anteriores visitas.

- Georgia: Para llegar a la capital de Georgia, Tbilisi, lo hice en avión procedente de Estambul con la compañía Turkish Airlines. En Georgia me he movido bastante como no podía ser de otra manera, tanto en bus, metro y marshrutka, que es el transporte rey en todo el país y que consiste en furgonetas o minivan de unas 12 plazas que no salen hasta que no se llenan (por suerte en verano se llenan rápidamente), pero sobretodo me he movido por las ciudades caminando. Cuando haga el post de cada país ya ampliaré la información con todos los trayectos que hice y sus respectivos precios.

- Azerbaiyán: Para llegar a la capital azerí, Bakú, lo hice en tren nocturno desde Tbilisi saliendo a las 20:35h de la tarde y llegando a Bakú sobre las 07:30h de la mañana, incluída toda la burocracia en el paso fronterizo entre ambos países, que puede tardar más de dos horas con el tren parado. Lo hice cómodamente en una cabina de cuatro literas en primera clase, comprando el ticket personalmente en la estación de trenes de Tbilisi el primer día de mi viaje, pagando 57,50 GEL (17,69 €) por el trayecto, infinitamente más barato que hacerlo en avión. Conviene llevar el pasaporte en el momento de hacer la compra ya que sino no te lo venden. La experiencia fue fantástica, te permite ganar tiempo y al mismo tiempo se ahorra en una noche de alojamiento, además de compartir camarote con una pareja de alemanes fantásticos donde estuvimos conversando hasta altísimas horas de la madrugada.

Para visitar la ciudad de Bakú lo hice exclusivamente caminando excepto un trayecto corto en taxi por miedo de perder el tren de mi vuelta hacia Georgia. Para volver a Tbilisi también lo hice en tren nocturno, pero esta vez es posible comprar el billete a través de la web de los Ferrocarriles de Azerbaiyán, donde es muy fácil hacer la compra y escoger litera sin precio añadido, donde he pagado 32 AZD (aproximadamente 17 €), la experiencia no pudo ser mejor porque en un compartimento de 4 personas solamente hemos viajado 2 (un chico italiano y yo) así que hemos ido más amplios. El tren nocturno desde Bakú ha salido a las 20:40h y hemos llegado a Tbilisi a las 08h de la mañana, incluido el tedioso control fronterizo entre ambos países.

- Armenia: Para llegar a la capital de Armenia, Yerevan, también lo hice en tren nocturno procedente de Tbilisi, donde compré el billete directamente en la estación de trenes de Tbilisi el día de mi llegada junto con el trayecto hacia Bakú que os comentaba antes, y por el que pagué 39,80 GEL (12,25 €) en segunda clase, ya que el resto estaba agotado. Entre Georgia y Armenia hay que tener cuidado porque la información existente en internet sobre la venta de billetes es confusa, ya que unos dicen que existen trenes cada día entre ambos países y otros dicen que son en días alternos, yo por si acaso nunca me pronuncié hasta no saberlo con seguridad, pero después de volver de viaje de ambos países, puedo confirmar que en los meses de verano (en teoría de más afluencia de turistas como son los meses de julio y agosto), hay servicio de trenes nocturnos entre ambos países cada día, y durante el resto del año el servicio es en días alternos, es decir, los días pares hace el trayecto de un país a otro, y los días impares hace la ruta a la inversa, aunque desconozco cual es el orden de los días con su trayecto, pero esta información me la facilitó la taquillera de la estación central de Tbilisi y por eso puedo hablarlo con seguridad.

El tren nocturno de Tbilisi sale a las 22:40h de la noche (en mi caso vino con algo de retraso porque viene procedente de Batumi y también para en Kutaisi) y llega a la estación central de Yerevan a las 06:30 h de la mañana. En este caso el trayecto no fue muy cómodo porque a la hora de comprar los billetes de tren ya no quedaban en cabinas cerradas y solamente quedaban en literas en compartimento abierto, es decir, todo el vagón con literas pero al aire libre y sin puertas para cerrarse, y en medio el pasillo central, y aunque no hay intimidad ni pude dormir en todo el trayecto, la experiencia de ser el único extranjero en aquel vagón fue maravillosa gracias a la amabilidad y hospitalidad de la gente, donde me cebaron de comida, me emborracharon de tanto vodka y tuve la suerte de conocer a una gente maravillosa a través de sus historias personales de sacrificio y superación que te dejan marcado.

Dentro de Armenia me moví caminando siempre por Yerevan, y por el resto de ciudades en bus local, marshrutkas y un tour privado con la agencia Hyur Service porque me salía mejor de precio con ellos que con transporte público, cosa que no me arrepiento aunque me guste más viajar por mi cuenta.

Para mi vuelta a Georgia desde Armenia para coger el vuelo de vuelta a casa podía hacerlo en tren nocturno o en marshrutka, ya que hacen este trayecto directamente, tardan unas 6 horas y cuesta unos 30 € al cambio, así que como tenía interés en hacer unas visitas por el camino en dirección a Georgia y no tenía tiempo de hacerlo por libre porque al día siguiente partía mi vuelo para casa y coincidiendo que era viernes, los chicos del alojamiento de Envoy Hostel de Yerevan donde estoy alojado organizan un tour llamado Enlinking Caucasus, que consiste en hacer el trayecto desde Yerevan a Tbilisi en transporte privado, hacer las visitas que tenía pendientes por el camino (Aparan, Sanahin, Haghbat y Akhtala), con transporte privado y guia personal, entradas y comida muy rica y abundante incluida en casa de una familia armenia, por el precio de 26.900 AMD (51 €) si estás alojado en su hostel, sino cuesta 29.900 AMD (57 €). Así que como me iba perfecto y me coincidía en viernes, dos meses antes cuando estaba organizando mi viaje les escribí un mail y me dijeron que solamente harían el tour si había un mínimo de 3 personas, así que me apunté sin saber si se realizaría porque en su momento yo era el único pero 4 semanas antes de llegar a Armenia me enviaron un mail confirmándome que habían más personas apuntadas y que si todavía estaba interesado, así que finalmente hicimos el tour el penúltimo día de mi viaje junto con 5 americanos de Denver (Colorado) que resultaron ser muy buenos compañeros de viaje. Por cierto, os recomiendo mucho el tour y la empresa Envoy porque son geniales y muy profesionales, aunque también es cierto que los precios pican un poco para el nivel de vida de Armenia y sale mucho más barato hacerlo por libre.

- Nagorno Karabaj: El trayecto hacia la República de Artsakh la hice en marshrutka desde Goris, el único trayecto que hace al día y que sale a las 10:40h de la mañana, pagando 2.000 AMD (menos de 4 €) por el billete por un trayecto de unas 3 horas, con parada en la frontera incluida ya que yo era el único extranjero y el resto tuvieron que esperarme a que terminara con mis trámites burocráticos. El resto del país lo visité negociando un coche particular por la calle que me llevó a visitar los destinos que yo le dije durante unas horas.

Para volver de Nagorno Karabaj lo hice directamente hacia Yerevan, capital de Armenia, pagando por mi billete 4.500 AMD (8,50 €) también en una marshrutka que salió a las 08:30h de la mañana y llegando a Yerevan a las 13h de la tarde, con parada de 30 minutos en un área de servicios para hacer un descanso.

Así que haciendo el resumen, existen diferentes alternativas y medios de transportes diferentes para desplazarse, pero yo los hice de la siguiente manera:

  • De Turquía a Georgía en avión.
  • De Georgia a Azerbaiyán en tren nocturno.
  • De Azerbaiyán a Georgia en tren nocturno.
  • De Georgia a Armenia en tren nocturno.
  • De Armenia a Nagorno Karabaj en marshrutka.
  • De Nagorno Karabaj a Armenia en marshrutka.
  • De Armenia a Georgia en transporte privado a través de un tour.

Os recuerdo que para viajar a Armenia solamente se puede hacer a través de Georgia, ya que las fronteras de Armenia con Turquía y Azerbaiyán actualmente permanecen cerradas por conflictos diplomáticos, por eso en mi viaje siempre he tenido que hacerlo desde Tbilisi (Georgia), perdiendo algo más de tiempo.

LO MEJOR DEL VIAJE

* Poder visitar una zona del mundo que no está nada explotada turísticamente (de momento) y donde no hay mucha información al respecto para hacerlo por libre, aunque una vez allí todo es más fácil de lo que parece desde casa.

* Los precios tan baratos y ajustados que podemos encontrar (a excepción de Azerbaiyán) y es que tanto los alojamientos, como el transporte y la rica gastronomía que podemos encontrar por todos estos países son muy asequibles para el bolsillo de un europeo medio. 

* El rico patrimonio arquitectónico que podemos encontrar sobretodo en Georgia y Armenia, países con una gran historia detrás (en Armenia se produjo el Genesis según el Antiguo Testamento, donde la Biblia hace referencia al Arca de Noé y al Diluvio Universal) y salpicada de cientos de monasterios e iglesias ubicados en un enclave maravilloso, la mayoria de acceso gratuito.

* Como la mayoria de destinos que visito destacaría su gente, es cierto que en estos países y después de la influencia rusa que han heredado pues a primera vista no nos van a parecer los más simpáticos y amables, pero una vez que entablas conversación y empatizas con ellos te puedes encontrar a gente muy hospitalaria a pesar de la barrera del idioma y el choque de culturas, por muy europeos que digan sentirse ellos.

* Disfrutar de la naturaleza y los paisajes de muchos rincones de Georgia, un país muy verde y lejos de las masificaciones de turistas que podemos encontrar en otros países, donde existen infinitas rutas de trekking y senderismo por todo el país y movernos entre paisajes que no tienen nada que envidiarle a otros destinos.

* Y sobretodo no quería olvidarme de todas esas personas maravillosas que he conocido en este viaje, que aunque no sea un destino muy solicitado por los viajeros, he tenido la suerte de compartir momentos con personas que han entrado en mi vida directamente, desde Christoph (mi amigo alemán de Dortmund que conocí en Estambul), Leo (que fue mi anfitrión mis primeros días en Tbilisi y que por su culpa apenas durmiera ninguna noche), Maria Jesús y Fernando (pareja de Burgos que conocí en Tbilisi y con el que compartimos dos días muy intensos), Manu y Erika (mis compañeros alemanes con los que compartí cabina en el tren camino de Bakú), Ricardo y Maria José (pareja de Zaragoza afincada en Palma de Mallorca donde disfrutamos de buenos momentos en Armenia), de Matteo y Francesca (mis italianos favoritos que aunque nos conocimos el penúltimo día del viaje estamos muy cerca al vivir en Barcelona), Marian (mi compañera de tren armenia en el trayecto de Tbilisi a Yerevan en la que nos pasamos toda la noche compartiendo momentos maravillosos con el resto de la gente del vagón mientras ella pacientemente nos hacía de traductora inglés/ruso) y sobretodo mención especial para Marietta, la propietaria de mi alojamiento en Goris, mi "madre armenia" desde que la conocí, una de las personas más nobles y con el corazón más grande que he conocido en mi vida y que no pude evitar emocionarme cuando nos despedimos!!!

Y todas esas personas "anónimas" con la que me he cruzado en este maravilloso viaje y que no ha dado tiempo a conocernos. Gracias a todos de corazón por mantenerme viva la ilusión de viajar, ya que el viaje no es el destino en sí sino toda esa gente anónima que te vas encontrando por el camino y que de repente sin más pasan a formar parte de tu vida!

LO PEOR DEL VIAJE

* Encontrarme países que hacen todo lo posible para atraer al turismo y eso se nota en las inversiones que están haciendo para hacerle un lavado de cara a las ciudades más importantes, pero si rascas un poco el envoltorio te encontrarás con la otra realidad, y es que excepto Azerbaiyán, el resto son países muy pobres y en la capital de Tbilisi hay muchísima gente pidiendo por la calle y es algo que no he llevado nada bien, quizás sea la ciudad que he conocido en todo el mundo donde he visto más pobreza y desigualdades sociales de personas pidiendo limosna por cualquier rincón de la ciudad.

* Si te gustan las ciudades con un estilo decadente y ruinoso como son Oporto, Lisboa o Nápoles, seguramente te guste también Georgia y Armenia, en caso contrario todas las calles te van a parecer lamentables y con la sensación de que en cualquier momento se van a caer para abajo, y es que no hay que olvidar que visitar esta zona del mundo es teletransportarnos a nuestro país 60 años atrás, donde las carreteras apenas tienen asfalto, la mayoria de coches son de la marca Lada y hacer cualquier trayecto entre ciudades es armarse de mucha paciencia.

* Las infraestructuras y el estado de las carreteras tanto en Georgia como en Armenia, una auténtica locura moverse entre ciudades porque muchas de ellas no están asfaltadas, sobretodo en Armenia, y a veces es un suplicio y bastante desesperante hacer trayectos de apenas 200 kms porque uno no sabe a que hora va a llegar a su destino. Los trenes también son muy lentos, así que lo mejor es no hacer muchos planes y mentalizarse que los trayectos van a ser largos e incómodos.

* Visitar Bakú me ha recordado un poco a cuando estuve en Dubai pero a menor escala, una ciudad construida a golpe de talonario gracias a las riquezas del gas y petróleo de los azeríes pero que carece de toda personalidad, y no es que no me haya gustado visitar la ciudad y más teniéndola tan cerca en este viaje, pero esperaba algo más que visitar edificios futuristas y comprobar cómo derrochan el dinero esta gente en edificios y construcciones que son más para agradar y aparentar que otra cosa, aunque no hace falta darse cuenta del tipo de país que es para comprender su lema turístico: "Azerbaiyan, land of fire / Azerbaiyán, tierra de Fuego" haciendo referencia a sus explotaciones petrolíferas y siendo el patrocinador oficial de la camiseta del Atlético de Madrid hasta hace escasamente 4 años.


Y después de este breve resumen general, próximamente iré escribiendo y detallando todas las aventuras en sus respectivos posts por países, destinos a tener en cuenta porque estoy seguro que en los próximos años van a tener un auge de turistas importante y se van a convertir en destinos de moda, y más teniendo en cuenta que las compañías low cost ya han empezado a comercializar esta ruta. ¿No te apetece visitar esta zona del mundo tan diferente a los destinos tradicionales escogidos por la mayoria de los viajeros?

10 de diciembre de 2019

NÁPOLES

















Nápoles, siempre política y socialmente incorrecta, una ciudad sucia, decadente, caótica, amada y odiada a partes iguales, espontánea y efímera, la ciudad más canalla de toda Italia donde su gente reparte su devoción entre el patrón de la ciudad, San Gennaro y Maradona.

Una ciudad vibrante y poco seductora, con un rico patrimonio histórico y cultural a pesar de sufrir las embestidas del Vesubio y fuertes terremotos, donde un día se paró el tiempo en Pompeya sepultada por las cenizas del volcán, donde nació la famosa pizza... por todo esto y más bienvenidos a la "vera Italia"!!


FICHA TÉCNICA DEL VIAJE

FECHA: Abril 2.019

DÍAS: 3

DOCUMENTACIÓN NECESARIA

DNI

Pasaporte con mínimo 6 meses de validez, aunque para ciudadanos de la Unión Europea no hace falta.

OTROS DATOS DE INTERÉS

IDIOMA: Se habla el italiano, aunque en la mayoría de lugares entienden el inglés.

MONEDA: La moneda es el Euro, escrito €.

TARJETAS: Se acepta el pago con tarjetas en cualquier lugar. No hay problemas para sacar dinero en cajeros automáticos.

GUIA DE VIAJE: Como siempre será la Lonely Planet, en éste caso la de Nápoles, Pompeya y Costa Amalfitana.

TELEFONO: Hay cobertura de teléfono en todo el país, y desde que desapareció el roaming por Europa ya no debemos preocuparnos por desactivar nuestros datos.

INTERNET: Prácticamente en cualquier sitio hay lugares para conectarse aunque sea tirando de datos, y en la mayoría de alojamientos disponen de wifi gratuito.

SEGURIDAD: Ciudad más o menos segura aunque Nápoles no tiene muy buena fama, aunque con precaución, sentido común y evitando alguna zona de noche no deberíamos tener problema alguno.

VACUNAS: No hay ninguna vacuna obligatoria.

ELECTRICIDAD: El voltaje es de 220 V y no hace falta adaptador para los enchufes.

DIFERENCIA HORARIA: Misma hora respecto a España.

RELIGIÓN: Mayoritariamente católicos.

PRESUPUESTO DEL VIAJE

DESGLOSE DEL PRESUPUESTO                                              IMPORTE

VUELO Salónica - Nápoles - Bcn con Ryanair                                                 29,98 €

ALOJAMIENTO                                                                                    54,00 €

TASA TURISTICA                                                                                   6,00 €

TICKETS                                                                                                                           43,00 €

OTROS (COMIDAS, COMPRAS, GASTOS PERSONALES,..)                             56,96 €

Total Presupuesto por Persona                                               189,94 €

EL ITINERARIO DEL VIAJE

NÁPOLES - POMPEYA - HERCULANO - NÁPOLES




























Existen diferentes alternativas para explorar toda la región de la Campania, siendo las más habituales empezar por Nápoles y acabar recorriendo toda la costa Amalfitana visitando Sorrento, Amalfi, Capri y otras bonitas poblaciones. En mi caso, al no disponer de más tiempo, me voy a concentrar solamente en su capital Nápoles combinado con una excursión a Pompeya, que es mi razón principal para visitar esta zona, dejando para un futuro la posibilidad de seguir recorriendo toda esta zona tranquilamente y evitando los meses de más aglomeraciones de turistas, que suele ser en verano o en alguno de los puentes nacionales.

TRANSPORTE A/DESDE AEROPUERTO/CIUDAD



























El pequeño aeropuerto de Nápoles se llama Capodichino y se encuentra ubicado a escasos 5 kms de la estación central de Piazza Garibaldi, nudo de comunicaciones de la ciudad desde donde parten todo tipo de transportes para desplazarse a cualquier punto del país. Para llegar hasta Nápoles desde el aeropuerto existen diferentes posibilidades de llegar, dependiendo del tiempo que tengamos, de nuestra comodidad y del dinero que nos queramos gastar.

Autobus: A priori es la opción más interesante, solamente salir del aeropuerto debemos seguir las señales que indican ALIBUS que es la compañía que realiza este trayecto, y caminando unos 300 metros encontraremos la parada desde donde parten los autobuses con dirección a la ciudad de Nápoles. El primer bus sale del aeropuerto a las 05:45h de la mañana y el último bus sale a las 23:45h de la noche y el trayecto depende mucho del tráfico del momento, aunque normalmente suele tardar entre 20 y 30 minutos hasta la Piazza Garibaldi. El precio del trayecto cuesta 5 € por persona y los tickets se pueden comprar dentro de la terminal del aeropuerto o al mismo conductor al subir, ya que el precio es el mismo. Lo que si que recomiendo encarecidamente es que una vez aterricemos y salgamos del aeropuerto vayamos rápidamente a tomar el bus y a ponernos en la fila de espera porque se forma mucha aglomeración de personas esperando y la frecuencia de paso entre los autobuses no es muy alta, así que si no queremos estar esperando allí y perder un tiempo precioso para visitar la ciudad, lo mejor es no entretenerse mucho una vez aterricemos en el aeropuerto de Nápoles.

El trayecto del Alibus hace tres paradas en su recorrido, la primera es en la estación central de Nápoles (Stazione Garibaldi) donde podéis enlazar con el metro o con el tren dependiendo a dónde os dirijáis y donde os sirve el mismo ticket porque tiene una validez de 90 minutos para enlazar con cualquier transporte de Nápoles; las siguientes dos paradas será en la zona del puerto, parando primero en Porta di Massa/Molo Angioino y finalizando en Beverello/Stazione Marittima.

Si bajáis en la primera parada que corresponde a Stazione Centrale/Garibaldi, el bus os dejará enfrente de la estación en un lateral de la Piazza Garibaldi. En cambio, si tenéis que coger el bus hacia el aeropuerto desde Garibaldi, la parada del Alibus se encuentra en el lateral izquierdo de la entrada principal de la estación, ya que la parada queda un poco escondida y no es fácil encontrarla.

Autobus local: A priori es la opción más barata pero la más incómoda es coger el bus número 182, ya que la parada del bus está algo retirada del aeropuerto y tendremos que caminar un poco ya que el bus no llega hasta la terminal del aeropuerto sino hasta la parada MADDALENA, que está a unos 5 minutos caminando desde la terminal. Es un bus local de línea que llega hasta la Piazza Dante y durante el trayecto hace 34 paradas intermedias, siendo el precio del billete de 1,10 € o si has adquirido alguna tarjeta turística de Nápoles que incluya también el transporte no deberás pagar nada.

Para ver las paradas intermedias podéis pinchar en la web de Moovit. Esta opción para llegar a la ciudad solamente es recomendable por precio y si tenéis mucho tiempo de sobras en vuestro viaje, ya que a mi personalmente no me salía a cuenta ahorrarme 4 € con el poco tiempo que tengo para visitar Nápoles.

Taxi: Como siempre, la opción de tomar un taxi es la más cómoda y normalmente la más rápida, pero solamente es recomendable si llegamos a la ciudad muy tarde o no nos apetece complicarnos mucho, y sobretodo si somos un mínimo de dos personas o podemos compartirlo con algún viajero más, aunque al encontrarse la ciudad tan cerca del aeropuerto los precios no se disparan mucho, ya que un trayecto hacia la Stazione Centrale suele costar unos 20 €, y si nuestro destino es la zona del puerto la carrera nos puede salir por unos 30 €, siempre dependiendo del tráfico que nos encontremos en ese momento, aunque es muy buena opción si podemos compartirlo con más personas y queremos llegar rápido a la ciudad.

TRANSPORTE EN LA CIUDAD



























Actualmente para moverse por Nápoles lo podemos hacer a través de sus dos líneas de metro (L1 y L6), además del ferrocarril, el bus, el trolebus y el funicular. El billete sencillo cuesta 1,10 € y se pueden comprar en las mismas estaciones importantes, en los kioskos o en los estancos (Tabacchi), aunque siendo sincero, lo mejor es recorrer la ciudad a pie sin necesidad de tomar ningún transporte público excepto el funicular para llegar a algún mirador por si no queréis subir caminando por esas cuestas interminables. En mi caso solamente tomé el transporte público una vez en tres días que duró mi visita a Nápoles, y fue a mi vuelta de Pompeya para llegar al Museo Arqueológico de Nápoles antes de que cerraran y ganar tiempo, y al mismo tiempo poder visitar la estación de metro de Toledo, una de las más bonitas de todo el mundo y sin nada que envidiar a las estaciones de metro de ciudades como Estocolmo o Moscú, entre otras.




















TRANSPORTE ENTRE CIUDADES

Sin duda alguna, la mejor forma de moverse por la región de Campania y sobretodo llegar al complejo arqueológico de Pompeya y Herculano es llegando en tren con la línea Circumvesuviana, ya que los trayectos son cómodos, rápidos y las estaciones están prácticamente en la misma puerta de los recintos, así que te ahorras el caótico tráfico y de los párkings si vas con un coche de alquiler. Es cierto que dependiendo de los horarios los trenes van a tope y puede que te toque ir todo el trayecto de pie (no fue mi caso) pero hay bastantes frecuencias de paso y los tickets son bastante económicos (2,80 € por trayecto). Tanto para llegar a Herculano como a Pompeya hay que tomar la línea azul que va hacia Sorrento y bajarse en Ercolano Scavi (Herculano) o Pompei Scavi (Pompeya).

























ALOJAMIENTO DEL VIAJE



























El alojamiento en Nápoles, como en la mayoria de ciudades de Italia, no es precisamente barato, y más teniendo en cuenta lo que cobran aplicando la tasa turística que varía en función de la ciudad y el tipo de alojamiento pero del que es imposible escapar, así que lo mejor es buscar con mucha antelación lo que más se ajuste a nuestro presupuesto. En mi caso, al ser el último destino de mi viaje y en el que no tenía pensado visitar, cuando quise empezar a buscar alojamientos ya estaban demasiado caros, así que para el poco tiempo que iba a estar en el alojamiento porque tenía pensado moverme mucho decidí alojarme en un hostel compartido con la única premisa que tenía que estar ubicado cerca de la estación central de Nápoles para poder moverme en transporte público en cualquier momento del día.

Alexander Hostel. Alojamiento ubicado apenas a tres minutos caminando de la Estación Central, ideal si no quieres moverte con mucho equipaje por la ciudad y además quieres madrugar para coger el transporte para visitar Pompeya, y sobretodo, porque es una de las zonas más baratas de toda la ciudad para alojarse, aunque no supe el motivo hasta que no llegué allí. El alojamiento está ubicado en una séptima planta de un bloque de piso normal sin apenas ninguna placa donde se anuncie el alojamiento, en un barrio lleno de inmigrantes extranjeros y lleno de basura por todas partes donde una vez que pongas los pies en el barrio no dejarás de ser el centro de atención de la gente, que no dejarán de observarte con esas pintas raras. Lo más curioso es que para subir al alojamiento hay que coger un ascensor donde tienes que meter monedas para subir!! Una vez dentro del alojamiento la apariencia es normal, hay diferentes habitaciones y su propietario, Carmine, una vez que tratas con él es un tio genial pero con bastante carácter (típico napolitano).

Reservado a través de Booking, he pagado 54 € en total por 3 noches sin desayuno, aparte de 6 € por la tasa turística por la estancia en habitación compartida de 6 personas excepto la tercera noche, que me cambié a una privada sin incremento de precio. No hace falta pagar en el alojamiento porque la plataforma de reservas ya te lo cobra directamente antes de tu llegada, donde solamente debes abonar el importe de la tasa turística. El alojamiento no es apto para todos los viajeros, la parte positiva es que está cerca de la Estación Central Garibaldi y a 10 minutos caminando del centro histórico de Nápoles y para los precios que se manejan en la ciudad es de lo más barato que puedas encontrar. Por contra, la zona está muy degradada y sin apenas iluminación y al caer la noche puede ser un poco peligrosa, sobretodo para mujeres que viajan solas, así que aunque yo personalmente no tuve ningún problema en ningún momento, No recomiendo ni el alojamiento ni la zona, así que mejor pagar un poco más y alojarse en el centro de la ciudad, donde siempre encontrarás más movimiento de turistas.

GASTRONOMÍA Y RESTAURANTES



























El tema gastronómico no es ningún problema en un país como Italia, ya que sus platos son excelentes y muy ricos, y hay una gran variedad de locales y restaurantes para todos los gustos y para todos los presupuestos posibles incluso pidiendo en puestos callejeros, y es que no hay que olvidar que la pizza nació en Nápoles y ha sido declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, así que comer o cenar en cualquier lugar de Nápoles es una apuesta segura. De todas formas a continuación os pongo los restaurantes que he tenido la suerte de probar durante mi visita a la ciudad y algún otro que me recomendaron amigos antes de ir, ya que con tres días en la ciudad es imposible probarlos todos.

Pizzeria Trianon da Ciro (Via Pietro Colleta, 44): Fue el primer restaurante que probé solamente llegar a Nápoles y fue un poco de rebote porque era domingo y muchos restaurantes estaban cerrados, así que de vuelta a mi alojamiento encontré el Trianon da Ciro abierto y con mucha gente y la decisión no pudo ser mejor porque a pesar de no tener tanto nombre como otras pizzerías en Nápoles (sobretodo Da Michele que se encuentra a varios metros de distancia) para mi personalmente fue el mejor restaurante donde comí durante toda mi estancia en la ciudad, sin desmerecer al resto. Pizza hecha con fuego de leña más botella de agua de litro he pagado 8,10 € en total, un precio estupendo por la calidad y el servicio ofrecido. Además, no te cobran el famoso coperto ni estás obligado a dejar propina como en otros restaurantes. Muy recomendable!

Pizzeria di Matteo (Via dei Tribunali, 94): Una de las pizzerías más conocidas de toda la ciudad, ubicada en una de las calles más transitadas de Nápoles y fácil de reconocer porque siempre se forman largas colas en la calle para conseguir una mesa, sobretodo de estudiantes y gente joven. Las pizzas están muy ricas y sale muy bien de precio cenar aquí, aunque conviene tener un poco de paciencia por la espera. Muy recomendable!

L´Antica Pizzeria Da Michele (Via Cesare Sarsate, 1-3): Se trata de una pizzería con una decoración muy austera y muy local y que pasaría desapercibida ante nuestros ojos si no fuera porque se hizo demasiado conocida gracias a una escena de la película "Come, Reza, Ama" protagonizada por Julia Roberts donde sale cenando en este local. Gracias al tirón mediático que produjo la película se forman grandes colas de gente cada día para comer cualquiera de las dos pizzas existentes (la Margarita o la Marinara), ya que no hay carta para poder escoger nada más. Hay que reconocer que las pizzas están muy buenas y posiblemente sea el lugar más barato de todo Nápoles, aunque conviene armarse también de paciencia si queremos entrar a degustar esta maravilla. Muy recomendable por calidad y precio, no tanto porque te "exigen" amablemente dejar propina al pagar.

- Pizzeria Vesi (Via San Biagio dei Librai, 115): Otra de las tantas pizzerías que tenían buena pinta mientras recorría la ciudad y miraba opciones para comer, con muchos napolitanos en la puerta haciendo cola que es sinónimo de buena señal, pero después leyendo las referencias del local hay muchas críticas de las personas que han ido quejándose del trato poco amable del personal del restaurante, malas formas y precios más caros que otras opciones de la ciudad. Como finalmente yo no comí ni cené ningún día aquí, no puedo opinar.

Pizzeria dal Presidente (Via dei Tribunali, 120): Ubicado muy cerca de la Pizzería di Matteo y un poco más arriba de Gino Sorbillo, es fácil de encontrar porque en la fachada del restaurante hay un mural auténtico de Bansky protegido por un cristal. Es otro de los restaurantes más reconocidos y con más renombre de Nápoles, donde muchas personalidades conocidas se han dejado caer por aquí y donde es habitual encontrar siempre a mucha gente formando cola en su puerta para conseguir una mesa, así que como en mi caso el tiempo es oro y no me gusta estar esperando horas para sentarme a comer y más teniendo en cuenta todos los restaurantes que hay en Nápoles decidí no esperar y buscar otro lugar más tranquilo, porque de comer ya estaba seguro que iba a comer bien en cualquier sitio, así que no puedo opinar sobre esta pizzería aunque todos los comentarios que he leído son muy positivos.

Trattoria Gino Sorbillo (Via dei Tribunali, 38): Ubicado en una de las calles más transitadas de la ciudad y muy cerca de la Pizzería di Matteo, se trata de uno de los locales gastronómicos más reputados y con mejor nombre de toda Nápoles, aunque por desgracia no pude comprobar la calidad de su comida porque de las veces que pasé por delante siempre me lo encontré cerrado, no sé si era por vacaciones, por reformas o por pura mala suerte, así que ya hay una buena excusa para volver de nuevo a Nápoles.

 Pizzerie Starita (Via Materdei, 27): Una de las pizzerías que llevaba apuntada desde casa gracias a la recomendación de unos amigos que tuvieron la suerte de comer aquí durante su visita a Nápoles, aunque finalmente yo no fui porque con tan pocos días que estuve en Nápoles no tuve tiempo de probar todo lo que me propuse antes de ir, así que ya tengo otra excusa para volver. Cierto que mirando su extensa carta en la web de la Pizzería Starita y viendo la buena pinta que tiene todo, a uno le entran ganas de volver en cualquier momento.

Da Donato (Via Silvio Spaventa, 41): Ubicada muy cerca de la Piazza Garibaldi y de la Stazione Centrale, tuve la suerte de poder comer en este local no muy conocido por los turistas a mi vuelta de visitar el yacimiento arqueológico de Pompeya, y aunque cuando fui era ya un poco tarde y algunos productos de la carta ya se habían terminado, pude disfrutar de la gastronomía italiana en su máximo esplendor gracias a uno de los platos estrellas de la región, el famoso ragú napolitanoSúper recomendable por calidad, variedad, servicio, atención y precio!

Trattoria da Nennella (Via Lungo Teatro Nuovo, 103): Supe de la existencia de esta trattoria gracias a un reportaje sobre Nápoles del programa "Callejeros Viajeros" de Cuatro y me pareció un local bastante curioso y con muy buena pinta, así que lo dejé para ir a cenar en mi última noche en la ciudad poco después de visitar el "Quarteri Spagnoli" o Barrio Español de Nápoles, con tan mala suerte que el día que fui me lo encontré cerrado, así que finalmente escogí otra opción para cenar, porque otra cosa no, pero si de algo no falta en Nápoles son restaurantes y hambre no vamos a pasar en ningún momento. Queda pendiente por si vuelvo.

LO MEJOR DEL VIAJE

* Lo fácil que resulta recorrer a pie Nápoles y los lugares más turísticos, y la comodidad de hacerlo sin necesidad de tomar el transporte público, ya que se encuentra todo bastante cerca y se puede recorrer bastante bien caminando.

* La rica gastronomía del país, y es que pidas el plato que pidas aún corriendo el riesgo de equivocarte, va a ser un acierto seguro porque toda la comida en Italia está exquisita, sobretodo las pizzas, originarias de Nápoles y declaradas recientemente Patrimonio Mundial por la UNESCO.

* A pesar de ser un destino turístico y con mucha afluencia de turistas en cualquier época del año (sobretodo cruceristas), he tenido bastante suerte y no he encontrado tanta gente como esperaba, así que he podido recorrer tranquilamente la ciudad sin sentirme agobiado en ningún momento, sobretodo en Pompeya.

* Aunque Nápoles tiene fama de ser una ciudad muy sucia, descuidada y muy peligrosa en la que dicen que sus calles están controladas por la camorra italiana (seguramente sea así) yo personalmente no he sentido inseguridad en ningún momento y eso que me he metido por todas las zonas de la ciudad en cualquier momento del día, pero sí que es verdad que al caer la tarde me he sentido observado y "vigilado" mientras caminaba por el Quarteri Spagnoli, y el Barrio de Sanità me ha parecido un poco intimidatorio y que yo recomiendo evitar junto a los barrios de Secondigliano y Scampia, algo más alejados del casco histórico de Nápoles. Pero en general me ha parecido una ciudad bastante segura para pasear siempre que tengamos en cuenta algunas zonas a evitar.

* A diferencia de otras muchas ciudades italianas, los precios que se manejan en la ciudad son bastante ajustados y no me ha parecido demasiado cara excepto en el alojamiento, ya que en el apartado de moverse en transporte público, precios de entradas para hacer visitas y sobretodo el precio para comer me ha parecido bastante más ajustado que sus vecinas Roma, Florencia o Venecia, por poner un ejemplo.

LO PEOR DEL VIAJE

* El poco tiempo que he tenido disponible para visitar toda la región de Campania, ya que solamente tres días se antoja bastante díficil para conocer la ciudad y visitar los recintos arqueológicos de Pompeya y Herculano, así que ya tengo una buena excusa para volver y seguir recorriendo toda la costa Amalfitana.

* Una vez que cae la tarde y la ciudad se va quedando vacía tras el abandono de los cientos de cruceristas, las calles de Nápoles (almenos en Abril) se quedan desiertas y hay que saber bien el tipo de calles que elegir porque muchas de ellas son un poco intimidatorias, ya que aparte de la cantidad de basura que puedes encontrar se suma también la nula iluminación y la cantidad de "personajes" e inmigrantes que hay en toda la ciudad, así que recomiendo no volver muy tarde a vuestro alojamiento si se encuentra apartado y sobretodo intentar volver por calles más turísticas y que haya movimiento de gente a esas horas.

Y después de este breve resumen, vamos a hacer una visita por una de mis ciudades italianas favorita con ese toque tan canalla y gamberra ... Benvenuto a Napoli!!


DÍA 1.- SALÓNICA - NÁPOLES

Después de una agradable visita a Salónica, a mediodía ya estoy aterrizando en el pequeño aeropuerto Capodichino de Nápoles sin ningún contratiempo, así que como no tengo que recoger equipaje y sin tiempo que perder me voy en busca del transporte de la compañía Alibus para llegar lo más pronto a la ciudad y empezar a recorrerla. Os dejo un plano para que os ubiquéis al salir de la terminal del aeropuerto y sepáis encontrar la parada del Alibus.


Tengo suerte y al salir ya hay esperando un bus con dirección a Nápoles, me subo y le pago al conductor el ticket (5 €) y a los dos minutos completa el aforo y nos vamos sin tiempo que perder, llegando a las inmediaciones de la Stazione Centrale Garibaldi unos 20 minutos después donde hace la primera parada y en la que yo me bajo ya que mi alojamiento se encuentra apenas a 5 minutos caminando. Lo primero que hago es ubicarme con la aplicación Maps.me y poco después ya me encuentro en la calle de mi alojamiento, donde la primera impresión que tengo es que puedo estar en Beirut durante la década de los 90 o sin ir más lejos encontrarme en Palestina, ya que mi alojamiento se encuentra en un barrio muy degradado de la ciudad, hay basura y mierda por todas partes, y sobretodo bastante inmigración de la comunidad africana y musulmana. Localizo el portal después de apartar a cuatro negratas que están allí fumando y no tengo ni idea de como llegar porque no hay ninguna placa ni papel que anuncie el Bred & Breakfast y no tengo ni idea del piso que es, hasta que me parece oir mi nombre desde algún sitio, me da para mirar para arriba y es mi anfitrión que me dice que me abre la puerta y que es en el sexto piso.

Una vez arriba me recibe Carmine, el típico napolitano de mediana edad (50 años) con su chaqueta de plumas azul y sus zapatillas Diadora de color amarillas chillón, me enseña la habitación y nos ponemos a charlar un rato sobre recomendaciones de la ciudad, zonas a evitar y sobretodo de calcio (fútbol) y el equipo de Nápoles, donde me comenta que desde que ya no está Maradona ya no siente la misma pasión por el equipo. Carmine es un tipo un poco raro solamente verlo porque parece un miembro de la camorra napolitana, pero una vez que tratas con él y coges confianza es un tipo encantador y bastante gracioso porque gesticula mucho con las manos como el típico napolitano y parece que te esté metiendo bronca cuando realmente está conversando contigo.

Me despido de Carmine hasta más tarde y me voy a explorar la ciudad en lo que me queda de tarde, así que tomando varios atajos de seguida me pongo en la Via dei Tribunali, en pleno centro histórico y una de las calles más importantes de Nápoles. Como para conocer la ciudad lo mejor es callejear sin parar y perderse por sus estrechas callejuelas donde siempre encontraremos alguna cosa interesante para visitar, seguidamente pondré lo que pude visitar esta tarde para no hacer el post muy extenso.

- Via dei Tribunali: Se trata de una de las tres calles más importantes de todo Nápoles llamada Decumano, denominación romana para referirse a esta gran avenida que atravesaba longitudinalmente la antigua Neapolis. Actualmente el Decumano se divide en tres zonas y recorre toda la Spaccanapoli, término italiano que significa "Rompe Nápoles" ya que esta zona separa el norte del sur de la ciudad.

El Decumano Superior parte desde la Via Sapienza hasta San Giovanni a Carbonara; el Decumano Inferior parte desde la Piazza del Gesú hasta Mura Grecche, cerca del Palazzo della Congregazioni; y el Decumano Mayor parte desde la Piazza Bellini o Piazza Dante hasta Porta Capuana. Estas tres zonas son la parte más turística de la ciudad y en ella encontraremos decenas de trattorias, restaurantes, iglesias y pequeños comercios enfocados para el turismo. Se puede recorrer en cualquier momento del día porque no hay inseguridad a pesar del estado de conservación de muchos de sus edificios, aunque conviene evitar las horas puntas para no coincidir con los cruceristas que abarrotan sus calles si no queremos agobiarnos demasiado.












- Busto di Pulcinella: Según avanzamos por la Via dei Tribunali y casi enfrente de la Pizzeria Di Matteo podemos encontrar uno de los personajes más famosos de toda la comedia del arte italiana, ya que lo encontraremos en souvenirs, hombres disfrazados o en cualquier parafernalia turística mientras recorramos la ciudad. El busto que os decía antes es conocido porque siempre hay turistas a su alrededor intentando hacerse fotos y sobretodo porque no hay que irse de Nápoles sin frotarle la nariz, ya que la tradición dice que da muy buena suerte, así que sea verdad o no, no perdemos nada por probarlo.





- Catedral de Nápoles: También conocido como Duomo di Santa Maria Assunta, es el edificio de culto más importante de toda la ciudad con unas dimensiones de 48 metros de altura y tres naves de 100 metros de longitud, donde podemos encontrar el baptisterio más antiguo de todo Occidente y la capilla del tesoro, lugar de peregrinaje muy importante entre los napolitanos ya que aquí se encuentra las reliquias y las cápsulas que contienen la sangre del Patrón de la ciudad, el tan venerado San Gennaro, solamente comparado con Maradona. Como cada 19 de septiembre, aniversario de la muerte de San Gennaro, la sangre se licúa ante el fervor de miles de feligreses napolitanos, que según la leyenda, el día que no se lleve a cabo la licuefacción se producirá una gran catástrofe en la ciudad, pero mientras se "obre el milagro" gracias a la devoción y las plegarias por parte de los feligreses, no hay nada que temer. Está claro que hay mucho "teatro" en todo esto y el proceso de licuefacción se realiza manualmente, pero esto es algo que no hay que decir delante de un napolitano debido a la gran devoción que sienten por su Patrono San Gennaro si no queremos llevarnos una reprimenda.

La entrada al interior del Duomo es gratuita pero no así para visitar el baptisterio, que tiene un coste de 2 € por persona, y su horario es de 08h a 12:30h y de 16:30h a 19h, aunque es posible encontrarla cerrada dentro de este horario es caso de celebrarse alguna misa o evento privado.



















- Via San Gregorio Armeno: Apenas a 300 metros de la Catedral de Nápoles y abandonando la Via Duomo llegaremos a una de las calles más conocidas y curiosas de Nápoles, ya que aquí encontraremos a los mejores artesanos y tenderetes de figuras para el Belén, más conocida como la calle de los pesebres. Aunque la mayoria de productos que podemos encontrar son exclusivamente religiosos también encontraremos otros tipo de figuras enfocadas más al turismo, como pueden ser deportistas, jugadores de fútbol (sobretodo del Napoli y del Calcio), así como cantantes y otros famosos, perdiendo un poco el encanto del lugar. Eso sí, mejor visitar la Via San Gregorio Armeno a primera hora de la mañana o por la tarde porque es un poco agobiante hacerlo entre tanta gente porque apenas puedes ver nada y la gente que se para a comprar algo va formando tapones circulatorios para desesperación de más de uno.










- Iglesia San Domenico Maggiore: Muy cerca del anterior podemos encontrar otra de las joyas de la ciudad y que curiosamente no es tan visitada como es la Chiesa San Domenico Maggiore (Basílica de Santo Domingo Mayor) que se encuentra en la plaza con el mismo nombre. La visita al interior es gratuita y podemos observar grandes obras de arte y sobretodo los maravillosos frescos que todavía se conservan en el techo. En cambio para la visita a la sacristía es obligatorio hacerla guiada y cuesta 5 € por persona. Apenas a 50 metros de aquí podemos visitar la Capilla de San Severo, donde podemos encontrar una de las esculturas realizadas en mármol más importante de la historia, el Cristo Velado de Giuseppe Sanmartino, que representa a Jesús fallecido en tamaño real y recubierto por un velo transparente también tallado en mármol. El ticket cuesta 7 € por persona y está abierto de miércoles a lunes de 09h a 19h, excepto los martes, que cierran por descanso semanal. Muy importante saber que está tajantemente prohibido realizar fotografías en su interior, así que no pongo fotos.


Cerca de aquí, en la Via San Gaetano, encontraremos las taquillas para hacer uno de los tours más conocidos de la ciudad, la Napoli Sotterranea, donde podemos conocer otra perspectiva de la ciudad desde el subsuelo a una profundidad de 40 metros. El ticket cuesta 10 € por persona y la duración suele ser de una hora y media. En mi caso obvié la visita por falta de tiempo pero debe ser muy interesante.

- Chiesa del Gesù Nuovo: Ubicada en la Piazza homónima y enfrente del Obelisco de la Inmaculada y de la Basílica de Santa Clara, y con su espectacular e inconfundible fachada de almohadillado, encontramos una de las iglesias más importantes y bonitas de la ciudad, la Iglesia del Gesù Nuovo, donde la visita a su interior es gratuita.








- San Giorgio Maggiore: Muy cerca del anterior, y exactamente en la Via Vicaria Vecchia, podemos encontrar la pequeña iglesia de San Giorgio Maggiore aunque en el momento de mi visita me la encuentro cerrada pero tendré posibilidad de visitar su interior dos días después, pero la razón que me ha traído hasta aquí es porque en la fachada de al lado podemos encontrar uno de los murales más bonitos e impresionantes de todo Nápoles, el San Gennaro del artista italiano Jorit Agoch.






Doy por finalizadas las visitas por hoy y sigo recorriendo las calles napolitanas tranquilamente, finalmente he podido salvar la tarde y aprovecharla antes de que oscurezca, así que sigo visitando otros lugares menos concurridos y que no salen en las guias de viaje pero que son igual de interesantes mientras hago tiempo hasta la hora de cenar, visitando la zona universitaria y otras calles del casco histórico de Nápoles donde veo que tienen el mismo problema que Barcelona, la masificación de turistas y el rechazo de sus ciudadanos ante este modelo de turismo en la ciudad, totalmente comprensible.










Recorro de nuevo la Via dei Tribunali en dirección a mi alojamiento ya que mi intención es cenar en la famosa pizzería Antonio e Gigi Sorbillo aunque al ser domingo me la encuentro cerrada al llegar, así que mi gozo en un pozo, así que otra cosa no pero lugares para comer o cenar en Nápoles los hay a patadas, así que sigo caminando sin ver nada que me llame la atención hasta que finalmente acabo en uno que no traía apuntado ni recomendado desde casa como es la pizzería Trianon da Ciro, que curiosamente fue el lugar donde comí la mejor y más buena pizza de todo el viaje.






La pizza espectacular y aunque el local estaba a tope (buena señal) no me hicieron esperar nada y me sirvieron la mesa al momento, que junto a una botella de agua grande de cristal (hay que intentar consumir el menor plástico posible) he pagado 8,10 € un precio excelente porque no te cobran obligatoriamente el famoso coperto italiano, no estás obligado a dejar propina como en otros restaurantes, y lo mejor de todo, el restaurante es petfriendly y puedes ir a cenar sin problemas al interior del local con tu mascota como vi hacer a parejitas napolitanas.

Son cerca de las 21:00h de la noche y me retiro a mi alojamiento, la verdad es que la zona de Piazza Garibaldi y los alrededores no son muy recomendables para pisarlos de noche sobretodo mujeres que viajen solas, ya que está lleno de inmigración, prostitución y trapicheos y aunque yo no he tenido ningún problema de inseguridad durante tres días, lo mejor es no tentar a la suerte. Antes de subir me paro en un pakistaní a comprar agua (1 €) y una vez arriba saludo a mis compañeros de habitación, me meto una ducha y a la cama, que el día ha sido muy largo empezando en Salónica (Grecia) y finalizando con una buena pateada por Nápoles, donde mañana me espera un buen madrugón para visitar uno de esos lugares que uno sueña desde pequeño y que finalmente cumpliré otro sueño viajero.

DÍA 2.- NÁPOLES - POMPEYA - NÁPOLES

Después de una noche movidita por el trajín de gente que llegaba y salía de mi habitación tocaba ponerse en pie y disfrutar de la visita más esperada de todo el viaje (sin desmerecer al resto) así que a las 07h de la mañana ya estoy saliendo por la puerta del alojamiento mientras todo el mundo duerme y me voy en busca de algún sitio para desayunar mientras voy caminando hacia la stazione centrale y sorteando la cantidad de homeless o sintechos que hay en toda esta zona, que no son pocos. Como la mayoría de sitios permanecen cerrados, al final acabo en una cafetería dentro mismo de la estación central, donde desayuno mi café latte y pruebo por primera vez (no sería la última) uno de los postres más típicos de Nápoles, sus famosas sfogliatelle rellenas de crema... simplemente delicioso! Pago por el desayuno 4,10 € un precio correcto para ser Italia.


A escasos metros de la cafetería está la señal para coger la línea Circumvesuviana donde hay que bajar una planta y de seguida encontraremos las máquinas expendedoras para comprar los billetes, tranquilos que si no os véis capaces de comprarlos vosotros solos hay allí unas chicas dispuestas a ayudarte en cualquier momento, solamente hay que decirle donde queremos ir y ellas nos harán todo el proceso, pero simplemente es comprar un ticket con dirección a Sorrento y esperar al próximo tren que pase por allí. En mi caso el ticket hasta Pompei Scavi me ha costado 2,80 € por trayecto y no hay problema en pagar tanto en metálico como con Visa. A los 10 minutos se presenta mi tren llegando a la estación de Pompei Scavi aproximadamente 40 minutos después. Que no se olvide validar el ticket antes de subir al tren porque el revisor pasa pidiendo los tickets.



A las 08:30h de la mañana ya estoy en la estación de Pompeya donde hay que caminar unos 10 minutos escasos para llegar al recinto arqueológico, pero como no abren hasta las 09h me lo tomo con mucha calma, ya que por el camino hay decenas de chiringuitos donde te ofrecen todo lo relacionado con la visita, desde comprar los tickets, contratar un guia privado, audioguias, mapas, libros, etc... las chicas intentan un poco embaucarte diciendo que dentro no vas a poder comprar los tickets ni contratar nada, pero no es cierto, ya que se puede hacer todo con total seguridad. Mientras me las voy quitando de encima como puedo voy haciendo tiempo y visito la Piazza de Pompeya y su maravillosa catedral.





Ahora sí, me voy para el cercano recinto arqueológico que todavía está cerrado y espero 10 minutos a que abran, la ventaja de madrugar es que he llegado de los primeros y no hay mucha gente, pero sobretodo he podido evitar los autobuses de asiáticos (sobretodo chinos) y cruceristas, mi auténtica fobia cuando estoy de viaje.

A las 09h en punto abren y me voy directo para las taquillas, soy de los primeros y no tengo problemas para comprar el ticket, que cuesta 15 € por persona y se puede pagar con Visa perfectamente, te regalan un plano del complejo y después de rechazar amablemente una audioguia porque sino no voy a acabar nunca la visita, prefiero tirar de mis apuntes y sin tiempo que perder inicio la visita. El yacimiento arqueológico de Pompeya está dividida en 9 zonas (Regio en italiano), así que empiezo por la Regio II que es la que tengo más cercana a mi puerta de entrada.


Empiezo la visita por el Teatro y el Odeón, simplemente porque es lo que tengo más cerca y porque presumo que será uno de los lugares que más se va a masificar cuando empiecen a llegar los demás turistas, se encuentra en un estado de conservación excelente y más teniendo en cuenta que es del S. II, lo único que no me gustó es que en los bajos del Teatro había una exposición del grupo de música británico Pink Floyd de cuando actuaron allí hace muchos años, y aunque soy un gran seguidor y me gusta mucho la banda (sobretodo de Nick Mason), realmente esa exposición afeaba bastante la visita.






Prosigo la marcha a través de las maravillosas calles de Pompeya y su Via de Castricio y mis siguientes destinos será a través del Regio I, una zona llena de antiguas casas de comerciantes de la ciudad, destacando la Casa de Menandro, la Casa de Criptoportico, la Casa y Thermopolium de Vetutius Placidus y sobretodo la Casa de Paquius Proculus, todas ellas bajo el denominador común de mantenerse en un estado de conservación más que aceptable y poder observar sus preciosos frescos abovedados.

















Cuando acabo la visita me doy cuenta que si sigo visitando todo el yacimiento con detenimiento no me va a dar tiempo a visitar todo porque uno se puede tirar todo el día tranquilamente allí, así que como tampoco voy muy sobrado de tiempo y no quiero que mi visita me coincida con cientos de turistas decido que tengo que ser más selectivo con mis visitas, sobretodo con las más conocidas y donde lleguen los miles de cruceristas que visitan Pompeya con poco tiempo para no coincidir con ellos, así que saco de nuevo el plano del yacimiento, enfilo la Via Stabiana y me voy a visitar el Regio VII, para mi el más impresionante de todo el yacimiento, donde destaca la Casa de Sirico, las Termas Estabianas, el Lupanar (el antiguo prostíbulo con mosaicos bastante explícitos) y la Casa de Rómulo y Remo.





 











Pero sobretodo lo más conocido de Pompeya y que podemos encontrar prácticamente al lado en el mismo Regio VII es el Santuario de Apolo, el Foro y el Granero, donde se conservan más de 9.000 piezas arqueológicas (entre ellas vajillas y ánforas) y es que no hay que olvidar que el Granero en su día fue un mercado de frutas y verduras y el centro neurálgico de la gente en la antigua Pompeya. Es toda esta parte del yacimiento arqueológico de Pompeya la que más me gustó y donde podemos apreciar una vista del Vesubio impresionante, y junto a la Villa dei Misteri que visitaré más tarde fueron mis visitas favoritas.














Visito todo tranquilamente gracias a que a estas horas apenas hay turistas y puedo recorrer todos los rincones sin sentirme agobiado, aunque más tarde volveré por la zona y la realidad será muy diferente, así que mi única recomendación es madrugar para estar a primera hora en la puerta y poder recorrer todas las zonas tranquilamente y poder sacar fotografías sin centenares de personas anónimas que nos estropeen ese maravilloso momento.

Con la tontería ya se me ha pasado toda la mañana y todavía me falta bastante por recorrer, así que voy enfilando camino para otra de las visitas más esperadas y que justamente se encuentra en la otra punta del yacimiento como es la Villa dei Misteri, así que mientras voy para allí a través de la Via Consolare voy a visitar lo más importante del Regio VI, donde destaca la Casa del Fauno, el Thermopolium, la Casa del Poeta Trágico, la Casa del Vettii y la Casa de la Fontana Piccola, entre otros, ya que es imposible visitar todos y algunos permanecen cerrados porque están haciendo trabajos de rehabilitación y otros hay que tener mucha imaginación porque su estado de conservación es pésimo.






















Finalizo la visita y me encamino por la Via delle Tombe dejando a un lado la Porta Ercolano que es otro de los accesos al yacimiento de Pompeya, recorro la Necrópolis donde visito varias tumbas que se encuentran muy bien conservadas y en un corto paseo llego a la Villa del Misteri y no puedo dejar de sorprenderme porque su estado de conservación es espectacular, sobretodo los frescos que hay en la pared y que adornan su triclinium.














A partir de este punto encontraremos una de las puertas de salida del yacimiento donde se encuentran los servicios y un pequeño tenderete con venta de bebidas, pero si atraviesas este punto ya no se puede volver a entrar, y aunque ya he visitado todo lo más importante del recinto arqueológico de Pompeya me quedo con ganas de más y decido volver para atrás para visitar otros puntos que no he visitado anteriormente y sobretodo volver a la zona del Foro, aún sabiendo que me lo voy a encontrar petado de turistas y cruceristas.






























Miro el reloj y son pasadas las 15h de la tarde, la visita me ha llevado más de 6 horas y todavía me he dejado muchas cosas por ver pero el tiempo apremia y no he comido nada, justo al lado del Foro hay un pequeño restaurante que afea bastante todo el maravilloso recinto de Pompeya y donde venden bebidas y porciones de pizzas a precios astronómicos, así que solamente hago un alto en el camino para fumarme un cigarro en las zonas habilitadas y descansar un poco los pies y con todo el dolor de mi corazón decido dar por finalizada mi visita, así que hago un esfuerzo y me espero a comer cuando llegue a Nápoles y sigo mis pasos hacia Porta Marina, una de las múltiples entradas/salidas del yacimiento de Pompeya, despidiéndome a lo grande de uno de los lugares que mejor sabor de boca me ha dejado y que tantas ganas tenía de conocer, feliz por cumplir otro de mis sueños viajeros y tacharlo de la lista.




Justo por esta salida se sale a uno de los párkings donde los touroperadores aparcan sus autobuses de turistas, y después de recorrer unos cuantos restaurantes y tiendas de souvenirs se llega a la estación de trenes, donde decido en el último momento dejar mi visita al yacimiento de Ercolano que se encuentra prácticamente a 15 minutos de aquí porque voy con el tiempo muy justo antes de que cierren y no voy a disfrutar de la visita, también porque estoy un poco saturado de arqueología y prefiero llegar a Nápoles, comer y si me da tiempo visitar el Museo Arqueológico Nacional (MANN) porque mañana es mi último día entero en la ciudad y los martes permanece cerrado, así que compro mi ticket de tren para Nápoles (2,80 €) me compro algo de beber y al poco pasa el tren para Nápoles.


El trayecto en tren se me hace un poco pesado porque hay mucha gente en el tren que incluso se pasan todo el trayecto de pie y porque va haciendo muchas paradas, supongo que el hecho de estar hambriento tampoco ayuda a sentirme mejor, hasta que casi una hora después llegamos de nuevo a Porta Nolana, que es la estación anterior a la Stazione Centrale, y me voy a comer a uno de los restaurantes que llevo apuntado ya que no me apetece comer otra vez pizza ya que lo haré de nuevo para cenar. El lugar escogido es la Trattoria Da Donato, donde hacen una pasta espectacular!! No hace falta decir que se come escandalosamente bien y con un precio estupendo, ya que por un antipasti más un plato de ragú junto con una cerveza he pagado unos 14 €, con el coperto de 1,5 € incluido.

Como me encuentro al lado de la Piazza Garibaldi y a escasos metros de mi alojamiento y por momentos me veo tentado a volver a descansar un rato, finalmente me dirijo a la stazione centrale y cojo por primera vez y última el metro, la razón principal es porque quiero visitar un par de estaciones que son espectaculares y que están a la altura de las que pude visitar en Estocolmo y Moscú, y por otro lado para ganar tiempo antes de que cierren el museo arqueológico, así que compro un ticket de metro que cuesta 1,10 € y sin salir de la estación visito varias estaciones de metro, siendo la de la estación Toledo la más impresionante de todas ellas.





Ahora sí que salgo de nuevo a la superfície después de bajarme de la estación MUSEO de la L1 (roja) aunque también se puede llegar con la L2 (azul) bajando en la estación CAVOUR, donde solamente salir encontraremos el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles (MANN) por su inconfundible fachada rojiza. Soy consciente que no me voy a poder entretener mucho porque son casi las 18h de la tarde y el MANN cierra a las 19:30h, aún así decido visitarlo porque los martes permanece cerrado, así que después de comprar mi entrada por 15 € por persona donde visito el museo prácticamente en soledad, que se agradece.






La visita es muy recomendable sobretodo si has visitado primero Pompeya y Herculano para poder apreciar mejor todo lo que sucedió, el problema es que al hacerlo todo junto en el mismo día y tan apretado llega un momento que uno acaba un poco saturado y no acaba de disfrutarlo del todo, pero es muy recomendable visitarlo si visitas Nápoles. Como me encuentro bastante cerca del centro histórico y queda poco para que se haga de noche decido caminar un rato de nuevo por allí y despejarme un rato haciendo tiempo para cenar, porque en otro país del mundo quizás hoy pasaría por alto la cena después de comer tan tarde, pero os aseguro que en Italia no perdono ni una comida o cena aunque lo tenga que hacer más tarde o no tenga hambre, me parecería un delito hacerlo.














Después de volver a recorrer de nuevo Spaccanapoli decido irme a cenar, así que pruebo suerte en la archiconocida pizzería L'Antica Pizzeria Da Michele, una pizzería normal y corriente si no fuera porque se hizo famosa gracias a la película "Come, Reza, Ama" protagonizada por Julia Roberts donde hay una escena que sale comiendo en esta pizzería, y gracias a ello han aprovechado el filón que les ha dado tanta popularidad y cada día se forman grandes colas de gente para comer en el local o llevarse la pizza a casa.



No sé si es porque era lunes y temporada baja pero yo no tuve problemas para entrar, es más, entré a la primera y aunque el interior de la pizzería estaba a tope, no tuvieron problema ninguno en acomodarme en una mesa para mi solo. Aquí uno no se va a romper la cabeza a la hora de pedir porque en la carta solamente hay dos tipos de pizza, la Margarita y la Marinara. Y para beber tres cuartos de lo mismo, solamente disponen de agua, fanta, coca cola o cerveza... para qué complicarse más? Así que mi elección fue una pizza Marinara y un agua grande, lástima que al ir solo no pude probar la pizza Margarita, así que si váis en pareja lo mejor es pedir una de cada y compartir para poder comparar.






La verdad es que la fama la tienen bien merecida porque las pizzas están espectaculares!! El truco es tener un buen horno de leña, buena materia prima, auténtica mozzarella di Búfala y el tomate de San Marzano, de la ladera sur del Vesubio, y sobretodo unos precios muy ajustados y baratos, ya que cada pizza cuesta solamente 6 €. Por contra, lo único que no me ha gustado es que ya antes de acabar de cenar y pasar por caja para pagar los camareros ya te están "sugeriendo" o medio obligando que hay que dejar propina, es un tema que llevo bastante mal en mis viajes y en mi día a día porque prefiero que me lo metan en el precio final de la cuenta pero no que me obliguen a dejar un importe porque ya lo estoy pagando con anterioridad. Finalmente la pizza y el agua fueron 7,50 € más 0,50 € de propina, total 8 € y todos contentos, ellos por la propina que me fastidia mucho (no por el dinero sino por el hecho que me obliguen a algo en contra de mi voluntad) y yo contento por cenar tan bien.

En apenas 5 minutos ya estoy de nuevo delante de mi alojamiento, antes de subir me paro en "el paki" de ayer a comprar agua y me cobra 30 céntimos menos que ayer (0,70 €) le digo que si no se ha equivocado que ayer me cobró más caro y me dice que no, que hoy me hace el precio normal porque ya me conoce, así que le digo en broma que ayer me estafó y nos ponemos a reir y para compensar me regala un paquete de chicles... como me encanta estos momentos en mis viajes cuando empiezo a coger confianza con la peña!

Me voy para mi alojamiento después de fumarme un cigarro en el portal mientras veo pasar de todo delante mio (aunque nadie se metió conmigo) y cuando voy a coger el ascensor veo que no funciona, así que me toca subir a un sexto piso caminando por las escaleras mientras me cago en todos después de la pateada que llevo hoy, cuando llego al alojamiento con el corazón en la mano le digo a Carmine que el ascensor no funciona y me dice que tengo que meter monedas para que funcione... perdona???!! Es la primera vez en mi vida que escucho que un ascensor funciona con monedas, así que le digo a Carmine que vaya guardando monedas para meterlas mañana en el ascensor porque yo paso de pagar... así que se cabrea más y se comporta como un auténtico napolitano gesticulando con las manos.... me encanta este tio!! jajaja.

Después de una buena ducha y de poner a cargar todos los cachivaches para mañana me voy a dormir, que estoy muerto después de todo el palizón que me he metido hoy y mañana de nuevo madrugar, que es mi último día entero en la ciudad y quiero aprovecharlo al máximo!

DÍA 3.- NÁPOLES

Esta noche no he descansado nada bien, ya que entre el ruido de la gente durante la noche de entrar y salir de la habitación a cualquier hora de la madrugada y los malos olores de personas que han venido a alojarse y que tenían una pinta más que sospechosa, no puedo evitar que antes de abandonar el hostel pillar a Carmine por banda y decirle que las normas están para cumplirse y no para pasárselas por el forro, y como todavía me queda una noche más y ya la tengo pagada por adelantado, le pregunto si tiene alguna habitación libre y me dice que tiene una doble, así que le digo que me cambio de habitación pero que no pienso pagar ni un duro más (es de las pocas veces que me pongo serio y mosqueado en un alojamiento), así que entre el ascensor de ayer y la noche que me han dado en la habitación, accede sin rechistar al cambio, así que le digo que ya pasaré durante el día a recoger mi equipaje y hacer el cambio.

Me voy de nuevo a la stazione centrale a desayunar y sin tiempo que perder me voy a explorar la ciudad, que hoy es mi último día entero y lo quiero aprovechar al máximo, aunque ya hace días que noto el cansancio y el tute de todo el viaje después de las palizas maratonianas que me estoy pegando cada día. Llego de nuevo al centro histórico de la ciudad en menos de 10 minutos y las visitas del día de hoy serán las siguientes.

- Pio Monte della Misericordia: La primera visita del día será a la Iglesia Pio Monte della Misericordia, y no es porque sea un fan absoluto de las iglesias y catedrales que ya llevo unas cuántas en este viaje, sino porque aquí podemos encontrar una de las obras más importantes y famosas de Caravaggio, la "Las siete obras de la misericordia", ubicado delante del altar mayor de la iglesia, previo paso por caja ya que la entrada cuesta 8 €, a priori fastidia un poco pagar pero si te gusta el arte y en concreto a Caravaggio, pienso que está bien invertido. La iglesia se encuentra muy cerca del Duomo, exactamente en la Via dei Tribunali, 253 y su horario es de lunes a sábado de 09h a 18h, y los domingos de 09h a 14:30h.


- Convento de Santa Clara: En un lateral de la Iglesia del Gesù Nuovo podemos encontrar el Convento de Santa Clara o más conocido como Santa Chiara, donde previo paso por taquilla para comprar nuestro ticket que cuesta 7 € podemos visitar la bonita Basílica que está reconstruída después de los bombardeos de la II Guerra Mundial, pero sobretodo es recomendable visitar su Claustro que data del S. XVIII, un romanso de paz en todo el centro de la ciudad a diferencia de las caóticas calles que se encuentran a escasos metros de aquí.


- Porta d'Alba: En un lateral de la Piazza Dante llegamos a esta zona de la ciudad donde lo más destacado es su antigua puerta de la ciudad ya que aquí se ubicaban las murallas de la ciudad durante la dinastía de Anjou y porque la calle está llena de pequeñas librerías y tenderetes de venta de libros, así como decenas de pizzerías. Esta zona no es tan turística como otras y está bastante degradada, aunque se puede encontrar bonitos rincones y algo de arte urbano.











- Piazza Bellini: A escasos metros de la Porta d'Alba encontraremos la Piazza Bellini, ubicada muy cerca de la Piazza Dante que será el inicio de una de las arterias más importantes de la ciudad, la Via Toledo, la calle más comercial de toda Nápoles. La Piazza Bellini está llena de bares y terrazas y es ideal para hacer un alto en el camino para tomar algo, pero sobretodo es el punto de reunión de los jóvenes napolitanos donde se reúnen cada noche para hacer botellón antes de ir de fiesta.






- Mercado de Pignasecca: A escasos metros podemos encontrar este mercado diario, uno de los más conocidos y donde acuden los napolitanos a hacer sus compras, en sí no tiene nada de especial pero en sus calles aledañas están llenas de comercios con fachadas decadentes y muy bonitas que viene a ser los comercios de toda la vida pero sin restaurar, donde ofrecen sus bonitos productos y junto a los comercios de la calle Benedetto Croce que se encuentra al lado de la Porta d'Alba, personalmente son los más bonitos que encontré durante mi visita a Nápoles.









- Via Toledo: Como decía antes, se trata de una de las calles comerciales más importantes de todo Nápoles, donde con una longitud de más de un kilómetro une la Piazza Dante con la Piazza Triste y Trento, es decir, une la ciudad de norte a sur y recorriéndola podemos encontrar decenas de edificios interesantes, tiendas de ropa de las cadenas más conocidas así como restaurantes, pero sobretodo encontraremos a cientos de napolitanos y turistas a todas horas paseando a través de ella. Muy recomendable es visitar también su estación de metro que yo tuve la suerte de hacer dos días antes, ya que se trata de una de las estaciones más bonitas de todo el mundo.






- Galería Umberto I: Casi al final de la Via Toledo podemos encontrar estas galerías comerciales de estilo neorenacentistas y decoradas con mármol donde alberga boutiques de firmas exclusivas. El edificio es prácticamente igual a las Galleria Vittorio Emanuele II que se encuentra en Milán pero más pequeño, además de que están en fase de rehabilitación y actualmente pierde un poco de glamour comparado con su "hermana" de Milán, aunque su techo abovedado y acristalado es igual de impresionante, y sus precios siguen siendo igual de prohibitivos de ambos.







- Castel Nuovo: Al final de la Via Toledo y girando a la izquierda de la Piazza del Plebiscito en dirección al Puerto de Nápoles encontraremos el Castillo de Maschio Angioino, más conocido como el Castel Nuovo o Castillo Nuevo, una fortaleza medieval renacentista construida por el Rey Carlos I de Anjou. La entrada para visitar el interior cuesta 6 € pero había leído que lo más interesante es por fuera así que no lo visité por dentro y estuve dándole un vistazo rápido por fuera y así emplear el tiempo en otras visitas.






- Piazza del Plebiscito: Ubicada en el corazón de la ciudad y con unas dimensiones de 25.000 m2 es el punto de encuentro y el lugar de celebraciones de todos los napolitanos. La Plaza del Plebiscito la preside una gran estatua ecuestre de Carlos III y la forman otros edificios igual de bonitos e imponentes, al fondo encontraremos la Basílica de San Francisco de Paula que tiene un parecido arquitectónico con el Panteón de Roma, con su estilo neoclásico. La visita a su interior es gratuita y es muy recomendable.



























Al otro lado encontraremos el Palacio Real, residencia de la monarquía española durante la época de los Borbones en la ciudad. En este caso también se puede visitar las estancias en su interior pagando una entrada de 6 €. Está abierto todos los días de la semana excepto los miércoles. En mi caso no hice la visita porque no tenía demasiado tiempo y mis prioridades eran visitar otros puntos de la ciudad.

En un lateral del Palacio Real podemos encontrar el Teatro San Carlos, el más antiguo teatro de ópera del mundo y de los más importantes junto a la Scala de Milán o la Fenice de Venecia, entre otros. Recomiendo visitar toda esta zona de Nápoles a primera hora de la mañana o por la tarde, ya que al estar tan próxima al Puerto de Nápoles y punto de llegada de los cruceristas a la ciudad es la zona que suele estar más llena de gente hasta que vuelven a sus respectivos cruceros y es un poco agobiante pasear por ella.






- Castel dell'Ovo: Siguiendo la costa y en sentido contrario al Puerto de Nápoles podemos pasear relajadamente bordeando el Golfo de Nápoles con unas impresionantes vistas del volcán Vesubio de fondo hasta llegar al Castell dell'Ovo (Castillo del Huevo), estratégicamente enclavado en una zona rocosa en el islote de Megaride. Según la leyenda, el poeta romano Virgilio escondió aquí dentro un huevo y en el caso de que algún día alguien lo encuentre el castillo será destruido y Nápoles sufrirá una catástrofe... no os suena una leyenda parecida con la famosa Torre de Londres y sus cuervos?

La entrada a la fortaleza es gratuita y desde la terraza de su interior se divisan unas panorámicas estupendas de la ciudad de Nápoles, el volcan Vesubio y el Puerto, así que es una visita muy recomendable.


















- Vomero: Muy cerca de esta zona se puede acceder en funicular a la parte alta de la ciudad de Nápoles, concretamente al exclusivo barrio de Vomero, que aunque pertenece a Nápoles no tiene nada que ver con la decadente y caótica parte baja que solemos visitar los turistas, ya que en la parte alta que es donde está situada Vomero todo son mansiones, casas lujosas (muchos futbolistas del Napoli viven en esta zona), tiendas exclusivas, algunos miradores con unas vistas de infarto y sobretodo poder visitar la otra gran fortaleza de la ciudad, el Castel Sant' Elmo.



Me di una vuelta rápida por esta zona e intenté fotografiar la ciudad desde uno de sus miradores y de vuelta a la Nápoles más caótica y desordenada, ya que hace rato que mi estómago me pide a gritos un descanso para comer pero no lo voy a hacer en la zona de Vomero porque no quiero dejarme un ojo de la cara en cualquiera de sus exclusivos restaurantes.

De nuevo en la Via Toledo me voy en busca de una trattoria que traigo apuntada de casa y que está situada en el Quarteri Spagnoli (Barrio Español), de hecho iba a ser mi siguiente visita en la ciudad después de comer, el restaurante en cuestión se llama Trattoria da Nennella y lo conocí gracias a un programa de Callejeros Cuatro sobre Nápoles donde un chico español trabajaba allí, pero mi gozo en un pozo ya que al llegar sobre las 16h de la tarde estaba cerrado, ya que después vi que cierran a las 15h y vuelven a abrir a las 19h, así que como hoy es mi último día en Nápoles y por la noche no recomiendan mucho que se visite el Quarteri Spagnoli en solitario cuando cae la noche, lo dejaré para una próxima ocasión. En su defecto y para no perder mucho tiempo me compro algo para entretener el hambre (venden cortes de pizza, cucuruchos de pescado y otras frituras, bollería y repostería típica napolitana).






- Quarteri Spagnoli: Si el barrio de Vomero es uno de las zonas más exclusivas de la ciudad, podríamos decir que el Quarteri Spagnoli (Barrio Español) es la antítesis y es la zona más degradada, deprimente, caótica y hasta me atrevería a afirmar más intimidatoria de toda Nápoles. Nacida para albergar a las tropas españolas en el S. XVI hoy en día la conforman estrechas y caóticas calles llenas de balcones con ropa tendida, arte callejero, referencias a su Dios Maradona, pero sobretodo uno se siente observado y vigilado durante toda tu visita, ya sea por alguno que está sentado "controlando" las calles, o como alguna vespa que disimuladamente te sigue y te la cruzas por cada calle que vas pasando, y es que no hay que olvidar que toda esta zona (como muchas otras de la ciudad) está controlada por la mafia y la camorra napolitana y por según que zonas uno no es bienvenido.

































Parece mentira que a pocos metros de la Via Toledo nos encontremos en una ciudad tan diferente como es el Quarteri Spagnoli, cierto es que no tuve ningún problema pero también es cierto que nunca me he sentido más intimidado en mi vida, desde miradas de la gente por la calle, gente asomada en los balcones diciéndome que me fuera de allí e incluso algunas escupiendo, motoristas siguiendo mis movimientos por cada calle que pasaba,... en las primeras calles paralelas a la Via Toledo no tuve apenas problemas porque hay restaurantes y comercios, pero a medida que uno va subiendo por esas estrechas escaleras del barrio la intimidación va in crescendo y se hace más palpable, pero lo importante es que no tuve ningún problema físico ni me robaron, cuando vieron que era un simple turista que solamente estaba interesado en el arte urbano me dejaron un poco en paz y no volvieron a decirme nada más, aunque tampoco me entretuve muchas horas allí por si acaso. Así que como recomendación diría que visitéis las primeras calles del barrio pero que no subáis mucho, ya que de cada vez la zona es peor y a poder ser evitar el barrio de noche para no tener ningún susto.

- Cimitero delle Fontanelle: Deshaciendo mis pasos por la Via Toledo y llegando de nuevo a la Piazza Dante, en un pequeño paseo de 10 minutos caminando se puede llegar al barrio de Rione Sanità, uno de los barrios más típicos de Nápoles y que todo turista obvia su visita, así que mi visita era exclusivamente para visitar el Cimitero delle Fontanelle, traducido como el Cementerio de las Pilas, se trata de un osario o una especie de cementerio de 3.000 metros cuadrados llenos de huesos y que entierra más de una historia detrás. Conocí el lugar gracias al programa de Viajeros Cuatro y me pareció un lugar muy curioso para visitar, lástima que cuando llegué a las 18h de la tarde me lo encontré cerrado y al día siguiente ya no tuve tiempo para visitarlo, así que se queda pendiente para una próxima visita. Para aprovechar que ya estaba por allí me di una vuelta por el barrio della Sanità, una visita que no recomiendo mucho ya que exactamente igual que en la zona alta del Quarteri Spagnoli, es una zona bastante intimidatoria y de hecho se han producido tiroteos y ajustes de cuentas entre la mafia que controla el barrio y los comerciantes que se niegan a pagar el "impuesto revolucionario", siendo visible algunas marcas de casquetes en alguna fachada de algunos comercios. Aproveché para hacer un par de fotos a algunos murales de arte callejero y me volví de nuevo para el centro histórico antes de tener cualquier tipo de problemas por allí.







- Bar Nilo: Muy cerca de la Pizzería Vesi y en pleno centro histórico, más concretamente en la Via San Biagio dei Librai, 129 encontramos uno de los bares más curiosos de todo Nápoles, el Bar Nilo, muy peculiar porque aquí se venera a uno de los mitos de la ciudad y no es San Gennaro, sino a Diego Armando Maradona, ya que tienen un altar dedicado al astro argentino y tienen montada toda una parafernalia dedicada al "10", incluso dicen que hay un pelo allí que perteneció al "pelusa" y que lo veneran como si fuera un tesoro. Muchos turistas nos acercamos allí para hacer fotos pero ha llegado ya un momento que los propietarios están un poco hartos de que la gente haga fotos en el local y no consuman nada, así que han puesto remedio y hay un cartel que dice que si quieres fotos hay que consumir. De hecho yo entré y me tomé un cortado para poder admirar todo lo que tienen montado allí, aunque un par de turistas no corrieron la misma suerte y se dedicaron a hacer fotos sin pedir nada y salieron de allí de muy malos modos por parte de los propietarios que de amables no tienen nada, así que me sentí cohibido después de presenciar la escena y no me atreví a hacer muchas fotos, solamente hice un par para inmortalizar el momento y salí de allí escopeteado para no pagar los platos rotos. También os digo que si no vais por allí tampoco os perdéis nada del otro mundo.


Doy por finalizadas las visitas y voy haciendo tiempo hasta la hora de cenar, me voy despidiendo del casco histórico de Nápoles y de Spaccanapoli mientras voy recorriendo los rincones que más me han gustado de esta interesante ciudad, se nota que ahora hay muchos menos turistas y se agradece pasear tranquilamente por sus calles y pararte a fotografiar lo que quieras, cosa impensable horas antes.














Ahora si que doy por finalizadas las visitas y me dirijo hacia la Pizzeria di Matteo, ubicada en plena Via dei Tribunali y muy cerca del Busto di Pulcinella, una de los locales más recomendados de todo Nápoles, así que me pongo en la cola y de seguida me cogen y me subo al piso de arriba donde me acomodan en una mesa. La carta también es bastante extensa y todo tiene muy buena pinta, así que me pido una pizza Boscaiola junto con una cerveza Nastro Azzurro, pagando en total 10,81 € y cenando genial, como no podía ser de otra manera. Por mi parte queda recomendada también la Pizzeria Di Matteo.






Voy volviendo hacia mi alojamiento mientras bajo un poco la cena, una vez que llego de nuevo a "mi barrio" parece que ha habido un terremoto de la de mierda que hay por todos lados y la poca iluminación que hay, me paro por última vez a mi amigo nigeriano a comprarle agua y me subo para mi alojamiento después de 12 horas callejeando sin parar, cuando llego al ascensor veo que no funciona y me cago en Carmine, en Maradona y en todos y le meto una moneda de 20 céntimos, me parece surrealista que tenga que pagar hasta para hacer servir el ascensor pero me niego a subir seis plantas con lo petado que estoy, así que cuando llego al alojamiento se lo digo a Carmine y se tapa los oídos por no escuchar mi sermón.

Recojo mi equipaje que la tengo en una taquilla con un candado puesto y me traslado a mi nueva habitación, esta vez sin compañeros, ni ruidos ni malos olores. Me meto una ducha y preparo mi equipaje para mañana, ya que mi vuelo sale a las 12:30h del mediodía, hago la facturación en línea con el móvil y dejo todo recogido, que rápido han pasado estas dos semanas de viaje por BulgariaMacedonia del NorteKosovoSalónica y Nápoles. Todavía me queda mañana por la mañana, que aprovecharé para visitar alguna cosa antes de partir hacia el aeropuerto.

DÍA 4.- NÁPOLES - BARCELONA

Esta noche he podido descansar bastante bien, aunque a medianoche escuchaba gritar a Carmine porque algún huésped se duchó y embozó las tuberías y dejó el cuarto de baño medio inundado, así que no le di demasiada importancia y me puse a dormir, que estaba ko, pero esta mañana he tenido que utilizar el baño de las chicas. La verdad es que el hostel me ha parecido un poco como la casa de los horrores, solamente se salva la ubicación y lo económico que es para ser Nápoles, pero si tuviera que volver prefiero pagar un poco más e irme a otro sitio.

Como el check out no es hasta las 10h de la mañana aprovecho para dejar mi equipaje en la habitación y salgo a dar una vuelta con la condición de volver antes de esa hora, así que no me complico mucho y me doy una vuelta por la Piazza Garibaldi que la tengo a dos minutos y que todavía no me había parado a visitarla de día, y después me acerco hasta Porta Nolana, donde cada día hacen un mercado interesante donde acuden los napolitanos a comprar.





























Doy por finalizada esta breve visita y me vuelvo a mi alojamiento a por el equipaje, cuando llego veo a Carmine que está liado por teléfono con el tema de la avería, le dejo las llaves y me despido de él y me voy en busca de algún sitio para desayunar ya que todavía no lo he hecho, acabando finalmente enfrente de la stazione centrale por cambiar un poco, y es que no podía irme de mi querida Napoli sin despedirme de su maravillosa sflogiatelle, pagando en total 3,50 € por el desayuno, algo más barato que en la propia estación.


Me voy para la parada del Alibus que me trajo a Nápoles, allí coincido con un alemán de Düsseldorf y una pareja de ancianos holandeses, esperamos un rato y allí no aparece nadie, le pregunto a una chica que pasaba por la calle y me dice que esa parada del Alibus es solamente de llegadas a Nápoles y sigue el trayecto hacia el Puerto de Nápoles, pero para ir al aeropuerto se debe coger en un lateral de la entrada principal de la estación central, así que como el alemán y los holandeses no entienden nada de italiano les hago de traductor y les digo que allí no es la parada y que me sigan, y nos vamos los cuatro juntos hacia la parada del Alibus, que está a unos 400 metros en sentido contrario pero que no se ve porque unas marquesinas tapan la parada.


No tenemos que esperar mucho porque al momento llega el bus para el aeropuerto, la pareja de holandeses como agradecimiento me quieren pagar mi billete pero me niego rotundamente y no paran de agradecerme que les haya ayudado, y el trayecto me lo paso hablando con el alemán que como agradecimiento me da su número de telefono y me dice que estoy invitado a una feria que hacen anualmente en Düsseldorf de vinos y cervezas, así que nunca se sabe si me puedo dejar caer por allí y lo que puedo necesitar.

Apenas hay tráfico y en 15 minutos llegamos al aeropuerto, nos despedimos los cuatro y antes de entrar aprovecho para fumar, y como no tengo que facturar de seguida paso los controles de seguridad del pequeño aeropuerto, me busco un sitio para sentarme y aprovechar un rato el wifi gratuito y poco después empezamos a embarcar, esta vez todo el avión va lleno de napolitanos dispuestos a conocer mi maravillosa Barcelona, dando por finalizado este bonito viaje con el mejor gusto de boca posible, ya que Nápoles es una maravilla (entiendo a la gente que la odie y no le acabe de gustar) pero para mi se ha convertido en mi segunda ciudad italiana favorita justo detrás de Florencia, aunque siempre es un buen plan volver a Italia y seguir conociendo sus maravillosas ciudades.

Como dicen los napolitanos... "Vedi Napoli e poi muori"!!!