31 de julio de 2013

INDONESIA



Al contrario de lo que pueda parecer, Indonesia es de los países más grandes y habitables del mundo, formado por más de 17.000 islas y rodeadas por las aguas del Pacifico y del Índico.

En pocos lugares del mundo el viajero puede conocer en un mismo viaje tantas culturas diferentes como en Indonesia, ya que cada isla esconde autenticos tesoros culturales y naturales.

Indonesia se ha convertido en uno de los destinos más impresionantes que el viajero puede realizar.


FICHA TÉCNICA DEL VIAJE

FECHA: Abril 2.013

DÍAS: 17

DOCUMENTACIÓN NECESARIA

DNI

Pasaporte con mínimo 6 meses de validez.

Visado, se tramita a la llegada al país en el mismo aeropuerto, y su coste es de 25 $.

ACTUALIZACIÓN: A partir del próximo 1 de Julio de 2.015, todos los ciudadanos españoles que viajen a Indonesia y su estancia no sea superior a 30 días, quedan exentos de pagar el visado.

OTROS DATOS DE INTERÉS 

IDIOMA: Se habla el bahasa, aunque en las zonas turísticas se habla el inglés.

MONEDA: La moneda oficial es la Rupia Indonesa, escrita IDR. Se puede cambiar prácticamente en muchos sitios, y en el momento del viaje era 1 € = 12.500 IDR, aproximadamente.

TARJETAS: Se puede pagar con tarjetas de crédito en grandes ciudades, aunque en muchos sitios si pagas en cash (efectivo) te hacen un pequeño descuento.

GUIA DE VIAJE: Mi guia como siempre será la Lonely Planet, aunque es un buen tocho.

TELEFONO: Hay cobertura de teléfono en todo el país, así que podeis llevaros el telefono móvil. Lo mejor es llamar desde locutorios o cualquier local dónde dispongan de un telefono, llamado warum. Llamar con el móvil es carísimo, y en los lugares más remotos no queda otra alternativa. En la mayoría de hoteles tenéis las llamadas locales gratuitas.

INTERNET: Por todas los sitios hay ciber-café para conectarse, y en la mayoría de alojamientos disponen de wifi gratuito, y no hay problemas para conectarse en cualquier momento.

SEGURIDAD: País mayoritariamente seguro, aunque usar siempre el sentido común y evitar según qué zonas de cada ciudad.

VACUNAS: Ninguna obligatoria pero se recomienda la vacuna de la Hepatitis A y B, y Fiebre Tifoeida.

ELECTRICIDAD: El voltaje es de 220 V a 50 Hz con clavijas planas de dos patillas. No hace falta llevarse un adaptador.

DIFERENCIA HORARIA: En el momento de mi viaje, + 6 horas de diferencia respecto a España.

RELIGIÓN: Según la región del país, hay diferentes religiones, desde católicos hasta hinduistas, pasando por la musulmana.

EL ITINERARIO DEL VIAJE

Jakarta - Kalimantan - Makassar - Rantepao - Bali - Labuanbajo - Flores - Bali - Yogyakarta - Jakarta.

Map of Indonesia

DÍA 1.-   BARCELONA - JAKARTA
DÍA 2.-   JAKARTA
DÍA 3.-   JAKARTA - KALIMANTAN
DÍA 4.-   KALIMANTAN
DÍA 5.-   KALIMANTAN - MAKASSAR - RANTEPAO
DÍA 6.-   RANTEPAO
DÍA 7.-   RANTEPAO
DÍA 8.-   RANTEPAO - MAKASSAR
DÍA 9.-   MAKASSAR - DENPASAR - BALI
DÍA 10.- BALI
DÍA 11.- BALI
DÍA 12.- BALI 
DÍA 13.- BALI - ISLA DE FLORES
DÍA 14.- ISLA DE FLORES
DÍA 15.- ISLA DE FLORES - YOGYAKARTA
DÍA 16.- YOGYAKARTA
DÍA 17.- YOGYAKARTA - JAKARTA - BARCELONA
DÍA 18.- BARCELONA

PRESUPUESTO DEL VIAJE

DESGLOSE DEL PRESUPUESTO POR PERSONA                             IMPORTE

Vuelo Bcn - Yakarta - Bcn con KLM                                                     660,00 €

Vuelos Internos                                                                                    437,00 €

Alojamiento                                                                                          409,00 €

Excursiones                                                                                         393,00 €

Tickets / Entradas                                                                                 98,00 €

Otros Gastos (Comidas, Compras, etc.)                                             250,00 €

Total Presupuesto                                                                          2.247,00 €

DESGLOSE VUELOS INTERNOS



























* Yakarta - Pangkalan Bun (Kal Star)....... 56,00 €
* Pangkalan Bun - Yakarta (Kal Star)....... 62,00 €
* Yakarta - Makassar (Lion Air)............... 49,00 €
* Makassar - Bali (Lion Air)..................... 49,00 €
* Bali - Labuan Bajo (Merpati)................. 59,00 €
* Labuan Bajo - Bali (Lion Air)................ 54,00 €
* Bali - Yogyakarta (Lion Air).................. 55,00 €
* Yogyakarta - Jakarta (Air Asia)............. 35,00 €

Todos los vuelos comprados a través de la web de Ticket Indonesia, con gastos de gestión incluidos.

ALOJAMIENTO DEL VIAJE



























* Jakarta: Tune Hotel Pasar Baru. Alojamiento reservado desde España y dónde me iba a alojar la primera noche, ya que íbamos a llegar a horas intempestivas y no era plan de buscar alojamiento después de 20 horas de viaje. Reservado a través de la web de Agoda, 31 € la habitación doble, con aire acondicionado y sin desayuno. Cadena de hoteles bastante recomendables, con habitaciones amplias, camas de dos metros de ancho y televisión de plasma, y con el personal muy amable. Recomendable.

* P.N. Tanjung Puting: Tour en Klotoc. Alojamiento en klotoc (barco) y tour de 3 días reservado a través de la agencia Come 2 Indonesia, cuyo propietario es Norberto, un chico español afincado en Bali. El precio del tour con todo incluido fue de 197 € por persona, y la experiencia ha sido espectacular, a pesar de todas las incomodidades. Totalmente recomendable.

* Rantepao: Hotel Lutha. Reservado a través de la web de Booking, 49 € la habitación doble, con aire acondicionado y desayuno incluido. Habitaciones grandes, camas de dos metros de ancho y televisión de plasma, y con el personal muy amable, aunque lo mejor fue su ubicación céntrica. Después de tres días renunciando a comodidades, y de un trayecto nocturno de 8 horas en autobús, teníamos claro que queríamos una habitación decente y descansar un poco. Muy recomendable.

* Bali: Sri Bungalows Hotel. Reservado a través de la web de Booking, 48 € la habitación doble, con aire acondicionado y desayuno incluido. Situado en el centro de Ubud, habitaciones grandes, camas de dos metros de ancho y en medio de los arrozales, y con el personal amable, aunque lo mejor fue su ubicación, cerca del Monkey Forest y de la zona de restaurantes y comercios. Buen lugar para descansar después de un día de visitas en los templos de Bali. Muy recomendable.

* Flores: La Prima Hotel. Alojamiento en barco la primera noche y la segunda en hotel. Tour de 2 días a la Isla de Flores para visitar los dragones de Komodo, reservado a través de la agencia Come 2 Indonesia. El precio del tour con todo incluido fue de 194 € por persona, y la experiencia ha sido espectacular, en un entorno idílico y unos paisajes impresionantes. Totalmente recomendable.

* Yogyakarta: Istana Batik Ratna. Reservado a través de la web de Booking, 34 € la habitación doble, con aire acondicionado y desayuno incluido. Habitaciones grandes, camas amplias y mobiliario típico de Java, y el personal amable, aunque lo mejor fue su ubicación, al lado de la calle comercial Malioboro, lleno de tiendas y restaurantes. La verdad que por el precio no se puede pedir más, aunque en algunos aspectos pueden mejorar bastante. Recomendable sin más.

LO MEJOR DEL VIAJE

* Muchísimos momentos, aunque personalmente destacaría la zona de Tana Toraja, con una cultura impresionante y unos paisajes maravillosos, sobretodo para los amantes del senderismo y el trekking.

* El P.N. de Tanjung Puting, en plena selva de Borneo, lugar dónde habitan los orangutanes salvajes, entre otras especies. La experiencia de dormir dos noches en un klotoc (barco) con las necesidades básicas, remontando el rio Sikonyer escuchando el único sonido de la naturaleza, es algo único. 

* Las sonrisas y la simpatía de la gente, siempre dispuesta a mostrarnos su hospitalidad.

* Nuestro guía Martinus en Tana Toraja, una persona súper profesional y amante de su profesión. Con nosotros se ganó nuestra amistad para toda la vida.

* Visitar el P.N. Komodo y ver caminar a los gigantescos dragones.

* Descubrir por primera vez en mi vida y disfrutar haciendo snorkel en la Isla de Flores.

* Visitar los maravillosos templos de Prambanam y Borobudur en Yogyakarta (aunque me sigo quedando con los Templos de Angkor en Camboya).

* Contemplar los maravillosos atardeceres en todo Indonesia.

LO PEOR DEL VIAJE

* La cantidad de horas muertas que hemos perdido en los aeropuertos cada vez que teníamos que coger un vuelo interno para cambiar de isla.

* La isla de Bali, a pesar de alojarnos en Ubud que a priori es la zona menos turística, estaba atestada de australianos y con muy poco ambiente. Fue la isla que menos me gustó del viaje.

* Nuestro guía en Bali, una persona con muy poco interés en mostrarnos su isla y acortando todas las visitas importantes para intentar acabar pronto.

* Los precios de los tickets para visitar los templos de Bali, era igual que una caja registradora, templo que quieres visitar templo que tienes que pagar, y no precisamente barato.

* La incertidumbre de nuestro último día de viaje para volver a casa, nos cancelaron nuestro vuelo con KLM por problemas técnicos, y después de mucho esfuerzo nos pudieron recolocar en un vuelo con Fly Emirates para volar esa misma noche a España.

* Tener que volver a la rutina diaria y no poder alargar más días de viaje para conocer el resto de este impresionante país.

Y con este pequeño resumen, embarcamos con destino Indonesia!!!



DÍA 1-2.- BCN - AMSTERDAM - YAKARTA.

Después de más de 3 meses preparando el viaje, por fin llega el momento de partir. Como ocurre siempre que se empieza un nuevo viaje, los días previos están llenos de estrés y prisas y no me empiezo a hacer la idea hasta que no estoy en el aeropuerto y facturo el equipaje.

El vuelo es con la compañía KLM, no es que sea de las mejores con las que he volado pero esta vez se ha priorizado el precio y el horario, y es que por 660 € no siempre se puede volar a Indonesia. Salimos a las 17h de la tarde, y después de una parada de 2 horas en Ámsterdam para el cambio de avión, a las 20:50h salimos puntualmente hacia Jakarta, dónde antes de llegar nos informan sin previo aviso que nos van a regalar una escala adicional de hora y media en Kuala Lumpur.

Del vuelo poco que decir, aprovechamos para ver algunas películas e intentar dormir lo que pudimos, hasta que llegamos al día siguiente a las 18:15h de la tarde, hora local. En total, desde que salimos de Barcelona prácticamente 20 horas de viaje, así que estamos cansados y con ganas de estirar las piernas.




Lo primero que hay que hacer al llegar a Indonesia, es sacarte el visado para entrar al país, así que antes de llegar a Inmigración hay un lugar dónde se compra se tramita el visado, que simplemente es ponerte un sello en tu pasaporte pagando 25 $ o 20 €, pasas por inmigración, te lo sellan y entregas las hojas que has rellenado previamente en el avión, recoges tu equipaje y... Selamat Datand di Indonesia!! (bienvenidos a Indonesia).

Lo primero que hacemos es cambiar algo de dinero para los primeros días, y sorprendentemente el cambio no es malo como me esperaba, sino uno de los mejores del viaje, 1 € = 12.300 IDR. La siguiente tarea es negociar un taxi para ir a nuestro hotel, situado en la zona de Pasar Baru. Todo el mundo al ver llegar 3 turistas nuevos se frotan las manos para intentar hacer negocio con nosotros, pero lo que no saben es que han dado con buenos negociadores.

Después de negociar con tres taxistas en un tira y afloja, acepta llevarnos uno que estaba por allí escuchando nuestras negociaciones. Finalmente lo cerramos por 150.000 IDR, unos 10 € al cambio. Lo que no sabíamos es que hacia nuestro hotel teníamos todavía más de una hora de camino tragándonos unos cuántos atascos, y finalmente llegamos al hotel a las 21h de la noche.

Sin tiempo para mucho, dejamos el equipaje en la habitación y nos fuimos en busca de un 7 Eleven que habíamos fichado por el camino, y compramos algo de beber y comer, y el desayuno para mañana, ya que tocaba levantarse a las 4:30h de la mañana paqra coger un vuelo a Pangkalan Bun que salía a las 7:00h desde Jakarta, dónde empezaba nuestra verdadera aventura a través de la selva y los orangutanes. Ducha, cenamos en nuestras respectivas habitaciones y a descansar, que estamos muy cansados. Hoy toca soñar con los orangutanes que por fin podremos ver en unas horas.

DÍA 3.- YAKARTA - P.N. TANJUNG PUTING.

Hoy toca madrugar demasiado y es cuando sentimos que realmente empieza nuestro viaje. Estamos destrozados de la paliza del día anterior y lo poco que hemos descansado, pero la ilusión puede mucho más que el cansancio. Después de desayunar en cada uno en su habitación, hacemos el check out en el hotel y puntualmente nos está esperando nuestro taxista del día anterior para llevarnos al aeropuerto.

En poco más de media hora llegamos a la terminal de vuelos domesticos de Yakarta, y ya tenemos nuestra primera enganchada, pues el día anterior habíamos cerrado el precio con el taxista por 150.000 IDR, y ahora el buen hombre se lo ha pensado mejor y nos pide 200.000 IDR. Un poco tarde para cambiar el precio, le damos lo acordado y el tio se mosquea y nos dice de todo en bahasa. Es demasiado pronto para que empiecen a tomarnos el pelo en el país, y más cuando quedan 16 días todavía por delante.

Facturamos nuestro equipaje y antes de subir a la zona de embarque hay que pagar lo que vendrá a ser una rutina cada vez que cojamos un vuelo, las tasas de aeropuerto. En este caso el importe son 40.000 IDR, y aquí no se salva nadie de pagarlas. Hay que tomárselo con filosofía.

Puntualmente despegamos de Yakarta y nos vamos a la zona de Kalimantan, la zona de Borneo indonesio.

El vuelo pasa rápido y entretenido jugando con un niño pequeño indonesio muy simpático que tenemos en las filas de delante. A las 08:20h llegamos al minúsculo aeropuerto y allí no está esperando Hussain, un chaval de 24 años que nos hará de guía durante los 3 días que durará nuestro tour en Borneo.




Dirección a Kumai, dónde se encuentra el embarcadero paramos en medio de la carretera dónde hay un puesto para hacer fotocopias y escanear documentos, dónde registraremos nuestros pasaportes y conseguiremos los permisos para acceder a los campamentos y a la selva. Vemos que apenas hay turismo, aparte de nosotros vamos 5 personas más.

Llegamos al embarcadero, descargamos nuestro equipaje y Hussain nos presenta al resto de la tripulación que nos acompañará en los próximos días, compuesto por el capitán del barco, su ayudante y nuestra fantástica cocinera. Todos ellos son muy jóvenes pero muy amables y nos hicieron sentir muy bien durante los días que compartimos el barco.

Sin tiempo que perder pusimos rumbo por el rio Sekoyer a bordo de nuestro klotoc, pequeña embarcación con las necesidades justas, pero que disfrutamos muchísimo.








Después de dos horas navegando y observando la vida cotidiana de los indonesios, nos trajeron nuestra primera comida, que por extraño que pueda parecer, estaba buenísima. Comimos sentados en el suelo de la embarcación, y es que el fallo más grande que le encontramos al klotoc fue que nos tuviera una mesa para comer, y en cambio otros klotocs que vimos si que disponían de ellas. Al principio no le dimos mucha importancia, pero después resulta bastante incómodo comer en el suelo.








Después de la deliciosa comida, Hussain nos avisó que en breve haríamos nuestra primera parada y el desembarco para visitar nuestro primer campamento, el Camp Leaky, centro de investigación y rehabilitación desde el año 1.971 y dónde cerca de 300 orangutanes se han curado y han sido devueltos a la selva.

Empezamos a caminar en plena selva, éramos los primeros y no vimos a ningún turista más. Llegamos a una zona dónde Hussain nos dijo que cada día acudían algunos orangutanes en busca de comida, pero allí solamente estábamos nosotros con millones de mosquitos. Mónica aprovechó para regalarle a Hussain un diccionario es español, y éste se puso tan contento que no paró en 3 días de aprender palabras y preguntarnos cosas para aprender.


Al cabo de un rato llegaron unos cuántos turistas más, y cuando ya apenas tenía ilusiones de ver orangutanes ese día, aparecieron de la nada unos cuántos orangutanes saltando por las copas de los árboles. Mis ojos no daban crédito a lo que estaban viendo y cámara en mano me volví loco haciendo fotos y disfrutando de ese maravilloso momento.










El momento cumbre fue cuando por arte de magia, apareció el macho dominante en escena, y los demás orangutanes tuvieron que apartarse y salir corriendo del respeto que le tienen, es el auténtico "puto amo" de la selva y así nos lo hizo transmitir a todos.

La verdad es que es una experiencia impresionante y lo disfrutamos muchísimo, después de 3 horas no nos queríamos ir de allí, pero había que volver a embarcar en nuestro klotoc y seguir navegando antes de que se hiciera de noche.


Sobre las 19h de la tarde ya era noche cerrada, nos trajeron nuestra cena y media hora después amarramos nuestra embarcación en medio del rio Sekoyer, dónde nos montaron nuestras colchonetas con las mosquiteras, y la única compañía que tuvimos durante toda la noche fueron los sonidos de la selva... impresionante!!

DÍA 4.- P.N. TANJUNG PUTING.

Hoy nos hemos despertado pronto, a las 5h de la mañana ha empezado a amanecer y los primeros rayos de sol han hecho acto de presencia, aunque estábamos tan cansados que nos hemos hecho los remolones un rato más, hasta que a las 6:30h nos hemos levantado definitivamente y poco después nos han preparado el desayuno. A pesar de las incomidades y de dormir en una fina colchoneta en la cubierta del Klotoc, he podido dormir bastante bien. Poco después nos hemos puesto en marcha y hemos seguido navegando por el rio Sekoyer.


Hoy si tenemos suerte, seguiremos visitando orangutanes en plena selva.



Hoy navegamos durante tres horas rio abajo hacia Tanjung Harapan, otro centro de rehabilitación de orangutanes, y dónde veremos paisajes impresionantes a través de nuestro klotoc y seremos partícipes de la vida diaria de todos los animales a través de la selva.

Sobre las 12h haremos nuestro primer desembarco junto con otros klotocs que hay por la zona, dónde conoceremos a Daniela que viaja junto a su padre, una joven periodista venezolana afincada en Miami y autora del blog Diarios de una exploradora, con la que hice muy buenas migas y una amistad, dónde se dedica a recorrer el mundo grabando grandes reportajes que después emitirá en un canal de televisión hispano en Miami.

Con Daniela charlamos de grandes viajes recorridos, y aparte de ser una persona muy interesante, pasamos un rato muy entretenido mientras íbamos en busca de los deseados orangutanes en plena selva. 




Después de caminar un rato, por fin llegamos al lugar dónde suelen aparecer los orangutanes, pero como era de esperar, allí no había nadie. A diferencia del día anterior, esta vez éramos más personas esperando, estuvimos un rato allí sentados esperando a que aprecieran, y poco a poco mis temores a no poder verlos iba recorriendo mi cabeza... hasta que por arte de magia y como el día anterior, de repente aparecieron unos cuántos colgados de las ramas de los árboles jugando y pasándoselo en grande. 

Mientras les estaba haciendo fotos, me dio por darme la vuelta y vi aparecer de la nada detrás mio al macho dominante, con su mirada fija en nosotros e inmóvil.... fue un momento especial, no sabía si gritar de la emoción, salir corriendo,... solamente recuerdo que me quedé mirándole fijamente con una sonrisa de oreja a oreja, y solamente pude articular 5 palabras, que fueron a mis amigos que seguían haciendo fotos a los orangutanes de los árboles: "Mónica, Paco.... daros la vuelta!!", y allí estaba, posando para nosotros en una postura mezclada entre desafiante y vacilona.... son momentos que se le queda a uno en la retina y jamás olvidará, y es cuando te das cuenta en ese momento que vale la pena todo el sacrificio que uno hace durante la espera del viaje y recorrerse tantas horas de avión para poder contemplar momentos mágicos como el que teníamos delante de nuestros ojos.












Poco después el macho dominante desapareció, momento que aprovechamos para hacer un pequeño trekking por la selva hasta el lugar dónde estaba nuestro klotoc, y en cuánto llegamos, nuestra maravillosa cocinera ya nos tenía preparada la comida, que con nuestro subidón de adrenalina por contemplar ese maravilloso espectáculo, nos supo a gloria.

Continuamos navegando rio abajo mientras descansamos un poco y contemplábamos las escenas cotidianas de todas las personas y animales que formaban ese maravilloso hábitat.






Sobre las 15:00h de la tarde llegamos a nuestro último campamento para visitar más orangutanes, desembracamos y en ese momento empezó a llover, aunque por suerte solamente duró unos minutos. 

Los tres campamentos que hemos visitado me encantaron, aunque personalmente me quedo con éste último, quizá porque en este campamento he llegado a estar a centímetros de distancia de los orangutanes en plena selva, y la sensación es indescriptible.
















Os recomiendo que si algún día visitáis Indonesia, marquéis en vuestro itinerario la visita a Kalimantan porque es una experiencia brutal. Compensa con creces todas las incomodidades sufridas en varios días.

Y como no podía faltar en ninguno de mis viajes, os dejo una foto de mis fans orientales... no hay viaje a Asia que no me pidan hacerme fotos con todos ellos... les pareceré sexy y exótico?? De camino al klotoc, el amigo Paco tuvo la experiencia de entrar a un baño en medio de la selva, y este fue el resultado.... suerte que yo hice un esfuerzo por no ir!!



De vuelta al klotoc, nuestra cocinera nos había preparado de postre unos deliciosos plátanos fritos que nos lo devoramos en un abrir y cerrar de ojos, mientras el klotoc daba la vuelta para remontar el rio Sekoyer, esta vez hacia arriba dirección Kumai, y es que muy a nuestro pesar, mañana por la mañana teníamos que volver para coger un vuelo hacia nuestro próximo destino.

Por el camino estuvimos haciendo fotos a otros animales que todavía no habíamos tenido la suerte de encontrarnos, entre ellos los monos narigudos saltando por las ramas de los árboles, y que son muy curiosos de ver, la verdad.



La tarde iba cayendo y esta ya oscureciendo, al capitán del barco le interesaba llegar lo más lejos posible antes que no se viera nada para estar más cerca de Kumai y así mañana no pegarnos un palizón de viaje. La anécdota vino cuando paramos en una casa flotante a mirar unas camisetas del P.N Tanjung Puting y vimos una familia de occidentales allí perdidos en medio de la nada, y en el instante que se me acercó la mujer y me dijo si le podíamos ayudar. 

El caso fue que su klotoc les había dejado allí para que miraran souvenirs y que poco después volverían a recogerlos, y una hora después los pobres todavía estaban allí abandonados a su suerte y esperando que alguien se acordara de ellos. Suerte que aparecimos nosotros y no tuvimos inconveniente alguno a que subieran a nuestro klotoc, y fuimos remontando el rio hasta que finalmente dimos con su embarcación. Esta familia canadiense pasaron un rato malo que finalmente tuvo un final feliz.

Sobre las 19:00h y solamente guiándonos por los focos del klotoc porque ya era noche cerrada, el capitán decidió que ya era suficiente por hoy y amarró el barco, nos sirvieron la cena y sobre las 20:00h ya nos estaban preparando nuestras colchonetas con las mosquiteras, y es que lo único malo de esta experiencia es que los días empiezan muy pronto, pero acaban más pronto todavía y no se puede hacer nada más.

Lo más alucinante de todo es que esta noche vamos a dormir con un cielo lleno de millones de luciérnagas, es la primera vez que las observaba y era el broche final de unos días espectaculares!

DÍA 5.- P.N. TANJUNG PUTING - RANTEPAO.

No os asustéis pero el día de hoy es apto para cardiacos ni para personas que no tienen un mínimo de espíritu viajero, porque el día va a ser largo, largo... pero empecemos por el principio.

A las 06:30h de la mañana ya estábamos despiertos, dejando todo el equipaje recogido y mientras nos preparaban el desayuno estuvimos jugando con los monos que había sobre las ramas al lado de nuestro barco.

  




  


Al rato nos prepararon nuestro desayuno mientras Hussain nos hacia compañía, y después de desayunar partimos tranquilamente hacia Kumai, dónde estuvimos navegando un par de horas hasta que finalmente llegamos. Nos despedimos de toda la tripulación, no sin antes hacerles entrega de unos pequeños regalos cortesía de Paco y Mónica, y en el que quedaron encantados, inmortalizando la foto de familia. 

Han sido dos días maravillosos, nos han tratado como reyes y la experiencia ha sido brutal. Recomendamos a futuros viajeros que visiten Indonesia que incluyan Kalimantan en sus itinerarios porque no se van a arrepentir y recordarán para siempre la experiencia.






En Kumai nos estaba esperando nuestro transporte para acompañarnos al aeropuerto, y con la compañía de Hussain llegamos en unos 20 minutos por una carretera llena de baches. Nuestro vuelo hacía Jakarta salía a las 12:05h, así que tuvimos que esperar un poquito mientras estuvimos jugando con los niños pequeños que estaban en el aeropuerto, y después de despedirnos de Hussain embarcamos para coger el vuelo sin problema alguno, llegando a Jakarta a las 13:20h.




Una vez recogido nuestro equipaje en Jakarta cambiamos de terminal en un corto paseo de 10 minutos caminando, volvimos a facturar nuestros equipajes con la compañía Lion Air, volvimos a pagar las tasas de salida de 40.000 IDR, y antes de embarcar nos fuimos a comer en una especie de Mc Donalds indonesio. A las 16:05h ya estábamos despegando para nuestro siguiente destino, que era Makassar, llegando a las 19:30h de la tarde en un vuelo tranquilo, dónde nosotros éramos los únicos occidentales en un vuelo lleno de personas musulmanas.

Recogimos nuestros equipajes en el moderno aeropuerto de Makassar, nos paramos en un Dunkin Donuts a comprar algo para merendar, y cogimos un taxi hacia la estación de autobuses de Makassar, dónde tardamos unos 20 minutos en llegar y nos costó 100.000 IDR. 

Eran las 20:30h de la tarde y pudimos comprar apenas los últimos billetes que quedaban para viajar esa misma noche hacia Rantepao, finalmente los compramos con la compañía Bintang Prima a razón de 120.000 IDR por billete, la verdad es que no me importó pagar un poco más que otras compañías que hacen la misma ruta, ya que los autobuses son muy cómodos, con asientos reclinables 180º y te dan una manta y una almohada para el viaje.

La espera fue muy larga, porque tenía que salir el bus entre las 21:30 y las 22h, y al final apareció a las 22:30h, cuando después de revolucionar la terminal de bus repartiendo globos y jugando con los más pequeños, pensaba que esa noche nos quedábamos en tierra porque no aparecía el autobús.

El panorama en Makassar en las pocas horas que estuvimos fue desolador, ya que decenas de niñas de no más de 9 años de edad, totalmente descalzas y falta de higiene, se ganan la vida intentando vender botellas de agua, fruta, aperitivos o cualquier cosa que se tercie a los turistas, bajo la atenta mirada de sus padres en la otra punta de la estación, y algunas incluso me explicaron que sus padres la dejaban por las mañanas allí y las volvían a recoger por las noches, sin tener la posibilidad de poder ir al colegio o tener un futuro mejor. 

Almenos pudimos contribuir a sacarles una sonrisa y jugar con ellos y ayudarles por un rato a salir de la esclavitud en las que están inmersas.

A las 22:30h llegó nuestro autobús, nos acomodamos en las últimas filas, nos comimos nuestros donuts que habíamos comprado y que se habían convertido en nuestra cena, y partimos hacia Rantepao, dónde nos esperaba un viaje de 8 ó 9 horas nocturnas por una carretera de montaña y llena de curvas, con una única parada de 10 minutos a las 3h de la mañana para estirar las piernas y hacer necesidades. 

Yo personalmente caí rendido en ese butacón cómodo. Cuando vuelva a abrir los ojos espero estar en Makassar sano y salvo.





DÍA 6.- RANTEPAO.

Abro los ojos, son las 5h de la mañana y el día está amaneciendo. El autobús para y hay personas que se bajan. Me da por bajar y preguntarle al conductor y me dice que aún no hemos llegado a Rantepao, me vuelvo a subir al autobús y me pongo a dormir otra vez.

Al cabo de hora y media se vuelve a parar el autobús en otra población y ahora sí que me confirman que ya hemos llegado. En la parada de autobuses hay algunas personas esperando, confiando que el guía que hemos contratado desde Barcelona no estará esperando.

Lo contratamos a través de la agencia Sulawesi Adventures, cuyo propietario es un chico de Terrassa (Barcelona) y en el que estuvimos negociando por correo electrónico hasta que llegamos a un acuerdo. 

Lo más curioso fue que estábamos negociando con otros guias de la zona y no conseguimos llegar a un acuerdo, y finalmente el guía que nos tocó fue con el que habíamos estado negociando previamente sin llegar a un acuerdo. Es decir, que si el guía no hubiera sido tan egoísta pidiéndonos bastante más dinero del que pagamos, lo hubiéramos contratado con él y se habría ganado el dinero él solito sin necesidad de intermediarios.

En la parada de autobús no había nadie esperándonos, así que cogimos un taxi hasta nuestro hotel. 

Nos empezaron pidiendo 100.000 IDR y lo bajamos a 25.000 IDR, aunque se nos quedó cara de tonto cuando vimos que el hotel estaba a dos minutos caminando de la parada de autobuses. No me extraña que el taxista se descojonara en nuestra cara.... vaya pardillos!!

Hicimos el check in en el hotel, uno de los mejores que tuvimos en nuestro viaje, y el mejor de Rantepao. Fue el capricho de nuestro viaje, y es que llevábamos 4 días de viaje renunciando a muchas comodidades, y lo primero que hice fue meterme una ducha después de estar 3 días sin hacerlo. Me supo a gloria!!! 

Como nadie nos decía nada aprovechamos para descansar un rato en nuestras habitaciones, y a las 10h nos llamaron por teléfono que nuestro guía estaba en el hall del hotel esperándonos. Bajamos y nos presentamos, nuestro guía era Martinus, o más conocido como Tinus en los foros. Después de estar 3 días con él, solamente lo podemos recomendar encarecidamente porque nos hizo un tour maravilloso y se portó genial con nosotros.

Quedamos en volver a vernos en 15 minutos para empezar el tour y explorar la región de Toraja, una zona que nos ha dejado marcado en nuestros corazones para siempre.

Al salir del hotel no estaba esperando Tinus, nos presentó a nuestro conductor y partimos dirección a los pueblos tradicionales. La región de Toraja no es solo privilegiada en cuanto a su bonito paisaje, sino tambien por su activa y extraña cultura local. Aunque su religión actual es mayoritariamente cristiana, continúan viviendo de acuerdo con su religión animista original, llamado Aluk Todolo. 

La primera parada que hicimos fue en medio de unos grandes arrozales a pie de carretera, dónde la gente estaba trabajando en el cultivo del arroz. El paisaje totalmente impresionante.














Después empezamos con la visita a sus pueblos tradicionales con las casas en forma de casco de barco llamados Tongkonan, con sus tumbas sobre las piedras y sus muñecos Tau Tau (figuritas de madera en memoria del difunto). 

Aunque sea una visita un poco espeluznante y que choca mucho con nuestra cultura, la visita es totalmente recomendable.










Cuando terminamos la visita, llegó uno de los momentos cumbres del viaje, que no era otro que ser invitado por una familia local a una ceremonia de un funeral Toraja, dónde tuvimos la suerte de poder coincidir con uno, y que era la visita que tanto anhelaba en nuestros días en Rantepao. 

En cuánto llegamos a través de un camino de montaña totalmente embarrado, la familia del difunto nos aceptó, nos acomodó y desde un lugar privilegiado podíamos contemplar el funeral, así como la matanza de búfalos, mientras nos servían unas pastas y un poco de te. 

Como Paco y yo somos culos inquietos y nos encanta la fotografía, tardamos poco en abandonar aquel lugar y movernos libremente por cada rincón del funeral. Es cierto que que impresiona bastante y que no hay derecho que se maltrate aun animal hasta matarlo, pero también es cierto que forma parte de su cultura desde hace siglos, y nos guste o no, tenemos que respetarlo.

















La visita fue impresionante, y aunque cueste creerlo, allí no se lleva el duelo y la gente es feliz acompañando al difunto, se dice que contra más invitados haya en el funeral y más búfalos se maten, más status tiene la familia del difunto. Hay que tener en cuenta que estas personas se pasan la vida ahorrando para cuando llegue su funeral.








Cuando terminamos la visita fuimos a comer a un restaurante turistico con unas vistas impresionantes a los arrozales, aunque es cierto que nosotros éramos los únicos viajeros que habían en la zona. Comiendo bastante bien y pagamos unas 100.000 IDR por cabeza, aproximadamente 8 €, con cervezas incluidas.







Seguimos recorriendo el Valle visitando otros lugares igual de importantes, como Lemo y Palawa, con muchos tongkonan y alangs alineados de norte a sur, hasta que la lluvia hizo acto de siempre y nos fastidió un poco las fotos. 

Cuando acabamos volvimos hacia Rantepao, dónde Tinus nos dejó en nuestro hotel y nos despedimos de él hasta mañana por la mañana, dónde continuariamos nuestras visitas. Quisiera remarcar la atención y profesionalidad de Tinus, un excelente guia que sin serlo oficialmente, nos hizo pasar los mejores días de nuestro viaje.





Después de ducharnos y descansar un rato, salimos en busca de un lugar para cenar, y aunque la oferta de restaurantes no es muy variada debido a que Rantepao es un pueblo muy pequeño, finalmente acabamos en un restaurante recomendado por Tinus, llamado Aras Café dónde tuve la ocasión de probar la carne más exquisita de la zona, que no es otra que el búfalo.





Durante la cena tuvimos el placer de encontrarnos a Tinus tomando algo con otros guias y tocando la guitarra, pasamos un rato muy ameno junto a ellos. Después de cenar nos fuimos para el hotel, dónde aprovechamos un poco el wifi para enviar mensajes a los amigos, y pronto a dormir, que después de 4 días de viaje, por fin íbamos a pillar una cama en condiciones.

DÍA 7.- RANTEPAO.

Hoy he descansado genial, aunque Paco y Mónica supongo que han descansado mejor que yo porque se han quedado dormidos. Hemos bajado juntos a desayunar, y aunque tampoco había mucha variedad para ser un hotel de 3 estrellas, hemos desayunado bastante bien.

Cuando hemos salido a la puerta ya estaba Tinus esperándonos, y hemos partido otra vez dirección al mismo funeral de ayer y nos han vuelto a acoger genial.





















Después de estar un rato en el funeral y observando las costumbres de los Torajas, nos hemos despedido definitivamente con uno de los objetivos del viaje cumplido, aunque todavía quedaban muchas cosas por ver, y sobretodo, por sentir.

La siguiente parada era el mercado de Rantepao, dónde lo más curioso es la compra venta de búfalos, pero antes de llegar al mercado nos paramos por el camino a observar a las personas como recogían el arroz en los arrozales, dónde pudimos compartir con ellos un instante y poder regalarles unos cuántos caramelos y bolígrafos, y así contribuir a hacerles un poquito más feliz.





Una vez que llegamos al mercado, como no podía ser de otra manera, todo era caótico. Cientos de personas, decenas de tenderetes situados en cualquier lugar, muchos curiosos al ver a los únicos occidentales que allí había, y encima tenías que mirar a cada paso que dabas de la de mierda que había por el suelo. A pesar de la calor que hacía, el lugar nos gustó muchísimo. 

























Después de visitar el mercado pusimos rumbo a un par de poblaciones para seguir visitando los famosos tongkonan, así como los cientos de murciélagos en busca de comida.










Cuando finalizamos la visita volvimos a comer a Rantepao, después terminamos las visitas programadas para el día y a primera hora de la tarde ya estábamos de vuelta en nuestro hotel, ya que llevaba un buen rato lloviendo.

Después de ducharnos y descansar un rato, volvimos a salir a dar una vuelta por el pequeño pueblo de Rantepao y buscar un lugar para cenar. Por el camino pudimos conocer a Marcos y Yolanda, una pareja de Canarias que acababan de llegar a Rantepao, y autores del blog de viajes La Gaveta Voladora.

Estuvimos un rato hablando con ellos y ayudándoles a buscar alojamiento, y cuando lo consiguieron, nos fuimos todos juntos a cenar, que por casualidad acabamos en el mismo restaurante dónde tan bien estuvimos comiendo a mediodía.

La anécdota de la noche fue encontrarnos a un tipo tocando la guitarra y cantando en el restaurante, el cual le encantaba la música española y nos deleitó con algunas piezas de su repertorio musical, sobretodo del grupo español Amaral. Un tipo simpático y que nos hizo la noche muy amena y entretenida.




Después de cenar y hacer la sobremesa, volvimos para nuestros respectivos hoteles, ya que mañana nos esperaba madrugar para realizar un trekking por el Valle de Toraja y había que coger fuerzas.

DÍA 8.- RANTEPAO.

Hoy madrugamos otra vez y después de desayunar, quedamos con Tinus a las 08:30h para realizar un trekking por las poblaciones cercanas. Hoy es nuestro último día en Rantepao y lo queremos aprovechar al máximo.

Nos recoge Tinus y partimos hacia la primera visita del día, los megalitos del pueblo de Bori y el pueblo tradicional de Palawa, con muchos tongkonan y Alangs alineados de norte a sur. El trekking no es que sea duro ni hay que estar excesivamente preparado físicamente, el problema está en que ha estado lloviendo toda la noche y está todo embarrado y resbaladizo, así que hay que asegurarse bien dónde se pisa si no quieres irte al suelo, como me pasó a mi una vez.

































La verdad es que el paisaje y las personas que nos íbamos encontrando por el camino fueron maravillosos, muchos se extrañaban de ver a unos occidentales por allí ya que por suerte, la zona no está muy explotada turísticamente. 

En cada sitio que parábamos, íbamos repartiendo cosas para la gente y ellos nos correspondían con la mejor de sus sonrisas.

Después de visitar todo el Valle de Toraja llegamos a Batutumonga, dónde visitamos una especie de cementerio toraja muy particular, y aquí fue dónde conocí a Anne, una niña que no se soltaba de mi mano en todo el tiempo que duró la visita y que me hubiera encantado traerme conmigo para Barcelona.






Después de las visitas nos llevaron a comer, aunque la oferta de restaurantes en esta zona es muy escasa, así que nos llevaron a uno que se notaba que era turístico, aunque en las fechas en las que estábamos solamente nos coincidió con una pareja de jóvenes alemanes que estaban trabajando en Jakarta y que estaban aprovechando para visitar la zona. 

Después de comer empezamos de nuevo el trekking a través de campos de arroz y pueblos tradicionales, dónde después de 3 horas nos estaría esperando nuestro transporte en el pueblo de Tikala para llevarnos al hotel. La verdad es que el día ha sido muy completo y lo recomiendo hacer con guía. 

Mis viajes me gusta ir por libre y no depender de nada ni de nadie, pero reconozco que si no hubiéramos contratado un guía no habríamos visto apenas nada, y personalmente fue la estancia en Sulawesi la que más disfruté de todo el viaje. 

Solamente puedo recomendar a nuestro guía Tinus, un chico educado, amable, honesto y honrado, que nos trató de maravilla durante los 3 días que hemos estado con él en Toraja, y que por supuesto os recomiendo muchísimo. Le podeis escribir a su mail tinuspare@yahoo.com y seguro que os responderá.

Una vez llegados al hotel, nos han dejado una habitación de cortesía para los tres para poder ducharnos y recoger nuestro equipaje, cosa que hemos agradecido muchísimo. 

Nuestra idea era coger el bus nocturno de Rantepao a Makassar que salía a las 21:30h de la noche, pero Tinus nos ha comentado que el conductor tiene que ir esta noche a Makassar a recoger a unos turistas al aeropuerto por la mañana, así que hemos acordado un precio y nos hemos ido en coche privado mucho más cómodos hacia Makassar. 

Hemos salido a las 22h de la noche, nos hemos despedido de Tinus y le hemos dado una merecida propina por lo bien que se ha portado con nosotros, hemos ocupado una fila de asientos cada uno en la furgoneta y nos hemos quedado medio fritos con dirección Makassar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario