12 de febrero de 2016

PARÍS



París, más conocida como la "Ciudad del Amor" o la "Ciudad de la Luz", es una de las capitales europeas más importantes, siendo la segunda ciudad del mundo que atrae más turistas solamente por detrás de Nueva York, con un rico patrimonio artistico y gastronómico.

Pero la ciudad de la moda ya no es un destino al alcance de muy pocos, ya que gracias a las compañías low cost es posible conocerla con cualquier presupuesto, tratándose de una bonita ciudad que todo el mundo debería conocer almenos una vez en la vida, creas o no en el amor.



FICHA TÉCNICA DEL VIAJE

FECHA: Marzo 2.008

DÍAS: 4

DOCUMENTACIÓN NECESARIA

DNI

Pasaporte con mínimo 6 meses de validez, aunque para ciudadanos de la Unión Europea no hace falta.

OTROS DATOS DE INTERÉS

IDIOMA: Se habla el francés, aunque en la mayoría de lugares entienden el inglés perfectamente.

MONEDA: La moneda es el Euro, escrito €.

TARJETAS: Se acepta el pago con tarjetas en cualquier lugar. No hay problemas para sacar dinero en cajeros automáticos.

GUIA DE VIAJE: Como siempre será la Lonely Planet, en éste caso la Guía de Ciudades de París.

TELEFONO: Hay cobertura de teléfono en todo el país, pero conviene tener contratado el roaming.

INTERNET: Prácticamente en cualquier lugar hay ciber-cafés para conectarse y en la mayoría de alojamientos disponen de wifi gratuito.

SEGURIDAD: País 100% seguro, aunque siempre hay que ir con precaución y con sentido común.

VACUNAS: No hay ninguna vacuna obligatoria.

ELECTRICIDAD: El voltaje es de 220 V y no hace falta adaptador para los enchufes.

DIFERENCIA HORARIA: Misma hora respecto a España.

RELIGIÓN: Mayoritariamente católicos.

PRESUPUESTO DEL VIAJE

DESGLOSE DEL PRESUPUESTO p/p                                        IMPORTE

VUELO Bcn - París con Vueling                                                                 60,00 €

ALOJAMIENTO                                                                                  150,00 €

TICKETS                                                                                                                          45,00 €

OTROS (COMIDAS, COMPRAS, GASTOS PERSONALES,..)                              225,00 €

Total Presupuesto por Persona                                                 480,00 €

EL ITINERARIO DEL VIAJE



TRANSPORTE



ALOJAMIENTO

Foto cortesía de Booking.com




















Hotel Gabriel Paris. A pesar de que el alojamiento en la ciudad es muy caro, sobretodo en verano y fechas festivas, después de mucho buscar nos decidimos por este pequeño y céntrico alojamiento de tres estrellas aprovechando una buena oferta, teniendo en cuenta que los precios en París no son nada populares, y menos para las fechas que fuimos nosotros, en plena Semana Santa.

El alojamiento está ubicado en el 11e arrondissement, en la zona de République y de la tranquila zona de Le Marais, con varias estaciones de metro en las cercanías, dónde teníamos la parada Oberkampf a escasos 150 metros del alojamiento y cerca de la Bastille. Habitación doble y amplia con baño privado y sin desayuno (es opcional), con limpieza diaria y cambio de toallas, nos costó 300 € por las 4 noches.

Reservado a través de la página web de Venere y la estancia fue más que satisfactoria y el personal fue muy amable en todo momento. Recomendable si encontráis una oferta, ya que actualmente se han duplicado los precios.

INFORMACIÓN ANTICIPADA



Si tenéis claro lo que queréis visitar durante vuestra estancia en París pero queréis ahorraros las colas de gente a la hora de comprar los tickets, os recomiendo que hagáis lo que hice yo y compréis los tickets antes de partir a París.

En nuestro caso, teníamos claro que queriamos una tarjeta de transporte para movernos por la ciudad sin preocupaciones, además de visitar el Museo del Louvre. Por esta razón y aprovechando que somos de Barcelona, me acerqué hasta Le Maison de le France que vendría a ser como la Oficina de Turismo de Francia en Barcelona que en su momento estaba ubicada en la céntrica calle Fontanelles (en un lateral de El Corte Inglés de Plaça Catalunya), y pude comprar las tarjetas de transporte y los tickets de las visitas por el mismo precio que en la taquilla de origen, pero ahorrándome las largas colas que se producen y los problemas con el idioma, si como en mi caso, no se domina el francés a la perfección. Además nos obsequiaron gratuitamente con planos muy útiles de la ciudad y de los museos, y la atención que recibimos por parte de sus empleados fue exquisita. Lo mejor de todo no fue que solamente dispongan información sobre la ciudad de París, sino que es extensible a cualquier zona de Francia.

Actualmente las oficinas se encuentran en el Eixample, en el edificio de l'Institut Français, y también se pueden hacer compras a través de la propia web de France.fr y te lo envían por correo a cualquier rincón del país. Es muy recomendable para organizarse mejor y evitar molestas colas de turistas, ya que los tickets que compras anticipadamente se pueden utilizar en cualquier momento y no estás limitado a una fecha y horario en concreto, y puedes utilizarlo cuando te vaya mejor.

LO MEJOR DEL VIAJE

* Sin duda, toda su riqueza artística e histórica y la belleza de la ciudad, y es que hay que visitar París almenos una vez en la vida.

* El transporte de la ciudad, sobretodo su red de metro, dónde es posible desplazarte a cualquier rincón de la ciudad con su eficiente transporte público que funciona de maravilla.

* Si te gusta caminar y pasear, y no tienes necesidad de pagar para entrar a todos los sitios turísticos, París es una ciudad muy bonita para recorrerla a pie y descubrir rincones maravillosos a cualquier hora del día.

* Poder visitar y perderme en el interior del Museo del Louvre, una maravilla para los amantes del arte y la historia, dónde se pasan las horas sin darte cuenta y sin apenas pestañear de todas las maravillas que alberga el lugar.

* Poder viajar a París al alcance de cualquier bolsillo gracias a las ofertas de las compañías low cost, sobretodo de Ryanair, dónde es posible volar por menos de 20 € en según que fechas del año, y es que si lo organizas con tiempo sale más a cuenta pasar un fin de semana en París que en tu propia ciudad.

LO PEOR DEL VIAJE

* Los precios de la ciudad, y es que si no vas con el freno de mano te puedes dejar un buen presupuesto, ya que es una ciudad demasiado cara en general, desde el transporte hasta los restaurantes, pasando por el precio de las entradas en los lugares más turísticos.

* Encontrarme un tiempo tan variable durante mi estancia en la ciudad, ya que me ha coincidido con lluvia y viento, y sobretodo mucho frio, que aunque no ha sido impedimento para visitar lo más importante de la ciudad, si que a veces ha sido un poco molesto, sobretodo para los que nos gusta conocer y descubrir las ciudades a pie.

* El precio de los restaurantes y la gastronomía en general, y es que a pesar de alejarnos de la zona turística, no hemos encontrado mucha variedad de restaurantes económicos, y hemos tenido que alternar con locales de comida rápida para equilibrar el presupuesto.

* Las fotos del viaje, y es que al realizar el viaje en el año 2.008, todavía no disponía de cámaras de fotos decentes (ni mucho menos cámara reflex) ni tenía mucha idea de fotografía, y aunque a día de hoy sigo sin tener ni idea de fotografía ni soy ningún experto, creo que hago fotos más decentes y con algo más de idea.

Y con todo explicado y con música de Édith Piaf, partimos hacia París, la ciudad del amor!!! (y de los bolsillos rotos)...


DÍA 1.- BARCELONA - PARÍS

Este diario de viaje a París será mucho más corto que de costumbre, ya que el viaje lo realicé en el 2.008 y a día de hoy es imposible acordarme de todos los detalles del momento del viaje, así que intentaré que sea breve pero útil para futuros viajeros que quieran conocer la ciudad.

Después de una larga jornada laboral y en las puertas de la Semana Santa, a las 20:30h de la tarde ya estábamos aterrizados en el Aeropuerto Orly de París, ahora tocaba llegar a nuestro alojamiento, ubicado en la zona de Republique, y como siempre en transporte público. La mejor opción para llegar si estáis en el Aeropuerto de Orly es coger la línea B del RER (Ferrocarriles de París) hasta la estación de Gare du Nord, y una vez allí y sin salir de la estación, coger la línea 5 del metro y bajar en Republique o mejor en Oberkampf, ya que el alojamiento se encuentra a apenas 150 metros de la estación.



Después de hacer el check in en nuestro bonito alojamiento y viendo las horas que son y encima lloviendo, solamente nos dió tiempo dar una pequeña vuelta por la zona y buscar un lugar para cenar, dónde queríamos descansar y empezar al día siguiente con muchas ganas a conocer la ciudad.

DÍA 2.- PARÍS

Nos levantamos temprano y aunque ha estado toda la noche lloviendo, ahora parece que nos ha dado una tregua y como no tenemos el desayuno incluido en nuestro alojamiento y vemos que es muy caro para pagarlo aparte, decidimos salir por la zona de Republique, nos metemos en una boulangerie o panadería, dónde lo haremos de cuartel general cada día para desayunar mientras estemos en la ciudad, y aunque los precios no son muy populares como ocurre con todo en el país, podemos desayunar nuestro bocadillo calentito y café con leche por menos de la mitad de dinero que nos pedían en el hotel.


Después de desayunar nos pusimos a andar y llegamos al cercano barrio residencial de Marais, el más señorial de la ciudad, dónde destaca la Place des Vosges, la plaza más antigua de París y desde 1.954 catalogada como Monumento Histórico, con edificios de ladrillo rojo y techos de pizarra azul, rodeada de fuentes y grandes árboles, destacando la casa de Victor Hugo en una esquina de la plaza o el Museo Picasso.








Cuando finalizamos la visita por la bonita Place des Vosges, continuamos caminando hasta la cercana Plaza de la Bastilla, dónde aparte del horroroso tráfico que nos encontramos, destaca en medio de la plaza la Colonne de Juillet (Columna de Julio), mide 52 metros de altura y su base circular fue construida en mármol blanco para conmemorar la Revolución de 1.830, aunque lo mejor de esta emblemática zona es la história que esconde detrás, ya que aparte de ser una fortaleza (bastille) que defendía la entrada a la ciudad, hasta el emplazamiento dónde se instauró la guillotina en 1.794, y dónde murieron ejecutadas 73 personas, entre ellas la archiduquesa de Austria, María Antonieta.




Os recuerdo que si queréis visitar esta zona pero no queréis caminar, podéis coger el metro y bajaros en la estación Bastille de las líneas 1, 5 u 8.

Seguimos caminando tranquilamente mientras el tiempo aguanta y llegamos al Hôtel de Ville, o más conocido como el Ayuntamiento de París, una bonita edificación en una inmensa plaza, entre medias de la zona de Notre-Dame y del Museo Nacional de Arte Moderno, conocido como Centres Georges Pompidou.

Os recuerdo que para llegar a esta zona os podéis bajar en la estación de metro Hotel de Ville dónde tienen parada unas cuántas líneas de metro diferentes.









Cruzamos el famoso Pont Neuf, el más antiguo y largo de la ciudad, con unas maravillosas vistas de la Conciergerie que visitariamos en otro momento, y nos fuimos a hacer nuestra primera incursión a la cercana Catedral de Notre Dame, dónde podía no podía ser de otra manera, estaba atestada de gente y había unas largas colas para entrar al interior, ya que su entrada es gratuita, no así si se quiere subir a sus torres.

Nosotros dejamos la visita para mañana bien pronto cuando no haya tantos turistas, y después de parar a tomarnos algo, cruzamos al otro lado del rio Sena para comer y visitar el Barrio Latino, situada en la rivera izquierda (Rive Gauche) del rio Sena. Esta zona es el centro universitario de la ciudad y está llena de gente joven, por eso es muy buena zona para comer gracias a su variedad de restaurantes a precios un poco decentes, teniendo en cuenta el resto de zonas de la ciudad.



Después de comer nos fuimos a los Jardines de Luxemburgo, uno de los tantos pulmones verdes de la ciudad, dónde se puede pasear tranquilamente, tumbarse un rato o incluso hacer un picnic, y muy cerca del actual Senado francés.









Muy cerca y a un corto paseo de los Jardines de Luxemburgo se encuentra el Panteón de París, uno de los primeros monumentos neoclásicos del país, ordenada a construir por Luis XV y aunque al principio su función era la de iglesia, poco después se consagró como mausoleo de grandes personalidades del país, como Voltaire, Victor Hugo o Monnet.

Su horario es de 10h a 18h y visitarlo cuesta 7,50 €. Si no queréis andar mucho, se puede llegar en metro cogiendo la línea 10 y bajándonos en la estación Cardinal Lemoine. Nosotros no llegamos a entrar porque ese día se celebraba algo en las inmediaciones y no estaba permitida la entrada a los turistas.












Seguimos caminando por el Barrio Latino, por su ambiente y sus calles estrechas, llena de restaurantes y pequeños locales con encanto, sin prisas y visitando todo lo que nos vamos encontrando por el camino y que capta nuestra enorme curiosidad, entre ellas la Chapelle de la Sorbonee y St. Germain des Prés.







Seguimos caminando sin prisas y aprovechando la tregua que nos ha dado el cielo, hasta llegar a uno de los edificios más bonitos de toda la ciudad, Les Invalides, mandado a construir por Luis XIV para albergar a los veteranos heridos de guerra que se quedaban sin hogar. Pero si por algo destaca este edificio, es por su bella cúpula dorada recubierta de pan de oro, pero sobretodo destaca por albergar en su interior los restos mortales de Napoleón Bonaparte, que fueron trasladaros desde la Isla de Santa Elena a París en el año 1.840 por iniciativa del Rey Luis Felipe de Orleans.

Hoy en día es el Museo del Ejército y su horario es de 10h a 18h, cierran el primer lunes de cada mes y el precio de su visita es de 9 €. Para llegar en transporte público podéis hacerlo en metro con las líneas 8 y 13, parada Invalides.




Empieza a llover y allí mismo decidimos coger el metro hasta Trocadero, que se llega con las líneas 6 ó 9, desde dónde tendremos las mejores vistas de la Torre Eiffel, símbolo del país, aunque desgraciadamente atestada de miles y miles de turistas y curiosos, así que conviene tener mucha paciencia para sacar alguna foto en condiciones.









Después de estar un rato haciendo fotos desde lo alto de Trocadero y haciendo tiempo para intentar coincidir con el atardecer, fuimos bajando y acercándonos cada vez más a la enorme mole de hierro de 300 metros de altura, obra de Gustave Eiffel para la Exposición Universal de París de 1.889, y aunque fue rechazada durante muchos años por la gente de la ciudad, hoy en día es el icono inconfundible del país y uno de los motivos principales por el cual acuden millones de turistas cada año a visitar la ciudad, y es que no hay que olvidar que París es la segunda ciudad más visitada del mundo, solamente por detrás de la impresionante Nueva York.










Ya estamos en la base de la Torre Eiffel, uno nunca se imagina lo grande que es hasta que se pone debajo y mira hacia arriba. Hay cuatro colas enormes de turistas para subir y visitarla, una fila por cada pata de la Torre, y cada fila es diferente dependiendo la forma que quieras visitarla y cuánto dinero estés dispuesto a gastarte, siendo la más utilizada y más cómoda subir en ascensor, aunque evidentemente es la más cara, ya que cuesta 15 €.

Para los más atrevidos, los que no tengan prisa y decidan ahorrarse algo de dinero, pero sabiendo de antemano que hay que subir 1.665 escalones hasta el segundo piso, la entrada cuesta 4,25 €, y evidentemente, es la fila que tiene menos turistas y la que va más rápida para comprar los tickets.

Viendo que las filas no avanzaban, y después de pensarlo concienzudamente, nos decantamos por la entrada más barata y la de subir a pie, que si se hace a tu propio ritmo y sin prisas, no es para tanto y con lo que te ahorras en dinero y tiempo, ya tienes para cenar (o casi...).





























Los horarios para visitar la Torre Eiffel es de 09h a 23:30h aproximadamente, aunque si finalmente os decidís por subir por las escaleras como hicimos nosotros, la última admisión es sobre las 18:30h de la tarde, y a partir de esta hora solamente podreis acceder en ascensor.

Una vez visitada y saboreada la experiencia de subir andando y después bajarla, volvimos de nuevo a la estación Trocadero, dónde fuimos haciendo fotos por el camino y soportando las bajas temperaturas, que sumado a que tenemos los pies molidos de tanto andar desde que hemos salido esta mañana del hotel, nos negamos a seguir visitando cosas de la ciudad o volver a nuestro alojamiento caminando.








De vuelta a nuestro bonito barrio, buscamos un sitio para cenar tranquilamente y sobre las 23h ya estamos entrando en nuestra habitación después de más de 15 horas fuera de ella, dónde después de ducharnos caemos rendidos en la cama, intentando coger fuerzas para otra ruta maratoniana que haremos mañana.

DÍA 3.- PARÍS

Volvemos a madrugar y nos vamos a desayunar tranquilamente por la zona de Republique, dónde un rato después cogeremos el metro para llegar a Île de la Cité (línea 4, estación Cité), dónde a pocos metros podremos encontrar uno de los iconos más bonitos e importantes de la ciudad, la Catedral de Notre Dame (Catedral de Nuestra Señora) y está dedicada a la Virgen María.

Aunque hemos venido pronto para evitar las largas colas, a estas horas de la mañana ya empieza a llegar bastante gente, así que recomiendo madrugar. El horario es de 08h a 19h aproximadamente dependiendo de la época del año que la visites, así que mejor llegar antes de las 10h de la mañana.

Una vez dentro, lo que impresiona es su maravillosa nave de 130 metros de largo, 48 metros de ancho y 35 metros de alto, capaz de albergar más de 6.000 personas en su interior.










Todos los sábados a las 14:30h ofrecen visitas guiadas gratuitas en español. La entrada al interior de Notre Dame es gratuita, no así la ascensión a sus torres (8,50 €) a través de sus 387 escalones de piedra y en forma de caracol (Notre Dame no dispone de ascensor) y su cripta (7 €). Ambas visitas totalmente recomendables, sobretodo a primera hora de la mañana cuando apenas hay visitantes, y sobretodo no perderse las maravillosas vistas de la ciudad con sus famosas gargolas vigilando desde sus alturas.



































Después de estar arriba prácticamente solos observando la ciudad y aguantando temperaturas muy frias e incluso lluvia, en el momento que empezaron a llegar los turistas no madrugadores decidimos dar por finalizada nuestra visita, no sin antes volver a bajar los 386 escalones, que ante el colapso en algunos momentos con los turistas que llegaban, se hacía un poco pesado y estresante.

Una vez abajo lo primero que hacemos es meternos en una cafetería, que aunque ya hemos desayunado, no podemos evitar tomarnos algo caliente y volver a entrar en calor después del frio que hemos pasado arriba y sufriendo las bajas temperaturas que tenemos hoy, y es que por momentos hace un día de perros con lluvia intermitente y mucho viento.



A partir de ahora el día nos lo vamos a tomar con mucha calma, vamos a ir paseando y bordeando el rio Sena sin prisas y sin un itinerario establecido y sin un rumbo fijo, simplemente vamos a visitar todos los iconos de la ciudad sin prisas y parándonos todas las veces que hagan falta.

Las visitas más importantes durante el paseo del día de hoy son las siguientes:

- Conciergerie:  Próximo a la Catedral de Notre Dame y junto a la Sainte Chapelle, inicialmente funcionaba como residencia real hasta que en 1.392 fue convertida en una de las prisiones más duras de aquel momento, y en la que estuvo presa Maria Antonieta, entre otros personajes de la época.

Su horario es de 09:30h a 18h aproximadamente, y el precio para acceder a su interior es de 8,50 €, aunque nosotros solamente lo visitamos por fuera.




Sainte Chapelle:  Situada cerca de la anterior, es una iglesia de estilo gótico y construida para albergar las reliquias de la Pasión de Cristo que compraron a los antiguos emperadores de Constantinopla. Visitar su interior cuesta lo mismo que la anterior y su horario es el mismo, con la diferencia que cierran a mediodía durante una hora para comer.





- Les Invalides: Aunque ya pasamos ayer por la tarde por delante de ella de camino a la Torre Eiffel, hoy volvemos a pasear delante de ella, aunque no llegamos a entrar porque está muy petado de gente y queremos aprovechar la tregua que nos ha dado el tiempo y en el momento que empiece a llover, será una opción a visitar por dentro.





- Museo del Louvre: Aunque tenemos las entradas para visitarlo por dentro y era una opción para el día de hoy por si no dejaba de llover, decidimos visitar solamente su maravillosa plaza exterior de camino a Les Tulleries y el Palacio Real, destacando su pirámide de cristal y sus bonitas estatuas, dejando la visita en profundidad para mañana bien pronto antes de que se llene de turistas.








- Ópera Garnier: Este maravilloso edificio neobarroco, próximo a la Plaza Vendome, es junto a la Opera de la Bastille, los lugares dónde representan las mejores funciones y conciertos de la ciudad, aunque sus precios son bastante prohibitivos. Se puede realizar una visita guiada por el interior del edificio, y su precio es de 9 €. Su horario es de 10h a 17h aproximadamente dependiendo de la época que lo visitemos, y nosotros solamente visitamos su exterior, mientras íbamos en busca de algún restaurante para comer por la zona.



- Le Madeleine: Esta iglesia de aspecto neoclásica es bastante curiosa, porque parece más un edificio de la antigua Grecia que de la burguesía francesa, formado por 52 columnas exteriores de 20 metros de altura y dónde en su fachada podemos observar un frontón con un autorelieve del Juicio Final. La Iglesia de le Madeleine se encuentra al final de la rue Royale, su entrada es gratuita y su horario es de 09h a 19h, aproximadamente. Una visita muy recomendable si estáis por la zona.



- Plaza de la Concordia: A medio camino entre Les Tulleries y el Arco del Triunfo o Campos Elíseos, encontramos una de las plazas más bonitas y con más história de todo el mundo, ya que anteriormente era conocida como la Plaza de la Revolución dado que durante la Revolución Francesa en 1.792 aquí se instaló la guillotina y dónde murieron unas 1.200 personas, entre ellas personajes tan ilustres de la história como Maria Antonieta, Luis XVI o Robespierre, cambiando unos años después su nombre por el actual.

Lo más destacable de la Plaza de la Concordia son sus bonitas fuentes, y sobretodo, el Obelisco situado en el centro y que fue traido directamente desde Luxor (Egipto), gracias a un regalo del virrey. Está situado cerca de la Plaza Vendome y de los Campos Elíseos, dónde se encuentran las boutiques más exclusivas y caras de la ciudad, y también es demasiado conocida por las imagenes de la última etapa del Tour de Francia de ciclismo.













- Campos Elíseos: Entre la Plaza de la Concordia y el Arco del Triunfo se erige una de las avenidas más famosas del mundo, los Campos Elíseos, con una longitud de casi dos kilometros y dónde se ubican las boutiques y las firmas internacionales más caras del mundo, así como los mejores hoteles de la ciudad y bonitos bistrots o restaurantes.

Aparte de lo bonito que resulta pasear a través de ella, lo mejor es que las calles son peatonales y el único peligro que podemos tener es no caer en la tentación del consumismo, aunque una vez que veais los precios de los articulos y os deis cuenta que no están a la alcance de casi ningún bolsillo, no creo que caigas en la tentación. Si se camina toda la avenida finalmente llegaremos al Arco del Triunfo.






- Petit Palais: A medio camino entre los Campos Elíseos y Los Inválidos, podemos encontrar este bonito edificio, más conocido como el Museo de Bellas Artes de París, y dónde alberga grandes colecciones de arte y pintura. Justo enfrente se encuentra otro maravilloso edificio, el Grand Palais, con un bonito vestículo.

La entrada para visitar ambos es de 10h a 18h aproximadamente (lunes cerrado), y su entrada es gratuita, quizás en un buen lugar para descansar un rato después de tanto andar y hacer un alto en el camino.






- Arco del Triunfo: Al final de la avenida de los Campos Elíseos encontramos uno de los iconos más importantes del país, con una altura de 50 metros de altura y que representa las victorias del ejército francés bajo las órdenes de Napoleón, que fue la persona encargada de mandar su contrucción y acabándose 30 años después.

Es posible acceder a lo más alto del Arco del Triunfo, dónde tendremos unas vistas de 360º de toda la ciudad, así que es muy recomendable la visita, aunque no es precisamente barata porque cuesta 9,50 € subir, pero una vez arriba pienso que el importe está muy bien invertido. El horario para acceder a lo más alto es de 10h a 22h, aproximadamente.

Durante mi visita tuve la suerte con coincidir con antiguos combatientes franceses, dónde les estaban haciendo un merecido homenaje a esas personas y a los caídos que lucharon y dieron su vida por la libertad de su país.























Empieza a caer la tarde y empieza a hacer mucho frio, y como tenemos los pies molidos de tanto caminar (no hemos cogido el metro para nada, solamente esta mañana del hotel a Notre Dame para no perder mucho tiempo), así que decidimos dar por finalizadas las visitas por hoy y relajarnos en una terraza cerrada, dónde pagamos a precio de oro nuestras consumiciones... pero hoy nos lo hemos ganado y disfrutamos la parada técnica como un local más.


Cuando queremos darnos cuenta ya es noche cerrada y hace mucho frio, así que antes de buscar un sitio para cenar decidimos caminar un poco más y nos vamos paseando por la ribera del Sena hasta llegar al Pont de l'Alma, ya que a mi compañera le hacia bastante ilusión llegar hasta aquí, y es que este punto es mundialmente famoso porque fue dónde la Princesa Ladi Di tuvo el fatídico accidente de coche dónde perdió la vida en el túnel en el año 1.997, aunque el monumento conmemorativo se encuentra en el barrio de Le Marais. En este punto llegan turistas de todo el mundo y dejan su dedicatoria en el muro que hay encima del túnel.

Aquí mismo se encuentra una réplica de la llama de la Estatua de la Libertad que fue regalado a la ciudad de París por el Herald Tribune en su centenario.










Vamos haciendo varias fotos de la Torre Eiffel iluminada hasta llegar a una estación de metro, dónde por fin lo cogeremos para volver a nuestro barrio de Republique, dónde buscamos un lugar para cenar tranquilamente y sobre la medianoche, y después de más de 15 horas desde que salimos de nuestra habitación esta mañana, caemos rendidos en la cama, dónde todavía tenemos todo el día de mañana para seguir visitando la ciudad.

DÍA 4.- PARÍS

Último día entero que tenemos en la ciudad, así que vamos a intentar aprovecharlo al máximo pero sin volvernos locos ni meternos las palizas de días anteriores, ya que el grueso del planning inicial se ha cumplido con creces y vamos bastante bien de tiempo. Mi compañera está bastante cansada y prefiere quedarse un poco más en la cama, pero yo que soy un culo inquieto siempre que estoy de viaje, y aprovechando la cercanía con mi alojamiento, decido irme por mi cuenta a visitar el famoso Cementerio de Pierre Lachaise, no porque tenga morbo en visitar tumbas y féretros, sino porque aquí están descansando grandes personalidades de todos los tiempos, como el escritor irlandés Oscar Wilde, el dramaturgo Molière, los compositores Maria Callas y Frédéric Chopin, la ídolo local Édith Piaf, y sobretodo y mi motivo principal de la visita, Jim Morrison, ex-cantante de The Doors.

Como no tenía tiempo para entretenerme mucho porque mi compañera me está esperando para desayunar, solamente fui en busca de las que me interesaban y poco más, ya que lo mejor es ir con tiempo y sobretodo, hacerse con un plano del cementerio para no perder mucho tiempo.



De vuelta a mi alojamiento nos vamos a desayunar tranquilamente a la misma boulangerie de cada día, dónde ya nos conocen y a pesar de que ninguno de los dos hablamos mucho francés, nos hacemos entender sin problemas con las amables chicas, y poco después cogemos el metro hasta la primera visita del día, el Museo del Louvre.






Aunque es relativamente pronto y todavía no han llegado los autobuses de turistas, ya hay bastante gente y colas para entrar en su interior, aunque nosotros como ya traemos nuestras entradas compradas desde la Oficina de Turismo de París en Barcelona, solamente tenemos que enseñarlas y saltarnos toda la cola, ante la sorpresa de todos los que están allí esperando.

Visitar el Louvre te puede llevar todo el tiempo que uno quiera, desde hacer una visita rápida a lo que creas conveniente hasta pasarte todo el día allí visitando esta maravilla, pero no tenemos todo el día porque queremos seguir visitando más cosas de la ciudad y mi compañera está haciendo un esfuerzo muy grande porque a ella no le van los museos ni el arte, así que decidimos que estaremos 4 horas máximo y que cada uno lo visite a su ritmo, y quedamos a una hora concreta fuera para volver a vernos.

Lo primero que hago y lo más recomendable es hacerme con un plano del museo, señalar las salas que quiero visitar y empezar la visita sin perder tiempo, sorprendiéndome de entrada con la pirámide invertida que se encuentra en el hall del museo.




























































Está claro que para una persona que le guste el arte y visitar museos alrededor del mundo, 4 horas se hacen insuficientes y me quedaría todo el día visitando más a fondo la Gioconda, La Venus de Milo, la Victoria de Samotracia, las salas del antiguo Egipto o de la Grecia más clásica, los pintores barrocos y renacentistas, la Libertad guiando al Pueblo, etc... pero le he prometido a mi compañera que estaría 4 horas y soy persona de palabra, así que cuando salgo al exterior dejando toda la marea de visitantes atrás, mi compañera lleva más de una hora esperándome sin un reproche, ni un mal gesto ni una mala cara, y es de agradecer porque no tiene que ser fácil para una persona que no le gusta este tipo de visitas.

Hacemos algunas fotos de los exteriores del Louvre y enfilamos de nuevo Les Tulleries, que aunque ya lo recorrimos ayer, nos hace ilusión volver a pasear por ella.












Después de descansar un rato y tomar algo, cogemos el metro y ponemos rumbo a uno de los barrios más bohemios y con más encanto de todo París, Montmartre, y que hemos dejado para hoy domingo que es cuando el barrio tiene más ambiente.

La zona es conocida por ser el barrio de los pintores y de los artistas, dónde se puede pasear tranquilamente a través de sus calles estrechas y empinadas, y aunque durante el día no hay mucho peligro excepto los carteristas de la zona de Tertre, cuando cae la tarde hay que andarse con ojo porque según qué zonas se convierte en el Barrio Rojo de la ciudad, lleno de prostitutas, sexshops y con ofrecimientos de todo tipo de cabarets, sobretodo en la zona de Pigalle.

Pero si algo destaca sobre esta zona, es la Basilica de Sacré Coeur (Sagrado Corazón), uno de los lugares más sagrados de todo el país y situado en lo más alto de Montmartre a unos 130 metros de altura (se puede subir por sus 197 escaleras o en un funicular). La Basilica tiene una altura de 83 metros y el acceso a su interior es gratuito, aunque lo mejor son las vistas desde su cripta, que nosotros no hicimos por falta de tiempo.












Después de la visita nos vamos dirección a la Place du Tertre, en la zona más alta del barrio, dónde los domingos hay un ambiente muy bueno con todos los artistas exponiendo sus obras, los caricaturistas dibujando algún retrato, y sobretodo entrar y visitar las pequeñas tiendas que hay por el barrio en busca de algún regalo o souvenir bonito para traernos a casa, más allá de la típica Torre Eiffel en miniatura.






Seguimos bajando por el barrio hasta llegar a la zona de Pigalle, dónde después de visitar sus curiosas calles, decidimos parar a tomar algo en el restaurante Café Les Deus Molins, ubicada en el 15 de la rue Lepic, a priori una brasería como otra cualquiera pero ésta es más especial y más turistica porque aquí se rodó la película "Amelie", que es la famosa cafetería dónde trabajaba la protagonista.

Finalmente y viendo las horas que son, nos quedariamos aquí a comer, aunque supieramos que íbamos a pagar algo más de lo que veniamos pagando hasta el momento, pero no todos los días uno tiene la suerte de comer en un local de una localización de una pelicula exitosa.




Después de acabar de visitar toda la zona y el archiconocido Moulin Rouge (famoso local dónde representan funciones de cabaret para los turistas), volvimos a coger el metro hasta el centro de la ciudad y bajarnos en la estación Invalides, y como todavía teníamos unas horas libres y el tiempo estaba aguantando, decidimos pasear a través de sus famoso puentes, destacando el conocido Pont Alexandre III y hacer un pequeño crucero turístico de una hora a través del rio Sena, viendo desde otra perspectiva y más relajada los monumentos más importantes de la ciudad.















Existen numerosas compañías que ofrecen estos tours náuticos y de todos los precios posibles dependiendo del recorrido, si quieres consumición, cenar, etc... pero nosotros cogimos un tour básico con la compañía Bateaux-Mouches por el módico precio de 10 € por persona.




























Cuando acabamos el crucero ya es de noche, hace muchos frio y toda la tregua que nos ha dado el tiempo hoy se acaba de romper porque empieza a llover a mares sobre la ciudad, así que aunque nuestra intención era ir hasta el Trocadero y despedirnos de la Torre Eiffel, cambiamos de idea y cogemos el metro hasta nuestro barrio en Republique, buscamos un restaurante que esté un poco bien pero sin arruinarnos para despedirnos de la ciudad, y pasadas las 22h volvemos a nuestro hotel, dónde pedimos en recepción un taxi para mañana a las 3:30h de la mañana ya que nuestro vuelo sale a las 06:45h de la mañana y no tenemos forma de ir al aeropuerto en transporte público, y no nos apetece estar tirados a esas horas por la calle para coger un bus nocturno que nos lleve al aeropuerto.

Subimos a la habitación y hacemos nuestros equipajes y los dejamos preparados, e intentamos dormir un rato, ya que en apenas 3 horas tenemos que volver a levantarnos.

DÍA 5.- PARÍS - BARCELONA

Aunque no me ha costado mucho levantarme porque me he pasado las tres horas pendiente de no quedarnos dormidos, puntual a las 3:30h nos han llamado desde recepción para avisarnos que nuestro taxista ya ha llegado y que está a nuestra disposición, así que bajamos y nos despedimos del servicial personal del hotel, que aunque hemos interactuado muy poco porque apenas hemos coincidido, han tenido un trato exquisito con nosotros.

A estas horas de la madrugada apenas hay tráfico y si mucho frio, mi compañera se ha pasado el trayecto durmiendo y en apenas 25 minutos ya hemos llegado al aeropuerto de Orly, dónde no nos hacía falta facturar y de seguida hemos pasado los controles y hemos desayunado tranquilamente en el aeropuerto, a pesar de pagarlo a precio de oro, como es la tónica habitual en todos los aeropuertos europeos, pero que aquí sorprende más al tratarse de París, una ciudad bastante más cara que el resto de capitales europeas visitadas.

El vuelo ha sido puntual y sin incidencias, siendo hoy lunes de Pascua y dando por finalizada la Semana Santa de este año.

París es una ciudad muy bonita y dónde hay que visitarla almenos una vez en la vida, pero también es verdad que no es una ciudad para todos los bolsillos porque es bastante cara, sobretodo en lo que alojamientos se refiere, pero gracias a las ofertas que han ido llegando durante todos estos años, es posible hacer una escapada low cost sin que nuestros bolsillos se resientan más de la cuenta, y aunque me he dejado muchas cosas por visitar y otras me hubiera gustado visitarlas con más profundidad, me doy por satisfecho de lo que he visitado aunque no sé si volveré alguna vez más a visitarla, ya que Francia no es solamente París y esconde regiones y poblaciones sacadas de cuentos y muy bonitas, y que tengo muchas ganas de recorrer en coche.

Mientras llega el momento de volver a nuestro país vecino, solamente puedo decir "merci beaucoup y au-revoir, Paris!!


2 comentarios:

  1. Hola Òscar, quin post més complert!! Vaig estar a París l'estiu passat i és una ciutat fantàstica. M'han encantat les teves fotos nocturnes des de la Torre Eiffel, jo la vaig visitar de día, per tant ja tinc motiu per tornar! jejeje. Et seguia a les xarxes però no sé per què no havia entrat mai al teu blog. Segueixo els teus passos i em quedo una estona llegint els teus somnis complerts ;-)

    Salutacions!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anna!!

      Moltes gràcies per passar-te per aqui, la veritat és que Paris és una ciutat molt maca tot i que ja fa 8 anys que la vaig visitar, però mai trobava un moment per publicar un post!! jeje. Espero que aquest petit blog no mediàtic et serveixi d'inspiració i et sigui útil pels teus futurs viatges i escapades.

      Em sembla que tu aviat marxes al Japó, oi?? Això si que és un viatge i fliparàs amb colors, jo també vaig marxar sol i em va encantar, de fet és el millor viatge que he fet, i mira que costa de triar i quedar-se nomès amb un pais, però amb Japó ho tinc clar i tornaria amb els ulls tancats, i estic segur que t'encantarà!! Si vols mira't els dos posts que tinc amb molta informació per si et pot ajudar amb alguna cosa, tot i que et recomano que facis una ullada als posts de la Vero (Viajar Code), perque ella és la reina de la informació sobre Japó!! :)

      Jo ja fa temps que et segueixo a les xarxes i m'agrada el teu blog, sempre segueixo a les persones humils i amb il.lusió, no m'agrada gens les persones que es dónen importància o que presumeixen de fer la volta al món nomès visitant 10 països, i a sobre patrocinats... però això és un altre tema que estaria dies i dies debatint, jejeje.

      Doncs ja ho saps, estem en contacte i qualsevol cosa que necessitis nomès cal que m'ho diguis.

      Salutacions!!

      Eliminar