11 de marzo de 2013

USA COSTA OESTE



¿Quién no ha soñado alguna vez con viajar a Estados Unidos y descubrir todos los rincones que hemos visto tantas veces a través de la pequeña pantalla?

Uno de los viajes más completos que puede hacer un viajero hoy en día y a gusto de cada bolsillo, dónde se pueden combinar grandes ciudades junto con la naturaleza más salvaje y lugares que invitan al relax, ese es la Costa Oeste de Estados Unidos.

Os invito a que descubráis el gran sueño americano por vosotros mismos y que lo disfruteis tanto como lo hice yo en su momento, y que nunca olvidareis. 



FICHA TÉCNICA DEL VIAJE

FECHA: Agosto 2.009

DÍAS: 15

DOCUMENTACIÓN NECESARIA

DNI

Pasaporte con mínimo 6 meses de validez.

Visado, no se necesita para los ciudadanos españoles, aunque hay que tramitar el ESTA (Electronic System Travel Authorization) para entrar en el país, y en el momento de mi viaje era gratuito. Hay que tramitarlo online a través de su página Esta y se puede seleccionar el idioma que a uno le apetezca. Se rellena el formulario, se hace el pago y si todo es correcto, en 24 horas tienes tu aprobación a través de correo electrónico.

OTROS DATOS DE INTERÉS

IDIOMA: Se habla el inglés, aunque en algunas zonas hay muchas personas hispanas.

MONEDA: La moneda oficial es el Dólar americano, escrito USA $. Se puede cambiar prácticamente en cualquier sitio, y en el momento del viaje era 1 € = 1,60 $, aproximadamente.

TARJETAS: Se puede pagar con tarjetas de crédito en casi cualquier lugar, aunque en muchos sitios si pagas en cash (efectivo) te hacen descuento. Hay que tener en cuenta que los precios marcados no llevan tasas ni impuestos, por lo que a la hora de pagar te lo añaden. Esta costumbre es muy común en los americanos, así que no hay que sorprenderse.

GUIA DE VIAJE: Mi guia como siempre será la Lonely Planet, aunque es un buen tocho.

TELEFONO: Hay cobertura de teléfono en todo el país, así que podeis llevaros el telefono móvil. Lo mejor es llamar desde locutorios o cualquier local dónde dispongan de un telefono, aunque os advierto que es carísimo. En muchos kioscos y supermercados venden tarjetas telefónicas internacionales, que siempre salen más a cuenta que llamar desde un móvil. En la mayoría de hoteles tenéis las llamadas locales gratuitas.

INTERNET:  Por todas los sitios hay ciber-café para conectarse, y no hay problemas para conectarse en cualquier momento.

SEGURIDAD: País mayoritariamente seguro, aunque usar siempre el sentido común y evitar según qué zonas de cada ciudad.

VACUNAS: Ninguna obligatoria pero se recomienda la vacuna de la Hepatitis A y B, y Fiebre Tifoeida.

ELECTRICIDAD: El voltaje es de 220 V a 50 Hz con clavijas planas de dos patillas. Conviene llevarse un adaptador o comprarlo allí mismo.

DIFERENCIA HORARIA: En el momento de mi viaje, -9 horas de diferencia respecto a España.

RELIGIÓN: Mayoritariamente católicos.

EL ITINERARIO DEL VIAJE

Los Ángeles - Santa Bárbara  - Carmel by the Sea - Monterrey - San Francisco - Sausalito - P.N. Yosemite - Bodies - Death Valley - Las Vegas.


DÍA 1.-   BARCELONA - FILADELFIA - LOS ÁNGELES
DÍA 2.-   LOS ÁNGELES
DÍA 3.-   LOS ÁNGELES
DÍA 4.-   LOS ÁNGELES - SAN LUIS OBISPO - CARMEL BY THE SEA
DÍA 5.-   CARMEL BY THE SEA - MONTEREY - SAN FRANCISCO
DÍA 6.-   SAN FRANCISCO
DÍA 7.-   SAN FRANCISCO
DÍA 8.-   SAN FRANCISCO - SAUSALITO - YOSEMITE N.P.
DÍA 9.-   YOSEMITE N.P.
DÍA 10.- YOSEMITE N.P. - LONE PINE
DÍA 11.- LONE PINE - DEATH VALLEY - LAS VEGAS
DÍA 12.- LAS VEGAS
DÍA 13.- LAS VEGAS
DÍA 14.- LAS VEGAS
DÍA 15.- LAS VEGAS - FILADELFIA - BARCELONA
DÍA 16.- BARCELONA

PRESUPUESTO DEL VIAJE

DESGLOSE DEL PRESUPUESTO POR PERSONA                                     IMPORTE

Vuelo Bcn - Los Ángeles - Las Vegas - Bcn con US Arways                          920,00 €

Vehículo de Alquiler                                                                                       120,00 €

Alojamiento                                                                                                    520,00 €

Tickets y Excursiones                                                                                      20,00 €

Otros Gastos (Comidas, Compras, etc.)                                                        165,00 €

Total Presupuesto                                                                                      1.745,00 €

ALOJAMIENTO DEL VIAJE

 Los Ángeles: Super 8 Motel. Alojamiento reservado desde España y dónde me iba a alojar la primera noche, ya que íbamos a llegar a horas intempestivas y no era plan de buscar alojamiento a las 2h de la mañana. Reservado a través de su web Super 8 por un importe de 50 € la habitación doble, con aire acondicionado y desayuno incluido. Cadena de moteles espectaculares, típico de las películas americanas, con habitaciones grandes, camas de dos metros de ancho y televisión de plasma, y con el personal muy amable, aunque lo mejor fue su ubicación, a cinco minutos en coche del aeropuerto internacional de Los Ángeles. Muy recomendable.

* Los Ángeles: Travelodge Santa Mónica. Alojamiento reservado para las próximas dos noches, ya que buscabamos algo más céntrico, ubicado enfrente de la playa de Santa Mónica, famoso por dónde se rodó la serie "Los Vigilantes de la Playa". Reservado con mucha antelación ya que suelen acabarse las habitaciones rápidamente. Reservado a través de su web Travelodge y su precio fue de 125 € por noche, con desayuno incluído (aunque muy pobre). Lo mejor es su ubicación, enfrente de la playa y a dos calles de la zona comercial llena de tiendas y restaurantes. Muy recomendable.

* Carmel-by-the-sea: Super 8 Motel. Reservado a través de su web Super 8, 82 € la habitación doble, con aire acondicionado y desayuno incluido. Habitaciones grandes, camas de dos metros de ancho y televisión de plasma, y con el personal muy amable, aunque lo mejor fue su ubicación, en un pueblecito pequeño y pintoresco, residencia de grandes fortunas americanas, dónde Clint Eastwood es su alcalde. Cerca de Monterey, se encuentra el circuito de Laguna Seca, lugar dónde corren cada año en el Mundial de Motociclismo en categoría de Moto GP. Es un buen punto intermedio para descansar para no ir de Los Ángeles a San Francisco seguido en un día. Muy recomendable.

* San Francisco: Hotel Stratford. Hotel de 3 estrellas muy céntrico, situado en Union Square y a dos minutos caminado de Market Street, zona de shopping de la ciudad. Habitación doble con desayuno incluido, reservado a través de una oferta en la web de Hotels a un precio de 110 € la noche. El párking del hotel no es gratuito, pero por 15 $ al día puedes disponer de párking con ellos, siempre y cuando el coche no se utilice. Con parada de tranvía en la misma puerta del hotel, me hubiera quedado mucho más tiempo, ya que San Francisco es mi ciudad favorita. Hotel muy recomendable, aunque el personal de recepción no destaque por su simpatía.

* Yosemite: Yosemite View Lodge. Apartamentos situados en la población de El Portal, a 11 Kms. de la entrada del Parque Nacional. Estuvimos alojados dos noches, en la primera un apartamento para 6 personas y en la segunda en un apartamento para dos personas. habitaciones amplias con camas de dos metros de ancho, televisión de plasma, cocina y un balcón con vistas al rio y al Parque Nacional de Yosemite. El precio fue de 70 € por noche y reservado a través de su web Yosemite Resorts.  Alojamientos súper recomendable.

* Lone Pine: Dow Villa Motel. Alojamiento ubicado a la salida del P.N. Yosemite, y de camino a Las Vegas. Nos alojamos aquí para no conducir de noche hasta Las Vegas (son 4 horas de conducción) y poder visitar al día siguiente de camino el Death Valley. Reservado a través de su web Dow Villa y el precio de la habitación fue de 60 € la noche, sin desayuno. Es el típico motel de carretera que hemos visto en tantas películas, y que son espectaculares. Motel muy recomendable.

* Las Vegas: Hotel Luxor. Sinceramente, da igual cual hotel escoger en Las Vegas porque todos son espectaculares y temáticos, todo depende de tu presupuesto. Nosotros nos alojamos 4 noches en el Hotel Luxor, ubicado al principio de The Strip. Quizá nos decidimos por el Luxor por su temática sobre Egipto (el hotel es una pirámide y de noche iluminada es espectacular), pero sobretodo por su precio, ya que la habitación doble nos costó 30 $ por noche, y todo gracias a unos códigos de promoción que te puedes bajar a través de la página web de Smart Vegas y que sirve para la mayoría de hoteles de Las Vegas. Hotel súper recomendable.

LO MEJOR DEL VIAJE

* Yo personalmente, sin duda que me quedo con San Francisco. Una ciudad muy tranquila, cosmopolita y muy liberal, dónde no te da tiempo a aburrirte. Si por mi fuera me hubiera quedado más días.

* El Parque Nacional de Yosemite. Si te gusta la naturaleza y hacer trekking, no te lo puedes perder, además de desconectar entre tanta mega ciudad y tráfico como es Estados Unidos. Una visita al parque es espectacular!

* Visitar Las Vegas y contemplar de noche todos los casinos iluminados y todo su ambiente. Reconozco que de 4 noches que estuvimos, me sobró como mínimo una, y eso que aprovechamos para ir a los outlets de compras y visitar el Gran Cañón de Colorado.

LO PEOR DEL VIAJE

* La ciudad de Los Ángeles en sí. Exceptuando el Paseo de la Fama, el Teatro Kodak y alguna cosilla más, me pareció una ciudad fea y muy mal distribuida, ya que tienes que desplazarte en coche para ir a cualquier sitio.

* La ciudad de Las Vegas, para un par de días para visitar sus hoteles, casinos y espectáculos está muy bien, pero a mi personalmente me cansó más días, ya que hay mucha fiesta, mucho morbo y por la calle solamente encuentras a borrachos, ludópatas y latinos repartiendo propagandas de prostitución.

* Algún compañero de viaje que intentó amargarnos este espectacular viaje, y que hubiera preferido que se hubieran quedado en su casa por no saber viajar y ser buenos compañeros.

Con esta pequeña introducción, nos vamos a la Costa Oeste de USA!!!


DÍA 1.- BCN - PHILADELPHIA - LOS ÁNGELES.

El día empieza muy temprano en el aeropuerto de Barcelona. Después de muchos meses preparando y organizando este viaje para tantas personas, por fin llega el momento. 

Nos reunimos todos en el aeropuerto y nos disponemos a facturar nuestros equipajes en los mostradores de la compañía US Airways, no sin antes pasar un pequeño interrogatorio en la misma cola de facturación por parte del personal de la compañía áerea. 

Por motivos de seguridad debes responder a preguntas tan absurdas como "quién ha hecho el equipaje que llevas?", "Si has dejado tu equipaje fuera de tu alcance en cualquier momento", "Crees que alguien ha podido manipular tu equipaje hasta llegar aquí?" y un largo etcétera. Al final te tocan un poco las narices y te dan ganas de contestar: "Mire señor, el equipaje me lo he preparado yo solito porque no tengo a nadie que me lo haga, he dormido con él toda la noche y no le he quitado ojo de encima y no creo que nadie me haya abierto mi equipaje porque está cerrado con candado.... contento"??!! 

Pero como esta gente se lo toma todo muy en serio y la verdad es que los norteamericanos están un poco obsesionados y paranoicos con la seguridad de su país, pues más vale tener paciencia y no caer en provocaciones que te arruinen un viaje, porque llevamos esperando toda la vida para viajar a un lugar como éste como para desaprovechar ahora la oportunidad por una tontería.

Después de pasar los fastidiosos controles de seguridad y desayunar en el mismo aeropuerto, embarcamos y a las 12h pusimos rumbo a Filadelphia, dónde tendríamos una escala de 3 horas para enlazar con nuestro siguiente vuelo a Los Ángeles. El vuelo ha sido muy aburrido y muy agobiante, de los peores que recuerdo, ya que US Airways no dispone de pantallas individuales de entretenimiento y el servicio a bordo es muy soso, así que pasamos todas las horas escuchando música con el Ipod o hablando con el resto de compañeros de viaje.

Al llegar a Filadelphia es muy importante que volváis a coger vuestro equipaje que sale por una cinta, y lo coloquéis en la cinta de al lado, es una chorrada pero lo hacen por temas de seguridad y para que el equipaje esté controlado en todo momento, así que no penseis que vuestro equipaje está facturado hasta Los Ángeles y os vayáis a buscar vuestro enlace sin hacer esto, porque seguramente vuestro equipaje se quedará en tierra y posiblemente no lo volváis a ver más. Os recomiendo que cuando compréis los vuelos, dejeis de margen un mínimo de 3 horas en vuestra escala porque los controles son lentos y exhaustivos, así no teneis que estar preocupados en perder vuestro siguiente vuelo.

El aeropuerto de Filadelphia es bastante grande (como todo en Estados Unidos) y lo más curioso es que las paredes están llenas de fotografías de películas que se han rodado en la ciudad, que no son pocas (desde las interminables partes de Rocky, hasta la famosa película que da nombre a la ciudad interpretada por Tom Hanks).

Sin sobrarnos mucho tiempo, a pesar de que nuestra escala era de 3 horas, embarcamos con la misma compañía hasta nuestro destino final, Los Ángeles. Llegamos sobre las 21:00h de la noche hora local, las maletas tardaron mucho en salir, y de allí tuvimos que coger un autobús gratuito para ir a recoger nuestro coche de alquiler.

Dependiendo de vuestra compañía de alquiler de coche, debes coger un autobús u otro. Nosotros cogimos el verde de la compañía Alamo, y en 10 minutos ya estabamos en sus instalaciones, aunque no contábamos con la cantidad de gente que había allí esperando recoger también su coche.

Finalmente cuando nos tocó el turno, cansados del largo viaje, y una vez firmada toda la documentación, el depósito de la tarjeta de crédito y recogido el Tom Tom, nos acompañaron en busca de nuestro vehículo en su párking, una monovolumen Toyota Siena de 8 plazas con cambio automático, muy bien equipada y sin apenas kilómetros.

Con todo el equipaje en el coche y todos a bordo, mi amigo Francis fue el primer valiente en coger el coche hasta nuestro alojamiento, situado a 5 minutos del aeropuerto y a 3 manzanas del párking dónde nos habían entregado el coche, pero como nos va la marcha y para algunas cosas somos bastante de pueblo, las 3 manzanas de distancia se convirtieron en un paseo nocturno por la ciudad de Los Ángeles, perdidos y desubicados, metiéndonos por zonas poco seguras típicas de películas americanas y con nuestro Tom Tom más atontado que nosotros guiándonos por dónde le daba la gana.

Finalmente el Tom Tom cogió satélite, volvimos a las instalaciones de Alamo y allí un empleado hispano nos lo configuró bien e incluso nos acompañó a nuestro alojamiento, volviéndose él andando otra vez hasta Alamo, para que os hagáis una idea de lo cerca que estaba todo. Vamos, ni el gran Paco Martínez Soria lo hubiera interpretado mejor que nosotros en "La ciudad no es para mi"!!

Después de hacer el check in en el motel, llegamos a la habitación a las 2h de la mañana, dónde mi amigo Toni y yo todavía tuvimos fuerzas para tragarnos un concierto de Bruce Springsteen que estaban emitiendo en la tele.... sin comentarios!!! jaja.

DÍA 2.- LOS ÁNGELES.

Después de un largo viaje y de acostarnos a las tantas, el jet lag no nos ha dejado dormir más y a las 8:30h ya estabamos despiertos, duchados y empezando a desayunar en la mini cafetería del motel, compuesto básicamente por café aguado y muffins.

Después de desayunar recogimos nuestros equipajes y los metimos en el coche, ya que cambiamos de alojamiento por uno más céntrico, concretamente en la playa de Santa Mónica.



Una vez dejado el alojamiento, y para recuperarnos de nuestro jet lag, nuestra primera visita fue a Universal Studios, lugar que recomiendo muchísimo, y más si os gusta el cine, dónde podreis visitar decorados y escenarios de grandes películas, como La Momia, Terminator, La Guerra de los Mundos y Psicosis, entre muchas otras.

La entrada general nos costó 34 $ por persona, y si no quereis hacer cola en las taquillas las podeis comprar cómodamente en su web de Universal Studios y a través de su web también podeis consultar los horarios de los tours en español. Una visita muy entretenida e interesante. 






















Dentro de Universal Studios hay cientos de atracciones para los más pequeños, espectáculos en directo sobre alguna película conocida, y sobretodo cientos de tiendas de souvenirs y restaurantes para pasar todo un día de visita y disfrutar, independientemente de la edad de cada uno.
















Salimos de Universal Studios ya a última hora de la tarde, y antes de ir hasta nuestro alojamiento de Santa Mónica, decidimos ir a hacer una visita al Griffith Observatory, aunque no llegamos a entrar.

Desde aquí se obtienen una vistas espectaculares de la ciudad.


Ya a última hora de la tarde llegamos a nuestro motel en Santa Mónica, situado justo enfrente de la playa y de la zona de ocio nocturno, y a dos calles de la zona de shopping. Hicimos el check in sin problemas, dejamos el equipaje en las habitaciones, y nos fuimos a buscar un lugar para cenar.




Después de cenar en un típico restaurante italiano de los que conservan los manteles de cuadros rojos, y de dar una vuelta por la zona del Puerto, sobre las 23h decidimos volver a nuestro motel a descansar, que el día había sido de transicción y recuperación, muy largo y todavía con efectos del jet lag.

DÍA 3.- LOS ÁNGELES.

Hoy volvemos a madrugar, y después de un pobre desayuno en la recepción del motel compuesto por café aguado, zumo industrial y muffins, cogimos el coche rumbo a Hollywood y visitar el Paseo de la Fama y el Kodak Theatre, los mayores emblemas de la ciudad.

Aparcar el coche en la ciudad es un poco complicado, así que lo mejor es dejarlo en párkings públicos, aunque aquí choca que cuando dejas el coche, también tienes que dejar las llaves al personal del párking, y las recuperas al volver cuando ya has pagado. Así que lo mejor es no dejar nada de valor dentro de los vehículos por lo que pueda pasar.

Nuestra primera visita fue el Paseo de la Fama, una calle kilométrica llena de estrellas de famosos en el suelo, y al contrario de lo que podíamos pensar, cada famoso tiene que pagar un impuesto anual para que permanezca su estrella allí, en caso contraria se le da de baja y se le retira, por lo que el conocimiento que tenemos muchos de nosotros de que las estrellas que hay allí ubicadas es un homenaje a todas esas personas, en realidad no es así.
















Sin duda la más visitada y más emotiva fue la del rey del pop, Michael Jackson, fallecido 15 días antes en su mansión, y dónde estaba lleno de todo tipo de fans haciendole su pequeño homenaje.

La zona está llena de frikies, de personajes cinematográficos en busca de turistas para hacerse fotos con ellos a cambio de unos cuántos dólares, y de decenas de tiendas de souvenirs. Además cuando nosotros estuvimos estaban preparando todo para la presentación por la tarde la última película de Brad Pitt, titulada Malditos Bastardos, y dónde sus fans ya se agolpaban a primera hora de la mañana en busca de un buen sitio para ver a su ídolo.












Visita interesante por haberlo visto tantas veces en televisión, pero tampoco os espereis gran cosa, la verdad. Se recomienda visitarlo durante el día y evitar ir a última hora de la tarde o al anochecer, ya que nos comentaron que la zona no es muy segura, sobretodo para el turista.

Nuestra siguiente visita fue ir en busca del famoso letrero de Hollywood y hacernos la foto, y aunque para llegar cerca de la zona hay que pasar por una residencia privada de casas, después de muchas vueltas lo conseguimos, y pudimos parar el coche rápido para bajarnos, hacernos la foto e irnos de allí antes de que los vecinos llamaran a la policía, que ya sabemos que en este país no se andan con tonterías.


Después nos fuimos hacia la zona más chic de Los Ángeles, como son los barrios de Bel Air, y sobretodo, Rodeo Drive, llenas de exclusivas boutiques de marca y dónde todos los famosos se gastan sus fortunas.
Como ya era la hora comer y nuestros estomagos estaban hambrientos, aprovechamos para comer por la zona sin dejarnos un riñón, y al final acabamos en una terracita de una cadena de Subway, dónde pudimos saciar nuestra hambre y nuestra sed por un precio ajustado.

De aquí cogimos el coche y nos fuimos a visitar el downtown o zona financiera de Los Angeles, y sobretodo, una visita que me hacia mucha ilusión, el Staples Center de Los Angeles, pabellón de los Lakers en la NBA. El pabellón por dentro no lo pudimos visitar porque lo estaban acondicionando para un evento musical, y tuvimos que conformarnos con los exteriores y con la tienda oficial, dónde cayó la camiseta oficial de la celebración por el anillo conseguido dos meses antes.






De vuelta a Santa Mónica, y antes de ir a nuestro motel, hicimos una visita rápida a Venice Beach para ver todo su ambiente, aunque personalmente me decepcionó bastante, ya que esperaba ver las típicas chicas en bikini y patinando, chicos musculosos haciendo pesas en la playa, etc... y solamente acabamos viendo cientos de mendigos y vendedores de marihuana.

Después de una merecida ducha en el motel, nos fuimos al Third Promenade, situada a dos calles de nuestro alojamiento, dónde es una calle comercial que recuerda mucho al Portal de l'Àngel para la gente que sea de Barcelona, es decir, una calle peatonal llena de comercios a banda y banda de la calle, con músicos callejeros tocando.

Lo curioso de esta calle es que está prohibido fumar, no había ninguna señal que lo pusiera, pero cuando intenté encenderme un cigarro mientras esperaba a que los demás terminaran de comprar, me gané un buen rapapolvos por parte de los lugareños.

Las tiendas más destacadas y dónde mejor pude comprar fue en Abercombie & Fitch, Tommy Hilfiger y Apple.

Después de nuestro afán consumista, dejamos las bolsas en nuestro alojamiento y nos fuimos a cenar por el puerto de Santa Mónica, dónde finalmente no había mucho que nos convenciera y acabamos haciendo de turistas en el Bubba Gump, dónde cenamos regular y lo pagamos a precio de turista, y dónde te regalan el vaso del lugar si consumes cerveza, como fue en mi caso.




Después de cenar nos dimos una vuelta por el puerto y de vuelta al motel, dónde mañana había que madrugar para irnos a empezar a recorrer toda la costa, parando a dormir en Carmel.

DÍA 4.- LOS ÁNGELES - CARMEL-BY-THE- SEA.

Hoy me levanto muy temprano para dar una vuelta por la playa de Santa Mónica, aprovechando los primeros rayos de sol del día y dónde puedo ver a algunas personas haciendo deporte por la playa sin el agobio del resto del día.
















De vuelta al alojamiento, y una vez que todo el mundo ya estaba preparado, recogimos todo nuestro equipaje y pusimos rumbo tranquilamente a Carmel-by-the-Sea haciendo paradas por el camino a través de la Big Sur. La primera parada fue en la mítica Santa Bárbara, dónde aprovechamos para desayunar tranquilamente en un Starbucks, para proseguir la marcha por la autovía 101, dónde paramos en San Luis Obispo para visitar un poco la pequeña ciudad y su Misión, y aprovechar para comer.














Después de comer seguimos nuestro camino hacia Carmel por la famosa Big Sur, una carretera serpenteante sobre acantilados con unos paisajes y unas vistas alucinantes, dónde tras conducir un rato decidimos parar en Point Lobos, dónde hay una colonia de focas y leones marinos al lado de la playa. La entrada es gratuita, se puede dejar vuestro coche aparcado sin problemas y encontrareis decenas de leones marinos y focas tumbadas sobre la playa. Una visita imprescindible y que no os llevará mucho tiempo.




















Sobre las 18:30h de la tarde llegamos a nuestro alojamiento reservado, y después de hacer el check in y dejar el equipaje en las habitaciones, salimos a dar una vuelta por el pequeño pueblo, famoso porque Clint Eastwood es el alcalde, y porque es la zona de residencia de decenas de americanos adinerados que se han retirado y quieren pasar su dorada jubilación en este lugar.

Acabamos en un centro comercial que estaba abierto, y dónde algunos aprovecharon para seguir fundiendo la Visa (aunque parezca raro, aquí no fue mi caso).

Después del shopping acabamos en un restaurante típico americano, dónde los americanos van a ver los partidos de béisbol o fútbol americano en televisiones gigantes, y probamos nuestras primeras hamburguesas del viaje acompañadas de un cubo de patatas fritas, dónde he de reconocer que estaban buenísimas pero que no ayudaba para nada a nuestro colesterol, pero un día es un día.

Después de cenar volvimos caminando a nuestro motel y a dormir, que el día había sido largo.




DÍA 5.- CARMEL-BY-THE- SEA - SAN FRANCISCO.

Después de descansar genial en este tranquilo pueblo y de desayunar en el comedor del motel, hicimos el check out, guardamos todo el equipaje en nuestra monovolumen, y nos fuimos a dar una vuelta por Carmel antes de partir hacia San Francisco.

Carmel es una pequeña población costera muy tranquila y muy bonita, y si no vais justos de tiempo y no quereis hacer todo el recorrido directo desde Los Ángeles a San Francisco, os recomiendo una pequeña visita.












Después de dar una pequeña vuelta partimos hacia Monterrey, situado a 8 Kms. de Carmel, y famoso por albergar el circuito de Laguna Seca para los amantes del motociclismo, pero poco antes de llegar nos encontramos parados en un gran atasco de tráfico dónde perdimos mucho tiempo, así que decidimos irnos directamente a San Francisco, dónde tardamos aproximadamente hora y media desde Carmel.

La entrada a San Francisco fue bastante emotiva para mi, hacia años y años que soñaba con visitarla, y finalmente me encontraba allí!! Pusimos en nuestro gps la dirección de nuestro hotel situado en la zona de Union Square, el corazón de la ciudad, y llegamos sin problemas.

Después de hacer el check-in en el hotel, dejar nuestro equipaje y negociar un párking para el coche para los tres próximos días, ya que no íbamos a utilizarlo para movernos por la ciudad, pusimos rumbo a la zona comercial, dónde lo primero que hicimos fue comprar nuestro abono de transporte, el famoso Muni Passport, que te da derecho a coger todo tipo de transporte público ilimitadamente para los siguientes 3 días, a razón de 18 $ por persona.

Os recomiendo que lo hagais así porque sale económico. Nosotros lo compramos en la intersección de Powell Street con Market Street, dónde bajas unas escaleras y te encuentran con la oficina de turismo.
Después nos fuimos a comer a un restaurante italiano dónde conocimos a un simpático mexicano que trabajaba allí con un parecido asombroso a Jorge Fernández, nuestro modelo y presentador, y el que muy amablemente nos pasó muchas recomendaciones.

Después de comer empezamos a explorar la ciudad, empezando por la zona financiera y visitando Chinatown.


























Cuando empezaba a caer la tarde, algunos decidieron volver al hotel a descansar, y otros volvimos a Union Square dónde aprovechamos lo que quedaba de tarde para hacer shopping en tiendas como Abercrombie & Fitch, una de mis favoritas.

Después de dejar las bolsas en el hotel y cambiarnos de ropa, salimos a dar un paseo por la zona y a buscar un lugar para cenar, aunque no nos complicamos mucho.










Cuando salgais por la noche hay que tener cuidado ya que muchas zonas de San Francisco están llenas de homeless o vagabundos, lo que puede crear un poco de inseguridad o desconfianza, aunque os puedo asegurar que no es nada peligroso, simplemente estas personas se te acercan pidiendo dinero o tabaco, pero basta con decir que no y no se ponen pesados ni peligrosos, simplemente te lo agradecen.

Ya empezaba a ser un poco tarde y al día siguiente queriamos visitar la ciudad más a fondo, así que dimos por concluido nuestro primer día en San Francisco y nos fuimos a dormir.

DÍA 6.- SAN FRANCISCO.

Después de desayunar, le preguntamos a la recepcionista del hotel cuál era el número de bus que nos fuera mejor para ir a la zona de Alamo, y en 20 minutos nos plantamos allí. Alamo Square es un icono de la ciudad y se dió a conocer gracias a la serie de los años 90 "Padres Forzosos". Lo más característico de esta zona son las Painted Ladies, que son las casas victorianas de colores que podemos encontrar.






Solamente os puedo decir que no os vayais de San Francisco sin visitar esta zona, porque es muy recomendable. Desde Alamo Square fuimos bajando hasta llegar al barrio de Haight Ashbury, el barrio hippie y bohemio de la ciudad, y que en décadas atrás era la zona de venta de drogas y sobretodo de consumo de crack, que tantas veces hemos visto reflejado en películas.

Cuando acabamos de visitar esta zona cogimos un autobus hasta Union Square, y de allí fuimos caminando para visitar la American Trans Pyramid y llegar hasta la Colt Tower, dónde las vistas son impresionantes.
































Después de visitar toda esta zona y de descansar un rato, nos fuimos andando hasta Lombard Street, otro icono de la ciudad gracias a sus jardines bien cuidados y dónde se puede bajar en coche serpenteando la calle, aunque nosotros no lo hicimos.






Cogimos el tranvía y nos fuimos hacia Fisherman's Wharf para hacer una primera incursión, aunque al día siguiente lo visitaramos más a fondo. Antes de visitar la zona, nos paramos a comer por la zona y después ya lo estuvimos visitando tranquilamente. Famoso es el Pier 39, dónde podremos ver a una colonia de lobos marinos acampando a sus anchas.



























Después de la visita al Fisherman's Wharf, nos paramos en un supermercado y compramos una nevera portátil de corcho blanca por 6 $ para poder llevar bebida fresca y comida para los próximos días, en la que íbamos a visitar el Parque Nacional de Yosemite. Os puedo asegurar que la nevera nos fue de maravilla para todos los días que la tuvimos.

De allí cogimos el tranvía hasta Union Square y después de ducharnos fuimos a cenar al restaurante Lori's Dinner, totalmente recomendable y situado en la misma Union Square, y después de cenar todos se fueron a dormir excepto mi amigo Toni y yo, que decidimos coger el metro y plantarnos en la zona de Castro, que es la zona de gays y de marcha de San Francisco, y aunque ninguno de los dos somos gays, nos apetecía ver el barrio y tomarnos una copa en algún lugar de ambiente.

La zona está genial, dónde tienen negocios abiertos hasta altas horas de la noche, incluso tiendas exclusivas de ropa, restaurantes, bares de copas, .... y no hace falta decir que San Francisco es la ciudad más tolerante del mundo, y que nosotros no tuvimos problema alguno con nadie y todo el mundo fue muy amable y educada con nosotros.

Sobre las 1.30h de la mañana nos volvimos al hotel, aparte de que era un día entre semana y tampoco había mucho ambiente, queríamos descansar para el día siguiente, que era el plato fuerte de nuestra visita a San Francisco, y un día que tenía marcado en mi agenda de todo el viaje.


DÍA 7.- SAN FRANCISCO.

Después de desayunar, cogemos el autobus dirección al Golden Gate Bridge, el famoso puente de San Francisco. No quisimos madrugar mucho porque sabíamos que a primera hora estaría cubierto por la niebla.

Una vez allí, por fin tenía delante uno de los mayores iconos de San Francisco y de la costa oeste de Estados Unidos, el Golden Gate Bridge, ese puente rojo que había visto tantas veces en películas y en fotografías, y el que por fin podría atravesar con mis propias piernas.










Atravesamos por primera vez el Golden Gate a pie, que tiene una longitud de 2,7 Kms. pero la verdad es que se me hizo muy corto recorrerlo, ya que las vistas que tiene a la bahía de San Francisco son impresionantes.














Volvimos caminando otra vez atravesando el Golden Gate, hicimos infinidad de fotos y para la hora de comer volvimos a coger el autobus que nos llevó de nuevo a Union Square, dónde estuvimos comiendo y acabando de hacer algunas compras, y después cogimos el tranvía hacia el Fisherman's Wharf, dónde acabamos de visitar la zona y fuimos a recoger nuestras entradas que teníamos reservadas para visitar la prisión de Alcatraz.

Nosotros las compramos desde casa a través de su web Alcatraz Tickets y nos costó 28 $ por persona, y si pensáis en viajar en temporada alta, os recomiendo que las compreis por anticipado, ya que una vez allí no quedan tickets y os puede condicionar vuestra visita a este highlight de San Francisco, que es totalmente recomendable.

Después de presentar mi pasaporte y recoger las entradas, a las 18h en punto partía el barco hacia Alcatraz.












Las vistas en el barco durante el trayecto a la prisión de Alcatraz son maravillosas, a pesar del viento que hace en la cubierta del barco. A la llegada te recibe un guia que te va acompañando hasta la puerta, y si no entiendes el inglés puedes coger una audioguia en español incluida en el precio que te va explicando toda la historia, sobretodo la de sus famosos presos, como Al Capone.




























Una vez que ya había anochecido sobre Alcatraz, cogimos de nuevo el barco que nos llevó hacia el Pier 33, acabamos de dar dar una última vuelta para despedirnos del Fisherman's Wharf, dónde cogimos el tranvía que nos llevaría hasta nuestro hotel en Union Square.

El día había sido largo y cansado pero totalmente recomendable, uno de mis mejores días viajeros, así que como no teníamos mucha hambre, bajamos a tomarnos una cerveza por la zona y nos recogimos pronto, que al día siguiente teníamos que dejar el hotel antes de las 10h de la mañana.

DÍA 8.- SAN FRANCISCO - P.N. YOSEMITE.

Después de desayunar y dejar preparado todo mi equipaje para hacer el check out en el hotel, mientras esperábamos que nos trajeran nuestro coche del párking, apuré mis últimos momentos visitando la zona de Union Square, dónde lo más importante son los grandes almacenes Macy's que hay allí, y alguna que otra tienda de ropa interesante.














Definitivamente, esta ciudad me ha atrapado por completo y de momento se ha convertido por méritos propios en mi ciudad favorita de todo el mundo, juntamente con Barcelona. Espero volver algún día y pasar más tiempo en San Francisco, una ciudad cultural, multiracial, bohemia y tolerante.

Una vez nos trajeron el coche cruzamos el Golden Gate Bridge con el coche y fuimos a la pequeña población de Sausalito, situada justo enfrente de la bahía de San Francisco, y zona de gente adinerada dónde todo es muy tranquilo y hay grandes mansiones, casas de lujo y grandes galerías de arte.

La estuvimos visitando por espacio de una hora, después nos paramos en un supermercado en el mismo Sausalito y estuvimos haciendo una buena compra para los próximos días, dónde visitaremos el Parque Nacional de Yosemite, naturaleza en estado puro.














Después de hacer la compra volvimos a cruzar el Golden Gate, y antes de salir de San Francisco fuimos hacia Twin Peaks, dónde pudimos contemplar esta maravillosa ciudad desde las alturas. Con mucha pena dejamos San Francisco, a partir de ahora el paisaje cambiaba por completo y nos adentrabamos a zona montañosa, dónde después de un par de horas llegabamos a El Portal, y poco después a nuestros apartamentos en Yosemite, a tan sólo 8 Kms. de la entrada del Parque Nacional.

La verdad es que los apartamentos están genial, habitaciones amplias, televisiones de plasma, cocina, y situados en una zona residencial dónde dispone de tiendas y restaurantes (bastante caro, por cierto), una zona de piscinas y jacuzzi comunitario, y justo al lado del rio, con unas vistas maravillosas.

Esa tarde poco más pudimos hacer, Toni y yo nos fuimos a bañarnos al rio, después lo combinamos con un poco de piscina y jacuzzi, y por la noche estuvimos preparando la cena para todos.

Después de cenar a descansar, que mañana toca madrugar para ir al P.N. de Yosemite a realizar trails y senderismo, que ya toca para desconectar un poco de tanta ciudad y rascacielos.




DÍA 9.- P.N. YOSEMITE.

La verdad es que hemos descansado genial, en plena naturaleza y solamente interrumpido por el ruido del agua del rio... una gozada!!

Hemos desayunado todos juntos y nos hemos preparado unos picnics para llevarnos y comer dentro de Yosemite para no perder tiempo en volver a los apartamentos para comer.

Cuando hemos llegado al P.N. Yosemite, en la entrada nos han parado los Rangers del parque, hemos pagado la entrada, y muy amablemente nos han dado un mapa de todo el parque y no han informado un poquito de todo lo que nos vamos a encontrar y cómo debemos comportarnos, y todo con una amabilidad exquisita que ya les gustaría a muchos. Eso si, en inglés.

Una vez dentro del parque hay diferentes rutas y diferentes trails para realizar, todo depende del tiempo que dispongas y de vuestro estado de forma, aunque debo decir que la mayoría son aptos para cualquier persona de cualquier edad independientemente de su estado físico.

Nuestra primera parada fue a la Bridaveils Falls Trail, unas cascadas enormes y con una caida de agua impresionantes. Algunos se animaron a subir hasta dónde pudieron.




Durante todo el día estuvimos haciendo varios trails, como el Glacier Point, con las impresionantes vistas de El Capitán de fondo, Tunnel View o el Lago Mirror, entre otros.


























Sobre las 18:00h de la tarde dimos por concluido el primer día en el P.N. Yosemite, fuimos a buscar el coche y nos dirigimos a nuestros apartamentos. Había sido un día maravilloso, nuestras cámaras echaban humo y los paisajes eran espectaculares.

De vuelta al apartamento el mismo ritual que el día anterior, Toni y yo nos fuimos a bañarnos al rio para apurar las últimas horas de luz, piscina y jacuzzi prácticamente para nosotros solos.

Después cenita todos juntos y a dormir, que hoy con tanto senderismo las piernas ya lo empiezan a notar.

DÍA 10.- P.N. YOSEMITE - LONE PINE.

Hoy después de desayunar hemos recogido todo nuestro equipaje y toda la bebida que nos ha sobrado, hemos realizado el check out en el apartamento y hemos metido todo en nuestro coche, ya que nuestra idea es seguir visitando el Yosemite pero esta vez cruzando todo el parque, y no queremos después volver para atrás para recoger todo el equipaje otra vez y que se nos haga de noche dentro del parque, por lo que decidimos llevarnos todo el equipaje con nosotros y una vez que crucemos el parque, pararemos a dormir en Lone Pine.

De lo más destacado del día será visitar los impresionantes sequoias, el Valle de Yosemite, visitando el Half Dome por el Tioga Pass aprovechando que es verano y no está cortado por la nieve, hasta llegar a Tenaya Lake.


































Después de cruzar todo el P.N. Yosemite, que junto a San Francisco ha sido personalmente lo que más me ha encantado del viaje, llegamos a la población de Lee Vining, dónde paramos a descansar un rato, y sobretodo, a comer.

Como no podía ser de otra manera, paramos en un restaurante típico de cowboys americanos, y nos metimos unas hamburguesas que fue imposible acabarlas de lo grandes que eran. Dimos una pequeña vuelta por el pequeño pueblo, y emprendimos la marcha hacia Lone Pine, situado a hora y media de allí, dónde antes de llegar nos paramos en un centro comercial de carretera, dónde estuvimos haciendo unas compras, sobretodo de bebida, aprovechando que todavía teniamos la nevera portátil que compramos en San Francisco, y bastante hielo para que se mantuviera todo frio.




Ya de noche, llegamos a nuestro alojamiento en Lone Pine, el típico motel americano con habitaciones muy amplias y televisor de plasma, y el coche aparcado en la misma puerta de la habitación. Hicimos el check in sin problemas, aunque la curiosidad fue que nos hicieron firmar un documento dónde se prohibía fumar dentro de las habitaciones o traer invitados que no fueran huespedes, y que en caso contrario comportaba una multa de 500 $.

Me pareció curioso y fue la primera y única vez que me encontré con esa situación en todo el viaje.

Salimos a cenar algo en el mismo pueblo, nos tomamos unas cervezas fresquitas en la habitación, y como era noche cerrada y no se podía hacer nada más, a medianoche nos fuimos a descansar, que mañana queríamos aprovechar bastante el día y madrugar para no cruzar el desierto del Death Valley con toda la calor, aunque eso fue misión imposible.

DÍA 11.- LONE PINE - DEATH VALLEY - LAS VEGAS.

Hoy madrugamos más que de costumbre, que ya es decir. A las 6:30h nos levantamos y dejamos todo recogido para irnos, pero una persona del grupo se encontró mal por la noche y tuvo una reacción alérgica un poco preocupante, y tuvimos que ir en busca de una farmacia para que le recomendaran algo.

Después se pararon a desayunar, así que lo que inicialmente era salir a las 7:00h de la mañana con la fresquita, se convirtió en salir cerca de las 11h de la mañana.








La primera parada que hicimos fue al pueblo fantasma de Bodies, un poblado minero abandonado pero que se conserva tal y como se dejó en su día, la visita es gratuita y no os llevará más de una hora realizarla con calma, y que es curiosa y bonita, así que os lo recomiendo.














Después de visitar Bodies nos fuimos directos al Death Valley. Debo reconocer que cuando estaba organizando el viaje no me apetecía mucho recorrer el Death Valley, pero después de reconsiderarlo decidí incluirlo en nuestro planning, y la verdad es que no me arrepentiento.

Eso sí, llevaros abundante agua, el depósito de gasolina lleno y aunque la conducción sea aburrida y monótona por grandes carreteras rectas, sin curvas, con el paisaje árido y desierto a lado y lado de la carretera, y no os crucéis apenas con nadie más en todo el trayecto, ni se os ocurra exceder los límites de velocidad, porque no sé de dónde salen ni dónde estaban, pero en dos minutos tienes a un coche de policía detrás tuyo dándote el alto y empapelándote, así que mejor no correr riesgos.

Nosotros a esas horas del mediodía, la temperatura del coche nos marcaba 43º en el exterior, así que si vais muy cargados de equipaje o personas, intentar ir quitando el aire acondicionado de vez en cuando para que no se caliente el radiador de vuestro coche.

Durante el trayecto por el Death Valley lo más importante para visitar es el Badwater Basin, el Zabriskie Point y el Dante's View, siempre y cuando cojáis el desvío de la 190 y lo recorráis durante 21 kms., y aunque parezca complicado no lo es porque hay algunas señales que te van informando.








Después de hacer varias paradas y de poco más de hora y media conduciendo tranquilamente, por fin llegamos a Las Vegas. Está claro que no es lo mismo llegar a la ciudad durante el día que por la noche, que te reciben todos los neones y toda la ciudad iluminada, pero de día tampoco desmerece para nada.

Llegamos por la avenida principal, The Strip, que recorre la ciudad de punta a punta, y lo primero que hicimos fue ir directos a nuestro hotel, el Luxor, dónde dejamos el coche en el párking incluido en el precio de la habitación, hicimos el check in y en media hora ya estabamos dejando todo nuestro equipaje en nuestras respectivas habitaciones.

El hotel es impresionantepero personalmente pienso que elijas el hotel que elijas, vuestra estancia será maravillosa. Nosotros nos decidimos por el Luxor porque nos encanta la historia, y este hotel temático está ambientado en el antiguo Egipto, y sobretodo por su precio, ya que por 30 $ disponiamos de una habitación doble enorme, alojados en la pirámide, y con párking incluido.

Dimos una vuelta por el interior del hotel, dónde había una exposición sobre el Titanic, y otra de Bodies, que semanas antes ya había tenido la oportunidad de visitar en Barcelona.

Buscamos un sitio para comer en el mismo hotel, y finalmente nos decidimos por un mexicano, que aunque la comida estaba muy buena, el precio era un poco elevado para lo que habiamos gastado en los días anteriores.










Después de comer empezamos nuestro primer contacto con las visitas a diferentes casinos, entre ellos los más cercanos, el Luxor, Excalibur, y el New York, New York, todos ellos conectados interiormente por un pequeño skytrain que hace que no salgas a la calle con toda la calor.




















Después de pasar un rato en el interior de los casinos, rodeado de ludópatas y del ruido de las tragaperras, decidimos dar una vuelta por los exteriores de los hoteles, que es dónde Las Vegas guarda toda su magia, sobre al anochecer, y es que muchos hoteles son obras de arte.




















Finalmente llegamos hasta los exteriores del Hotel Bellagio, famoso porque aquí se rodó la película Ocean's Eleven, y porque cada día hacen el espectáculo de luz y sonido en sus fuentes, que dura más o menos un cuarto de hora y que es totalmente recomendable. El espectáculo se realiza cada media hora.




Después de cenar algo rápido, volvimos de nuevo a nuestro hotel pero esta vez con todos los hoteles y casinos iluminados, que le da otro encanto a la ciudad.

Sobre las 23:30h llegamos a nuestro hotel y nos disponíamos a descansar, que el día había sido muy largo y muy bien aprovechado.






















DÍA 12.- LAS VEGAS.

Hoy el día va a ser de relax, visitando la ciudad, numerosos casinos por dentro y paseando por la ciudad del pecado sin prisas alguna.


















Os informo que todos los días hay espectáculos gratuitos en diferentes puntos de la ciudad. Aparte de las Fuentes en el Hotel Bellagio, podemos encontrar cada tarde a partir de las 19h, y cada hora en punto, el espectáculo del Volcán en el Hotel Mirage cada hora y media el espectáculo de las Sirenas en el Hotel Treasure Island.






Estuvimos en la calle Freemont visitando la Freemont Experience, un espectáculo diario de luces led muy recomendable, y volvimos tranquilamente a nuestro hotel recorriendo todo The Strip sin prisas y parándonos dónde más nos interesaba.

Al volver al hotel llamamos a la agencia con la que contratamos la excursión al Gran Cañón para el día siguiente confirmar horarios y punto de recogida. Tocaba madrugar, ya que nos pasarían a buscar a las 6:30h por nuestro hotel.

DÍA 13.- LAS VEGAS - GRAN CAÑÓN - LAS VEGAS.

Hoy tocaba madrugar bastante, y a las 6:30h en punto ya estabamos esperando en el exterior de nuestro hotel para que vinieran a buscarnos para hacer la excursión al Gran Cañón del Colorado, una de esas visitas imprescindibles y que nadie puede perderse.

Contratamos la excursión desde Barcelona por internet con la empresa Papillon según el tour que nos interesó, reservamos y lo dejamos pagado, a razón de 225 $ por persona. La noche de antes simplemente tuvimos que llamar a un telefono gratuito que te proporcionan para confirmar tu asistencia, apuntan tu peso para repartirlo en las avionetas y te confirman la hora.

Nos pasaron a recoger puntualmente, nos subieron en un mini bus hasta el centro de Las Vegas, y allí cambiamos a un autobús más grande y con todas las personas que iban recogiendo de los demás hoteles, y nos llevaron hacia el aerodromo, situado a unos 40 minutos de la ciudad. Allí nos separaron por grupos y nos pusieron nuestras pegatinas, y en media hora ya estabamos sobrevolando la Presa Hoover y el Gran Cañón en una avioneta de 10 plazas. Fue una experiencia maravillosa!!


















































Estuvimos allí prácticamente todo el día, la experiencia es inolvidable. Comimos allí mismo un menú con aquellas vistas espectaculares, y aunque la excursión tampoco es que sea barata, si podeis hacer un esfuerzo económico lo agradecereis el resto de vuestras vidas.

La única pega que le encuentro, es que si quieres visitar el Glass Bridge (el Puente de Cristal colgante) tienes que dejar todos tus objetos personales en una taquilla, incluido móviles y máquinas fotográficas, y si quieres alguna foto tienes que pasar caja, y me parece que con lo que se paga ya por el tour es un abuso. Pero hay que entender que es una reserva privada y que las tribus hualapis tienen que vivir del turismo.

A las 15:30h salimos del Gran Cañón haciendo la misma ruta que la mañana, y a las 17:00h de la tarde ya nos estaban dejando otra vez en la puerta de nuestro hotel.

Aprovechamos para descansar y darnos una reparadora ducha, y por la noche volvimos a salir a cenar dónde el día anterior, en una cantina mexicana llamada Diabolo dónde se cenaba bastante bien, y estuvimos visitando de nuevo la ciudad y todo su ambientazo nocturno.
























Antes de ir a dormir queríamos ir a tomar una copaen el Bar Coyote del Hotel New York, New York, pero entre la cola de gente que había, que tenías que estar apuntado en una de las famosas listas y que te obligaban a ir muy bien vestido, desistimos de la idea y nos fuimos a un pub irlandès situado debajo del Puente de Brooklyn ambiente, y dónde nos dieron las tantas.

De vuelta al hotel a descansar, hoy ha sido un gran día y mañana es nuestro último día entero en USA.

DÍA 14.- LAS VEGAS.

Hoy es nuestro último día entero en Las Vegas. Después de tantos casinos y tantos hoteles, mi intención y mi idea era poder coger el coche y poder hacer alguna ruta para desestresarnos un poco de tanta ciudad artificial y poder visitar Monument Valley, entre otros.

Pero la idea no tuvo mucho éxito, y después de tantos días de viaje y más de 3.000 Kms. recorridos en coche, las demás personas del grupo preferían un poco de relax, y la verdad es que a mi no me apetecía para nada irme sólo por esas carreteras solitarias. Pensándolo bien hoy en día, creo que sí lo hubiera hecho, pero en aquel momento me daba cierto respeto.

Finalmente decidimos ir de compras, y nos fuimos al Premium Outlet que se encuentra al final de The Strip, dónde estuvimos allí hasta la hora de comer. Yo la verdad es que no compré mucho, ya que apenas tres meses antes ya había venido bastante cargado de compras de mi visita en Nueva York. Aún así, me faltaban manos para aguantar todas las bolsas que llevaba. Los demás disfrutaron bastante con las compras, sobretodo algunos que les costaba salir del hotel porque no se encontraban bien parece ser que resucitaron cuando oyeron la palabra "shopping"!!

De vuelta al hotel dejamos todas las bolsas en nuestras habitaciones, descansamos un poco y nos fuimos a comer de nuevo al Diabolo, y después nos fuimos de nuevo a visitar los highlights de Las Vegas y a empezar a despedirnos un poco de la ciudad, ya que al nos esperaba un largo viaje de retorno.
























































Después de visitar más o menos todo lo que nos quedaba pendiente, y de no poder asistir a ningún espectáculo del Circo del Sol que se representaba por la ciudad por falta de tiempo y de no encontrar tickets a precios decentes (recomiendo mirar durante el día ofertas de tickets de espectáculos dónde está el letrero con la botella de coca-cola gigante, es la única manera de encontrar entradas con buenos precios), y después de acabar de hacer las últimas compras para amigos y familia, nos fuimos para el hotel a preparar todo nuestro equipaje, ya que al cabo de unas horas teníamos que ir hacia el aeropuerto.

DÍA 15.- LAS VEGAS - FILADELFIA - BCN.

Quedamos todo el grupo en recepción del hotel para hacer el check out a las 2:15h de la mañana. 


Después de entregar las llaves en recepción y cargar todo el equipaje en el coche, nos fuimos a las oficinas de Alamo a devolver el coche que tan buen rendimiento nos ha dado durante 3.000 Kms, y como era de esperar, las oficinas estaban cerradas, así que le entregamos al personal de Alamo que había por fuera el coche, se lo miraron por encima que estuviera en buen estado, y nos fuimos al aeropuerto, que está justo al lado.

Hicimos la facturación de nuestro equipaje con algún problemilla por el tema del peso de las maletas (son bastante estrictos) y la vuelta fue exactamente igual que la ida, salvo que en Filadelfia nos dió tiempo comer en uno de los restaurantes del aeropuerto y de hacer alguna compra en el Dutty Free.

Después de varios aviones y transportes, y de 21 horas después de haber despegado de Las Vegas, llegué a casa reventado y sin tiempo que lamentarse, al cabo de unas horas volver a la rutina estresante del trabajo, pero esta vez con muy buen sabor de boca y con ganas de enseñarle a mis compañeros las fotos de este impresionante viaje.

Aquí acaba este impresionante viaje que me ha encantado pero que me hubiera gustado aprovecharlo y exprimirlo más para visitar más lugares, pero ya se sabe que cuando se viaja con más personas siempre hay que llegar a un consenso y a veces hay que ceder en algunas ocasiones.

Lo que está claro es que algún día me encantaría volver a San Francisco y pasarme más tiempo en esta ciudad que me ha enamorado, y que después de más de 200 ciudades visitadas alrededor del mundo, sigue siendo mi favorita y dudo que alguna ciudad la supere algún día.

Solamente falta contar los días para el próximo viaje, que será 3 meses después!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario