7 de julio de 2012

HONG KONG



Hay muchas maneras de visitar Hong Kong. Por una lado podemos visitar una ciudad moderna, vertical, bulliciosa, que se ha ganado por méritos propios el apodo de la "Nueva York de Asia"; y por otro lado se puede visitar la misma ciudad pero en su lado más cultural y tradicional con sus mercados, sus hutongs y sus habitantes más humildes.

Aunque Hong Kong no es un país independiente y oficialmente es conocida como Región Administrativa Especial de la República Popular de China, mantiene su alto grado de autonomía excepto en dos materias: Asuntos Exteriores y Defensa, que es exclusivamente competencia de la República Popular de China.

A pesar de cabalgar entre dos culturas, como es la Milenaria china y la Colonial inglesa, Hong Kong es un lugar fascinante para visitar.



FICHA TÉCNICA DEL VIAJE

FECHA: Agosto 2.010

DÍAS: 3

DOCUMENTACIÓN NECESARIA

DNI

Pasaporte con mínimo 6 meses de validez.

Visado que se tramita directamente a la llegada del país.

OTROS DATOS DE INTERÉS

IDIOMA: Se habla el cantonés, aunque al ser una antigua colonia británica, la mayoría hablan el inglés sin problemas.

MONEDA: La moneda es el Dólar de Hong Kong, escrito HKD. Debido a la fluctuación de la moneda, en el momento del viaje la cotización era 1 € = 10 HKD aproximadamente.

TARJETAS: Se acepta el pago con tarjetas en casi cualquier lugar. No hay problemas para sacar dinero en cajeros automáticos.

GUIA DE VIAJE: Como siempre será la Lonely Planet, pero esta vez será la edición "De Cerca".

TELEFONO: Hay cobertura de teléfono en todo el pais, pero conviene tener contratado el roaming. Lo mejor es llamar desde locutorios o cualquier local dónde dispongan de un telefono, o bien comprar una tarjeta telefónica internacional en cualquier kiosco o estanco, siempre mucho más barato que usar el móvil.

INTERNET: Prácticamente en cualquier lugar hay ciber-cafés para conectarse y en la mayoría de alojamientos disponen de wifi gratuito.

SEGURIDAD: País 100% seguro.

VACUNAS: No hay ninguna vacuna obligatoria, aunque se recomienda estar vacunado de Hepatitis A y B, y Fiebre Tifoeida.

ELECTRICIDAD: El voltaje es de 220 V a 50 Hz con clavijas planas en algunos lados y redondas en otros. Conviene llevarse un adaptador.

DIFERENCIA HORARIA: + 6 horas en la época que la visité.

RELIGIÓN: Mayoritariamente budistas, taoistas y confuccionistas.

PRESUPUESTO DEL VIAJE

DESGLOSE DEL PRESUPUESTO                                     IMPORTE

VUELO BCN - DOHA - HONG KONG CON QATAR AIRWAYS                    720,00 €

ALOJAMIENTO                                                                                                 174,00 €

OTROS (COMIDAS, COMPRAS, GASTOS PERSONALES,..)                           155,00 €

Total Presupuesto por Persona                                  1.050,00 €

EL ITINERARIO DEL VIAJE

 
    Mostra un mapa més gran

 ALOJAMIENTO



























Hong Kong: Hotel YMCA. El primer alojamiento reservado desde España y dónde me iba a alojar durante tres noches. Reservado a través de la pagina YMCA. El precio fue de 116 € la habitación doble en la última planta del hotel, con aire acondicionado y vistas a la Bahía de Hong Kong y sin desayuno incluido, además de wifi gratuito. 

Fue el capricho del viaje, de lo mejor no solamente por el alojamiento, sino por su localización, en la zona de Tsim Sha Tsui con una parada de metro en la esquina, y la Bahía de Hong Kong justo delante, dónde se pueden coger ferries para cruzar al otro lado de la isla y visitar la zona financiera. La zona está llena de comercios y restaurantes, próxima a Nathan Road. Hotel muy recomendable para vuestra visita.

LO MEJOR DEL VIAJE

* Sin duda alguna, la ciudad en sí. Es un contraste entre lo moderno y lo tradicional. Pasar de ver rascacielos y grandes construcciones con impresionantes diseños dónde tienen su sede grandes firmas tradicionales y verte envuelto entre personas con traje y maletín y mujeres consumistas, a pasar a ver antiguas construcciones tradicionales como son los hutongs, que han permanecido de pie con el paso de los años.
 
* La buena red de transportes público de la que goza Hong Kong y que funciona de maravilla. Desde el mismo aeropuerto hasta el alojamiento que tuvimos se puede llegar tranquilamente en transporte público y por muy poco dinero. Está todo muy bien indicado y es muy cómodo.
 
* Lo barato que es todo en general, ya sea el transporte, la comida o los sitios a visitar, incluso hay espectáculo que son gratuitos, como la Light Simphony cada día a las 20h de la tarde.
 
* Pasear por Nathan Road, el Temple Market, la zona de Jordan y Mong Kok, visitando sus mercadillos nocturnos y sentir el bullicio de su gente en pleno centro de Hong Kong.
 
* Admirar de noche e iluminada todo el skyline de Hong Kong desde la bahía, es algo impresionante. 
 
LO PEOR DEL VIAJE

* Sin duda, el excesivo calor y humedad que hace en pleno mes de agosto. Era salir del hotel y sudar sin parar a cada momento.

* Es asombroso que siendo Hong Kong una antigua colonia inglesa, que la gente apenas hable inglés cuando le preguntas alguna cosa a alguien y tengas que buscarte la vida como puedas.

* El espectáculo de la Simphony Lights o Sinfonía de la Luz que se realiza cada día a las 20h de la tarde en la Avenida de las Estrellas, iba con muchas espectativas y me acabó decepcionando bastante.


Y después de esta pequeña introducción, nos vamos de visita virtual a Hong Kong!!!


DÍA 1.- DOHA - HONG KONG

Después de un inicio de viaje un tanto accidentado por culpa de los controladores áereos del aeropuerto de Barajas, dónde por culpa de la huelga de los trabajadores de tierra de Aena nos hicieron salir con retraso de Madrid dirección a Doha, al llegar a Qatar no tuvimos tiempo de coger el enlace que nos debería llevar a Hong Kong, que sería el punto de inicio de una ruta por el Sudeste Asiático, dónde aparte de visitar Hong Kong, debería llevarnos a Singapur, Kuala Lumpur y Camboya, así que tuvimos que resignarnos.

Debo decir que el personal de la compañía Qatar Airways se portaron genial con nosotros, ya que el problema que tuvimos con nuestros trabajadores de Aena era totalmente ajeno a ellos, y solamente pisar suelo qatarí ya nos estaban esperando para ofrecernos alojamiento en un hotel de 5 estrellas, con transfer ida y vuelta gratuito del aeropuerto al hotel y viceversa, más desayuno, comida y cena en el hotel incluido, y el visado de estancia en el país gratuito, y además nos ofrecían volar al día siguiente con nuestro mismo billete de avión sin pagar nada más.

Evidentemente que a nadie le gusta empezar las vacaciones así, y más por culpa de unos imbéciles que reclaman sus derechos a costa de quitarle sus derechos a las personas que menos se lo merecen, en este caso los viajeros. Era la primera vez que volaba con Qatar Airways y gracias a detalles como éstos que no tienen otras compañías, se convirtió en ese momento en mi compañía áerea favorita y en la que he tenido la suerte de poder volar con ellos posteriormente a otros países, y el trato ha sido igual de exquisito, aparte de sus precios más que competitivos respecto a otras compañías.

Lo que inicialmente se había organizado en visitar Hong Kong en 5 días y 4 noches, se tuvo que reducir a un día menos, pero a favor fue que pudimos visitar y hacer una pincelada de otro gran país como es Qatar.

Al final salimos dirección Hong Kong en la madrugada del 2 de agosto, cogimos el vuelo en Doha a las 01:20h de la madrugada sin ningún tipo de incidencia más, y llegamos al día siguiente a Hong Kong sobre las 16:00h de la tarde, hora asiática.

Una vez aterrizados y recogido nuestro equipaje, pasamos por inmigración y otro sello en el pasaporte, y quedamos alucinados de la belleza del aeropuerto, uno de los más bonitos que había visto por el momento. Salimos de la terminal y teníamos que llegar a nuestro hotel, el YMCA Hotel situado en la zona de Tsim Tsa Tsui, próximo al sur de Kowloon.

Hay diferentes alternativas para llegar, y nosotros elegimos el transporte público que funciona de maravillas. Compramos el ticket en el stand de Atención al Cliente del aeropuerto, compramos el ticket "Airport Express" y nos costó 85 HKD por persona (unos 8 €) y cogimos la línea verde hasta la parada Hong Kong. Al cabo de unos 30 minutos llegamos, hicimos transbordo con la línea roja hasta la parada Tsim Tsa Tsui, y nuestro hotel estaba a 30 segundos de la parada de metro.

Una vez en el hotel les dije si habían recibido mi correo electrónico que les envié el día anterior explicando nuestro problema con el enlace y que estaríamos una noche menos, y tuvieron el detalle de cobrarnos solamente 3 noches y no 4 como estaba previsto inicialmente.

Buena gente los asiáticos y sobretodo, saben cuidar del turismo y sus clientes. A mi me encanta conocer todo tipo de culturas diferentes y viajar a cualquier país del mundo, pero he de reconocer que soy un asiadicto y me fascina muchísimo la cultura asiática.

Una vez hecho el check in en el hotel y dejar todo el equipaje en nuestra espectacular habitación en la última planta con vistas a la Bahía, nos fuimos ansiosamente a hacer nuestro primer reconocimiento a la ciudad.

Fuimos hacia la Bahía que teníamos justo enfrente, empezando por visitar la Avenida de Las Estrelllas, algo así como el Paseo de la Fama de Hollywood pero solamente con celebridades asiáticas, así que aparte de Jackie Chan y Bruce Lee, pocas estrellas más tienen.





Aunque la tarde amenazaba con lluvias, la verdad es que es un paseo muy agradable, sobretodo cuando enfrente tienes la bahía y al otro lado del mar tienes la zona financiera innumerables rascacielos, que nos estaban esperando porque a las 20h en punto hacen cada día la Simphony Lights, o la Sinfonía de luz y color que dura alrededor de 20 minutos.





A las 20h ya estabamos en un buen sitio a primera línea de la bahía mezclados entre la multitud de la gente para ver el espectáculo de la Sinfonía de Luz, y en la que tenía muchas espectativas después de ver cientos de fotos, pero la realidad para mi gusto fue muy diferente, y me decepcionó bastante.

De acuerdo que el escenario es impresionante, delante del mar, con vistas a cientos de edificios y rascacielos iluminados de noche, y un espectáculo de luces sincrononizada al milímetro con la música que se escucha, pero para mi se hizo muy monótono y repetitivo durante algo más de 20 minutos.

Quizá para verlo una noche está bien, pero para verlo todas las noches que se está visitando Hong Kong me parece excesivo, así que es una visita que debe hacerse cuando se visita Hong Kong porque además es gratuito, pero recomiendo que no vayais a visitarlo más veces.




Después de presenciar el espectáculo de luces y sonido, pusimos rumbo a algún lugar para cenar, y nos fuimos para la zona de Nathan Road. Cómo estabamos cansados del viaje y al día siguiente nos esperaba un día bastante apretado, cenamos en un turco llamado Istambul Kebab.

Reconozco que era la primera vez que probaba la comida turca gracias a las recomendaciones de mis amigos Francis y Moni, y la verdad es que me encantó. Cenamos kebab y falafel, y aparte de delicioso, nos resultó todo muy barato.

Después de cenar dimos una vuelta por la zona y volvimos al hotel, pero después nos lo pensamos mejor, dejamos a una persona en su habitación y los demás nos fuimos a visitar el mercado nocturno de Ladies Market en la zona de Jordan, exactamente en la calle Tung Choi Street, dónde cayeron algunas compras.

Aquí ya dimos por finalizado el día de hoy, y nos volvimos al hotel sobre las 00:30h de la noche.


Mañana será otro día para visitar Hong Kong.

DÍA 2.- HONG KONG

Hoy nos levantamos pronto y como no teníamos incluido el desayuno en el hotel y era muy caro, nos fuimos en buscar de algún sitio para hacerlo, pero la búsqueda no duró mucho porque enfrente del hotel teníamos un Starbucks Coffee, que a mi personalmente me gustan mucho y es raro que no vaya a visitar un país y acabe visitando uno.

Después de desayunar cogimos el metro hacia Central, hicimos transbordo para la línea naranja, y después de 7 paradas bajarnos en la estación Tung Chung, desde aquí se sale de la estación y se cruza la plaza, y se coge el funicular que te lleva a la Isla de Lantau, dónde se encuentra el famoso Buda gigante en el Monasterio de Po Lin.

El ticket del funicular cuesta unos 9 € ida y vuelta, y el trayecto dura unos 25 minutos. El nombre de esta experiencia en funicular es Ngong Ping 360.

La verdad es que cuando estás dentro de la cabina con el suelo transparente y te estás transportando hacia la Isla, el paisaje es impresionante.





Cuando llegamos a la Isla de Lantau apenas había mucha gente todavía, así que pudimos aprovechar para dar una vuelta tranquilamente, mirar tiendas y hacer fotos.





Después de pasear un rato, por fin llegamos al Monasterio de Po Lin, con su impresionante buda gigante de 22 metros de altura situado en lo alto de la cima, dónde para llegar hay que subir por una gran escalera que te lleva directamente a sus pies.





Después de estar un buen rato allí arriba visitando todo y rodeado de mucha paz, partimos de nuevo para coger el funicular que debería llevarnos a la estación de Tung Chung, dónde haríamos trasbordo al MTR (metro) para llegar a la parada Central, que es la zona financiera de Hong Kong.

Cuando salimos de la estación y nos asomamos a la calle, parecía que estábamos en otro país totalmente diferente al que habíamos estado visitando hasta el momento.

Aquí todo eran rascacielos, gente entrajeada hablando con sus móviles y sus maletines, coches de lujo, etc.... Es increíble que una misma ciudad pueda tener estos contrastes con tal sólo cruzar la bahía que les separa.

La anécdota de este trayecto fue que para llegar a la zona de Central en MTR, el metro pasa por debajo del agua para cruzar la bahía. Antes de que se nos hiciera más tarde, aprovechamos para hacer la comida por esta zona, y nos metimos en un centro comercial dónde aparte de tiendas, solamente había un par de restaurantes y encima de comida rápida, así que no perdimos el tiempo y comimos aquí mismo para aprovechar todo lo que quedaba de tarde.








Después de comer y acabar de visitar la zona financiera, y cómo sabíamos que estábamos muy cerca de dónde se coge el tranvía que te sube arriba del Victoria's Peak (Pico Victoria) pues decidimos hacer el trayecto andando.

No es que estuviera muy lejos, pero 20 minutos andando lo tuvimos tranquilamente.

Cuando llegamos había una cola enorme de gente para comprar el ticket para subir en el tranvía que nos llevaría arriba para poder observar Hong Kong desde las alturas pero esta vez desde el lado opuesto que habíamos visitado hasta el momento, es decir, ahora veríamos la bahía y al otro lado la zona de Kowloon.

Si no quereis hacer cola para comprar el ticket, podeis comprarlo directamente por internet a través de su web The Peak y el precio es el mismo.

No hace falta deciros que si visitáis Hong Kong, el Victoria's Peak es una visita obligatoria y que no os la podeis perder, ya que las vistas desde el mirador son impresionantes.







Cuando ya nos cansamos de hacer fotos, volvimos a coger el tranvía para bajar abajo, y después cogimos un autobús para ir hacía el muelle, dónde cogeríamos un barco que por 20 céntimos de € nos cruzó al otro lado de la bahía y nos dejó en la zona de Kowloon, muy cerca de nuestro hotel.

Aprovechamos para ducharnos y cambiarnos de ropa, y cogimos el MTR hasta Mong Kok, dónde queríamos visitar el mercado nocturno que ponen cada noche y dónde hicimos algunas compras hasta la hora de cenar.



Cenamos en un restaurante dónde tenían comida internacional y variada, así que a la hora de pedir no habría problemas porque había comida de todos los gustos y paladares diferentes. El total de la cena fue de 70 € entre las 4 personas, y dónde nos metimos unas buenas risas a costa de la camarera que nos sirvió porque era muy empanada y hacía gestos muy raros...

Después de la cena estabamos ya que no podíamos más, había sido un día muy largo y muy bien aprovechado, y al día siguiente teníamos que coger un vuelo muy temprano hacia Singapur, así que tocaba recogerse ya y dejar las últimas visitas para el último día de nuestro viaje, dónde volveríamos a Hong Kong la noche antes de partir hacia Barcelona y teníamos casi todo el día entero para seguir disfrutando de la ciudad.

Para volver al hotel cogimos un routemaster, que es el famoso autobús de dos plantas típicos de Gran Bretaña, y que son muy comunes también en Hong Kong gracias a la herencia de los ingleses.



Una vez que llegamos al hotel, tocaba recoger todo el equipaje y dejarlo preparado para el día siguiente, ya que no volveríamos a Hong Kong hasta la última noche antes de partir de nuevo para Barcelona.

Tocaba irse a dormir ya que mañana a las 11:00h de la mañana cogeríamos un vuelo con destino Singapur, la siguiente etapa de nuestro viaje, pero eso ya os lo explicaré en otra ocasión.

DÍA 3.- HONG KONG

Después de estar recorriendo durante 2 semanas algunos países del Sudeste Asiático, como fueron Singapur, Kuala Lumpur y Camboya, tocaba volver a Hong Kong para pasar la última noche antes de volver a coger nuestro vuelo internacional con destino Barcelona, con previa escala en Doha. 

A éstas alturas de viaje las fuerzas ya van más justitas, ya que no hemos parado en 15 días, y si encima se le añade la calor y la humedad, y el fin de nuestras vacaciones, pues hace que estemos un poco chafados.

 
El día de ayer fue un poco largo y todo el día de aeropuertos. Salimos de Camboya a las 08:35h de la mañana con destino Kuala Lumpur, dónde llegamos a las 11:35h para enlazar con otro vuelo de la compañía Air Asia con destino Hong Kong, dónde llegamos pasadas las 20:30h de la tarde.

Cuando quisimos llegar a nuestro hotel ya eran cerca de las 22h, así que fue salir a cenar por Nathan Road, dar una vuelta por la bahía y ver todo el skyline iluminado y directo al hotel, que el día había sido largo y al día siguiente queríamos aprovechar para acabar de visitar las cosas que no habíamos visitado todavía de la ciudad, aprovechando que nuestro vuelo no salía hasta las 19:30h de la tarde.
 
Hemos recogido todo el equipaje y lo hemos dejado en consigna hasta la tarde, dónde pasaremos a recogerlo antes de ir hacia el aeropuerto y pagar la cuenta de nuestra última noche del hotel. Hemos ido a una pastelería a comprar el desayuno, pero como no había ningún sitio dónde sentarse, hemos ido con el desayuno al Starbucks de enfrente del hotel y allí hemos pedido la bebida.

Después de desayunar cogimos el metro hacia la zona de Wan Chai, dónde queríamos mirar algo de informática y electrónica, y finalmente algo compramos, pero tampoco vale la pena ir expresamente hacia allí porque no hay muchas gangas para comprar.

Estuvimos visitando la zona de Sheung Wan y los diferentes mercadillos que hay, que no dejan de ser curiosos.








Después de visitar toda la zona de Wan Chai volvimos a coger el metro hasta Central, ya que nos hacía especial ilusión visitar las famosas escaleras mecánicas, que son las más largas del mundo, pero antes pasamos por todo el bullicio de gente, el tráfico y las conocidas Chungking Mansions, que son bloques de pisos decadentes dónde uno se puede alojar y pasar la peor experiencia de su vida.

Yo por si acaso no quise probar la experiencia y la verdad es que no me arrepiento.





Nos quedamos visitando la zona y buscando un lugar para comer, no nos podíamos entretener mucho porque a las 16h teníamos que estar en el hotel para recoger el equipaje y nuestro taxista de la anterior noche pasaría a recogernos para llevarnos al aeropuerto, tal y como acordamos.

Finalmente decidimos comer en el restaurante Bacar, que aunque no sea nada barato para ser Hong Kong (20 € por persona) comimos muy bien y me pude retar en un duelo gastronómico con mi amigo Francis, gran viajero y mejor persona, que junto con mi amiga Mónica, he tenido la suerte de poder compartir grandes viajes alrededor del mundo.




Cuando terminamos de comer cogimos el metro hacia Tsim Sha Tsui rumbo al hotel. Como todavía faltaba una hora para salir al aeropuerto, decidí darme una última vuelta para visitar la bahía y despedirme de tres maravillosos días en Hong Kong.






De vuelta al hotel, y una vez recogido el equipaje y hacer el check out en el hotel, fuimos en busca del taxista, que tal y como ya intuía, no se presentó. No es la primera vez que me pasa, y por desgracia es muy normal cuando se viaja a Asia. 

Así que con el dinero y el tiempo justo, fuimos en busca de otro taxista que nos quisiera llevar al aeropuerto. 

Era un poco complicado que un taxista quisiera llevar a 4 personas de golpe en sus mini taxis, y encima todo el equipaje que estaba claro que no iba a caber en el maletero, pero a base de insistir y negociar pudimos convencer a uno para que lo hiciera. 

Precio final de 240 HKD (unos 24 €), cuatro personas más el taxista, y cuatro maletones que iban en el maletero abierto y atado a una cuerda para que no se cayera por el camino.... la verdad es que es una imagen surrealista, y que cuando lo pienso no puedo evitar sonreir.

En unos 50 minutos llegamos al bonito aeropuerto de Hong Kong, situado en medio de la isla Victoria. Facturamos sin problemas (bueno, yo soy el único que siempre tengo algún problema, pero nada importante porque los de Qatar Airways se portan muy bien siempre conmigo), pasamos inmigración y al cabo de un rato embarcamos sin incidencias.

Han sido 15 días muy intensos y con mucho movimiento, tanto físico como emocional, por desgracia no ha sido el mejor viaje que he realizado por motivos personales, pero fue un punto de inflexión en mi vida para mejor, y por eso guardo un grato recuerdo.

Aún así, os aseguro que Hong Kong es un viaje muy recomendable y os animo a todos a que la podáis visitar por unos días.


2 comentarios:

  1. Tu itinerario me va a servir de mucho en unos meses! Espero que en octubre no haga tanto calor como el que te toco a ti...

    Y ya que estamos, aprovecho y te pregunto: visitaste Macau o Taiwan? :)

    Saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Olga!!

      Me alegro que te venga bien el post para tu futuro viaje. Finalmente no visité Macao ni Taiwan por falta de tiempo, ya que mi viaje a Hong Kong fue una visita junto a Singapur, Camboya y Malasia, así que lo tengo pendiente. Para ir a Macao puedes coger un ferry que te lleva en un par de horas y puedes visitar la ciudad y volver en el mismo día, y para Taiwan pienso que es necesario un mínimo de 3 días, que espero hacer en un futuro cercano (pero no este año).

      Cualquier cosa que pueda ayudarte no dudes en preguntar.

      Un abrazo!

      Eliminar